ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Jerusalén, Monte de los Olivos
USA Today se equivoca sobre demoliciones de viviendas en Jerusalén
por Eric Rozenman
22 de Junio de 2005

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir


USA Today presenta un cuadro distorsionador y unilateral de las demoliciones de casas en la capital de Israel en “El futuro de Jerusalén golpea duramente las puertas de los residentes; se proyecta demoler varias docenas de casas palestinas”, 21 de junio.

El corresponsal especial Matthew Gutman reportó acerca de “alrededor de 1.000 palestinos que perderán sus hogares si la ciudad destruye 88 estructuras que se construyeron sin los permisos correspondientes en el barrio que los judíos llaman Silwan y los aproximadamente 40.000 residentes palestinos llaman Bustan”.

Errores, verdades a medias y omisiones

1) Guttman reconoce que las casas en cuestión “se construyeron sin permisos” y cita al dueño de una casa programada para demolerse, quien admite que su vivienda es ilegal: “No podía costearme vivir en ninguna otra parte. Y ahora no tengo ninguna otra parte a dónde ir”.

La construcción árabe en Jerusalén, legal e ilegal, ha avanzado mucho más rápidamente que la construcción judía. Según Israel Kimhi, el autor de “La construcción árabe en Jerusalén: 1967 a 1997”, y un ex planificador de la ciudad de Jerusalén, que ahora se encuentra en el Instituto de Estudios de Israel en Jerusalén, “La construcción de vivienda árabes en Jerusalén creció a una tasa de 122 por ciento, en comparación con 113,5 por ciento de construcción judía”. La Autoridad Palestina promovió gran parte de la construcción árabe, parte de ella sobre tierra que se compró con dinero de sauditas y otros partidarios árabes. Aunque Guttman cita la cifra del Instituto de Estudios de Israel en Jerusalén con respecto al dato de la población total árabe del municipio (alrededor de un tercio), su artículo no menciona la investigación de Kimhi sobre la construcción árabe.

2) El artículo del USA Today dice que “menos del 10 por ciento” del área total de Jerusalén se divide en zonas para vivienda en barrios árabes. No obstante, otra autoridad en construcción en la capital dice que hay suficiente tierra disponible. Según Justus Reid Weiner del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén (autor de “Construcción ilegal en Jerusalén: una variación sobre un fenómeno alarmante”), las autoridades israelíes han emitido más permisos de vivienda de los necesarios para atender las necesidades de los árabes (más de 36.000) por los próximos 15 años, a través de construcción legal. (El libro de Weiner se puede encontrar en http://www.jcpa.org/jlmbldg.htm)

3) USA Today cita otra fuente árabe que indica que los funcionarios de la ciudad han negado permisos de construcción a la mayoría de los residentes en el área de Silwan “porque algunos de ellos quieren corrernos de la ciudad”. No sólo se han puesto a disposición de los pobladores árabes suficientes permisos de construcción, como se mencionó anteriormente, sino la verdadera historia, dice Weiner, es que “la construcción ilegal [árabe] ha alcanzado proporciones epidémicas. Un funcionario de alto rango palestino se ha jactado de que han construido 6.000 casas sin permisos en los últimos 4 años, de las cuales la ciudad ha demolido menos de 200”.

4) Guttman escribe que “con tan poco espacio disponible, Bustan [Silwan] se ha convertido en uno de los barrios más atestados en Jerusalén… La mayoría de las callejuelas del barrio, donde las aguas residuales atoradas gorgotean hacia la superficie, son escasamente más anchas que los hombros de un hombre”. Quizás las condiciones de superpoblación que describe USA Today son el resultado de la construcción excesiva y con frecuencia ilegal, que confisca las capas firmes de carretera, propiedades designadas para escuelas, clínicas y espacios para parques; hace difícil, si no imposible, mantener los servicios adecuados, que comprenden el alcantarillado, y además indican que se está ejerciendo insuficiente mantenimiento del orden público, que incluye la demolición.

5) Al enfocarse en 88 casas en un barrio árabe, USA Today evade el hecho de que a la demolición de estructuras judías ilegales se les aplica el mismo procedimiento, y que en años recientes la mayoría de las edificaciones que se han demolido en Jerusalén han sido judías. El periódico también omite tener en cuenta que los árabes que quieren construir legalmente pueden consultar los planos de la ciudad en idioma árabe, con la ayuda de empleados que hablan árabe; que tanto los judíos como los árabes esperan por el mismo período de tiempo (varias semanas) para que se procesen los pedidos, y que los miembros de ambos grupos pagan las mismas tarifas de conexión de los servicios públicos por metro cuadrado.

6) Si su vecino construyera una casa para sus familiares al frente o detrás de su casa, en tierra pública (no en tierra que alguna vez le perteneció), donde quizás se debía ampliar la calle, o donde supuestamente se colocarían las alcantarillas o los tendidos de cables de servicios públicos, o donde tal vez se programaba construir un parque, ¿cómo se sentiría? ¿Cómo reaccionaría su alcaldía? ¿Y qué pasaría si otros vecinos siguieran el ejemplo ilegal y construyeran algunas veces sus casas ilegales al filo de la calle misma, haciendo su vecindario aún más atestado y estrecho, imposibilitando la ampliación de la carretera o el mejoramiento del servicio de alcantarillado…? ¿No esperaría que su gobierno tome medidas en contra de estas casas construidas ilegalmente?

No sólo problemas de vivienda

El artículo incluye también errores de perpetración y omisión que no se relacionan con vivienda:

* Hace alusión errónea a “tierra palestina” en lugar de decir tierra en disputa. La condición jurídica de Cisjordania y la Franja de Gaza, que contempla la posibilidad de incluir territorio en un estado palestino árabe en el futuro, se encuentra en disputa. En lugar de “tierra palestina” ésta es la última porción sin asignar del Mandato Británico de Palestina y está sujeta a negociaciones.

* Dice que “Israel capturó Jerusalén del este, que pertenecía a Jordania, en la guerra del Medio Oriente de 1967”, pero omite mencionar que Jordania ha ocupado Jerusalén oriental ilegalmente como resultado de su agresión en 1948.

* Hace referencia a la “predominantemente árabe Jerusalén del Este”, pero en realidad hay aproximadamente la misma cantidad de judíos y árabes en Jerusalén oriental. Aunque actualmente hay una paridad entre judíos y árabes desde el punto de vista poblacional, esta área tiene una larga tradición de mayoría relativa judía. Según Yehoshua Ben-Arieh, “En la segunda mitad del siglo diecinueve y a fines de este siglo los judíos componían la mayoría de la población de la Ciudad Vieja…” ((Jerusalén en el Siglo Diecinueve). Martin Gilbert dice que en 1838 había 6.000 judíos en Jerusalén, en comparación con 5.000 musulmanes y 3.000 cristianos (Jerusalén: renacimiento de una ciudad). La Enciclopedia Británica de 1853 “avaluó la población judía de Jerusalén en 1844 en 7.120 habitantes, considerándolos el grupo religioso individual más grande en la ciudad”. (Terence Prittie, ¿La Jerusalén de quién?).

Hasta alrededor de 1860, los residentes de Jerusalén vivían casi exclusivamente dentro de los muros de la Ciudad Vieja, en Jerusalén oriental. En Jerusalén oriental ha existido presencia judía por miles de años: la Ciudad de David, el antiguo Sector Judío, el cementerio judío en el Monte de los Olivos, que tiene 2000 años. El Monte del Templo y el Muro Occidental, los sitios más sagrados del judaísmo, se ubican en Jerusalén oriental. Y más recientemente, a principios de los años 1900, se construyeron en Jerusalén oriental instituciones tales como el Hospital Hadasa (Monte Scopus) y la Universidad Hebrea.

Entonces, ¿cómo es que cuando Israel liberó a Jerusalén oriental en la Guerra de los Seis Días en 1967, no había ningún judío viviendo allí? Durante la guerra de 1948, los jordanos mataron o expulsaron a todos los judíos que vivían en Jerusalén oriental. Por 19 años, hasta que la ciudad se reunificó después de la Guerra de los Seis Días de 1967, no había judíos en Jerusalén oriental. Esta ausencia de judíos fue una excepción y no forma parte de una larga tradición histórica en absoluto.

* Hace referencia a Silwan, “la Ciudad de David” como “la legendaria ciudad natal del primer estado judío… donde la Biblia dice que el Rey David decidió construir la capital de su reino…”. La Biblia registra que Saúl precedió a David como rey; “el primer estado judío" ya existía cuando David trasladó su capital desde Hebrón a la ciudad, previamente jebusita, conocida como Jerusalén y ubicada en el Monte Sión.

Los errores críticos de omisión con respecto a la construcción árabe y judía (legal e ilegal) en Jerusalén hacen que la historia sea desorientadora y unilateral, ya que presenta falsamente a los árabes como agraviados y muestra las acciones israelíes como rigurosas. De hecho, la construcción árabe a gran escala (mucha de esta ilegal) ha dado como resultado condiciones nocivas en muchos de los barrios árabes de la ciudad. Es de notar que la construcción ilegal de los judíos se trata de la misma manera que la construcción ilegal árabe, excepto que resulta más probable que demuelan la construcción ilegal judía.

Los lectores del USA Today merecen una cobertura más balanceada y completa.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009