ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Vandalización del auto policial mientras la policía mira. Los manifestantes terrorizan a los israelíes dentro del auto policial.
En Madrid: Cuatro periódicos propician y justifican el vandalismo y el terror antisemitas
por Monica Cooper
19 de Julio de 2010

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

Algo inusitado ocurrió en Madrid el pasado 7 de junio. Por lo menos un par de organizaciones  convocaron a una manifestación y al sabotaje de una jornada interactiva titulada “Primer Encuentro Energías Renovables y Cleantech Hispano-Israelí del Parque Científico de Madrid” en la que participaban científicos internacionales y personalidades locales. Entre ellos, varios nombres precedidos de títulos como Excmo., Magfco., Ilmo., Consejera Económica o Director (*).

El sabotaje fue convocado a realizarse en propiedad pública: la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) regida por un funcionario público, el Rector José María Sanz Martínez, y de cuya seguridad están a cargo funcionarios públicos como es el cuerpo de policía.

La manifestación, por ende, ocurrió allí mismo y los activistas, a gritos desaforados, y sin inconvenientes, se apoderaron de una sala de la universidad consagrada al uso académico, colgaron banderas palestinas y llevaron a cabo una actividad propia en la que se pronunciaron discursos de odio.

Posteriormente, los saboteadores ocuparon senderos, escaleras, pasillos y edificios amenazando y arrebatando folletos al personal responsable de la jornada interactiva.

Los manifestantes gritaban consignas de odio a voz en cuello a lo largo y ancho de su marcha y dentro de los edificios de la UAM. Perforaron, con saña, una banderola que contenía la palabra “Israel”.

Los saboteadores irrumpieron en la sala reservada al encuentro sobre energías renovables, y consiguieron su objetivo- que la actividad fuera cancelada -. Pero no se limitaron a esto, sino que atacaron a los participantes israelíes, les persiguieron, escupieron, aterrorizaron y, a uno de ellos, Eytan Levy, le hirieron en la cabeza. Además, los manifestantes golpearon, atacaron y pintaron el auto POLICIAL –donde se encontraban resguardados por la Policía, los ponentes israelíes- en un acto de salvaje vandalismo.

Impunidad para la violencia antisemita

¿Las consecuencias para los perpetradores?: Ninguna. El Gobierno de España manifestó su “condena”, pero nada más. Como era de esperarse, una semana después, estos u otros vándalos repitieron su comportamiento, esta vez en propiedad privada y también en medio de una vía pública. Manifestantes de Rompamos el Silenciose han encadenado a la puerta del Teatro Circo Price de Madrid para protestar contra una conferencia de la Red Innova en la que estaba previsto participaran varios representantes de Israel”. Una de las organizaciones convocantes también participó en la organización del sabotaje de la UAM.

Envalentonadas, estas organizaciones con tendencias antisemitas han descubierto que la sociedad les respalda, al menos con su silencio, mientras que los medios de comunicación lejos de criticarles, amplifican su mensaje. Las simples “condenas” del Gobierno no son significativas.

Así, a la pregunta de ¿cuál es el tema que unifica todos estos sucesos de desborde y violencia, silencio y complicidad? La respuesta es: Israel. Esta afrenta al orden público, a la seguridad de los ciudadanos y de los invitados extranjeros, a la pluralidad en las universidades ocurre en Madrid motivada exclusivamente por la presencia de israelíes.
 

Algunos detalles importantes de lo ocurrido

-Según testigos, el 7 de junio una manifestación se organiza en torno a una estación de metro y se dirige al Campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid.

-Los participantes se cuentan entre 100 y 200, provienen de varias universidades de Madrid.

-Un importante número de saboteadores no son estudiantes universitarios, sino adultos.

-Las consignas de los manifestantes son violentas, no pacíficas, entre ellas: “Ase-sinos, Ase-sinos”, “inti-fada, inti­-fada”, "¡Israel asesina, la UAM patrocina!".

-Los saboteadores se dirigen a la UAM con determinación y sin tapujos, seguros de que su causa es justa y buena, y están decididos a “hacer justicia” y a echar a los “israelíes asesinos” (para ver los videos hacer clic aquí).

-Los ponentes israelíes han llegado a Madrid para colaborar con empresarios creativos españoles, con el fin promover el uso de energías limpias y renovables y tecnologías de reciclaje del agua de deshecho, ambas necesarias para salvaguardar la supervivencia del planeta y sus habitantes.

-Los saboteadores tienen en mente un objetivo distinto al de promover las energías limpias, a saber: el de castigar a estos empresarios e inventores por ser israelíes. Su actitud obedece a: Israelíes son asesinos, por lo tanto, en “la UAM no queremos asesinos”.

Para una recapitulación completa de los hechos ocurridos en la UAM el 7 de junio de 2010 leer acá. Para visionar un video haga clic aquí.

Los convocantes de la manifestación fueron, principalmente, dos organizaciones: Indymedia y La Haine. No se puede descartar que aparte de estos dos grupillos hayan otras manos detrás de los hechos y los participantes. Los hechos en sí son preocupantes. También los son estas dos organizaciones convocantes, especialmente para España. Y sobre todo, lo más inquietante es el comportamiento de las autoridades y la prensa, la cual tiene una responsabilidad innegable.

 
La prensa y los eventos en la UAM

El relato más completo de los eventos del 7 de junio en la UAM lo ofreció Libertad Digital, incluyendo fotos que acompañan e ilustran ese relato. Otras publicaciones, como Intereconomía o Europa Press se limitaron a mencionar el evento en líneas generales y escribir sobre las condenas emitidas por el gobierno del Sr. Zapatero y también la condena de la Embajada de Israel.

Dado que Libertad Digital documentó los acontecimientos con fotos, nos basamos en los hechos que describe esa publicación en línea. Según el redactor de Libertad Digital, Fernando Díaz Villanueva, a la pregunta de por qué la policía no se movilizaba para detener los actos violentos de la turba, la respuesta policial fue: el Rector no lo ha ordenado. De ser así, el Rector debe ser cuestionado por su colaboración con los actos de agresión cometidos en el área universitaria bajo su autoridad, que culminaron con una persona herida, el quebrantamiento del orden público y el daño a la propiedad.

Según declarara el Rector, el área del Parque Científico de Madrid en la Universidad Autónoma de Madrid donde se desarrollaba el encuentro empresarial pertenece a la universidad solamente como terreno prestado por ella y no es jurisdicción suya. Sin embargo, claramente la manifestación se desató también dentro de la propia universidad y el encuentro originalmente estaba planeado en séptimo pabellón de la universidad, según el diario El Mundo, área que se encuentra completamente bajo la autoridad del Rector y en donde ocurrió la toma de la sala, colgada de banderas y discursos de odio.
 
Otra autoridad cuestionable es la Policía Municipal, la cual debería actuar en todo caso cuando se traspasa la integridad de la propiedad pública como es la universidad y sus bienes y por supuesto la seguridad física de toda persona en suelo español, donde sea que se encuentre. Como consecuencia de la inacción policial, los manifestantes practicaron la violencia física y lograron el sabotaje de una actividad educativa y profesional usando la coacción y la violencia. Es más, según reportó El Mundo, el ciudadano israelí Eytan Levy fue atacado mientras se encontraba escoltado por la policía.
 

La responsabilidad de los medios de difusión

El artículo del 7 de junio en El País “Incidentes en la Autónoma por un encuentro hispano-israelí” relata los hechos así:

En el primer párrafo del artículo se resume el incidente:

Un grupo de aproximadamente 200 jóvenes ha reventado esta mañana la inauguración de un encuentro hispano-israelí sobre energías renovables en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Los manifestantes, que gritaban a los israelíes participantes "asesinos, asesinos", "fuera de Gaza", "libertad al pueblo palestino", han golpeado y pintado un coche de la Policía Municipal en el que se resguardaban de los ataques tres de los ponentes. Uno de ellos ha resultado herido.

El uso de la forma pasiva del verbo “herir” revela la intención de El País de obscurecer la responsabilidad de los perpetradores de estos actos de violencia hacia israelíes en suelo español: “Uno de ellos (de los israelíes participantes) ha resultado herido” en lugar de “los manifestantes hirieron a uno de los ponentes israelíes (de una pedrada en la cabeza)”. Ha resultado herido se usa cuando no se sabe cómo ocurrió el incidente. En este caso, claramente los manifestantes atacaron físicamente a los israelíes. El periódico tenía la obligación moral de adjudicar la responsabilidad a los atacantes. Pero ha preferido no hacerlo.

El último párrafo resume lo ocurrido:

En el acto estaba prevista la presencia del embajador de Israel en España, Raphael Schutz, pero no ha asistido y ningún otro funcionario de la Embajada se ha presentado en su lugar. Desde que se dio a conocer la presencia del diplomático en la universidad, varios colectivos estudiantiles convocaron a una manifestación como gesto de solidaridad con las víctimas del asalto del Ejército israelí en altamar a una flotilla humanitaria que llevaba víveres a Gaza, la semana pasada. La Embajada de Israel ha informado que la movilización de los estudiantes en contra del embajador no tuvo nada que ver con su ausencia en el evento. "Fueron problemas de agenda, ya tenía otros compromisos", ha asegurado un portavoz.

El País justifica las motivaciones de la turba en este párrafo al escribir “como gesto de solidaridad con las víctimas del asalto del Ejército israelí en altamar a una flotilla humanitaria que llevaba víveres a Gaza, la semana pasada.” No cita esta declaración entre comillas, como proveniente de los colectivos estudiantiles y no del periódico mismo, cosa que hace al citar las palabras de la Embajada sobre la ausencia del embajador. El País de esta forma sutil se pliega a los colectivos estudiantiles al justificar la manifestación y los ataques a los ciudadanos israelíes.

El País no denuncia la conducta pasiva de las autoridades responsables en el lugar, tal como la policía y el Rector de la Universidad. Además, al escribir “una flotilla humanitaria”, El País no menciona que la flotilla estaba organizada por la organización IHH que mantiene relaciones directas con Hamas, una organización terrorista según la UE de la que España es miembro. El País no denuncia a los manifestantes por romper el orden público y perpetrar el sabotaje de una actividad programada por un ente educativo.
 

La cobertura de la prensa en España del incidente de la flotilla de Gaza

El País justifica la violencia de los manifestantes “como gesto de solidaridad con las víctimas del asalto del Ejército israelí en altamar a una flotilla humanitaria que llevaba víveres a Gaza, la semana pasada”. Si nos remontamos a la cobertura de El País y otros diarios principales de España durante los acontecimientos de la flotilla podremos ver por qué estos diarios justifican los actos violentos de la turba. El incidente de la Flotilla y el barco Mavi Mármara desató una ola de reacciones mediáticas en España totalmente descontrolada, con titulares de condena previa y el uso de un vocabulario inusitado, y obviamente reservado exclusivamente cuando se refiere a Israel. La omisión de contexto y la deslegitimización de Israel en su derecho a proteger sus fronteras, revelan una actividad periodística carente de toda ética profesional. Aquí pueden apreciarse los titulares de apertura, en primera plana, de cinco diarios:

TITULAR

FECHA

PERIÓDICO

Ataque inhumano

1/junio/2010

PÚBLICO

Finaliza la detención ilegal

2/junio/2010

PÚBLICO

El ataque israelí a la flota de ayuda a Gaza desata la condena mundial

1/junio/2010

EL PAÍS

La presión internacional obliga a Israel a liberar a los 600 activistas

2/junio/2010

EL PAÍS

El abordaje ‘pirata' de Israel desata la ira internacional

1/junio/2010

EL MUNDO

Israel detiene con un baño de sangre la “Flotilla de la libertad”

1/Junio/2010

ABC

Trágico final de la flotilla de Hamas

1/Junio/2010

LA RAZÓN

Obama y la ONU no se suman al linchamiento contra Israel

2/junio/2010

LA RAZÓN

 

Entre las principales cabeceras, sólo La Razón destaca una postura balanceada comparado a la del resto de los periódicos generalistas, que injurian de manera sistemática al Estado judío llamándole: “inhumano”, “pirata”, “ilegal” etc.

Los periódicos justifican los actos violentos de los manifestantes porque ellos mismos, los periódicos, los incitaron. La opinión pública, atizada por titulares de esta envergadura, engendra grupos que se consideran a sí mismos justificados en perpetrar actos de violencia colectiva como los que ocurrieron en la UAM y en el Teatro Circo Price de Madrid. La turba se ve a sí misma apoyada por la prensa principal de España, aparte de la propia prensa de “contrainformación” que convoca a estas manifestaciones de violencia.

Los diarios El País, Público, ABC y El Mundo, deben sopesar URGENTEMENTE si está en el interés público de España:

1-publicar artículos y titulares de condena hacia Israel de un tono que no se permiten nunca publicar hacia ningún otro país,

2-escribir errores sin publicar correcciones,

3-omitir la responsabilidad de las otras partes del conflicto en Medio Oriente, como son Hamas, la OLP y los otros países musulmanes y los intereses exteriores (como son Turquía e Irán) que lo atizan por interés propio,

4-y en general, omitir toda referencia al contexto de lo que ocurre en esa parte del mundo.

El precio de la irresponsabilidad de estos periódicos como entes mediáticos informativos hacia el público español y las consecuencias para el orden público y para las relaciones entre España e Israel ha quedado a la vista de todo el mundo durante esa semana de junio.

España se está transformando en un país altamente antisemita, y los medios de difusión fomentan esa tendencia. Los diarios, cuya labor es la de guiar la opinión pública hacia el entendimiento y el esclarecimiento, fomentan en cambio el enardecimiento de las turbas al publicar titulares y fotos sensacionalistas y sesgados contra Israel que no cubren la completa verdad de los hechos. Un número importante de medios en España se han dedicado a demonizar a Israel en el conflicto de Medio Oriente y a atizar a grupos que esperan cualquier oportunidad para vulnerar el orden público.

 

______________________________________________________________________

*

Magfco. y Excmo. Sr. Rector de la UAM y Presidente de la FPCM, D. José Ma Sanz.

Excmo. Sr. Embajador de Israel en España, D. Raphael Schutz.

Ilmo. Sr. Director General de Política Energética y Minas del MITYC, D. Antonio

Hernández.

“La política energética española en materia de fomento de las energías renovables.”

Excmo. Sr. Director General del CIEMAT, D. Cayetano López.

“Las Tecnologías Energéticas Renovables.”

Sra. Consejera Económica de la Embajada de Israel en España, Dña. Yifat Alon.

“La cooperación en materia de transferencia de tecnología en Energías Renovables y

Cleantech entre España e Israel.”

Sr. Director del Parque Científico de Madrid, D. Antonio R. Díaz.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009