ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
La torre Al Jalaa y la ocultación de la versión israelí
por Masha Gabriel
20 de Mayo de 2021

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

El 15 de mayo de 2021, y tras alertar con tiempo a sus ocupantes, Israel derribó el edificio Al Jalaa. Las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF por sus siglas en inglés) informaron de que "atacaron un edificio que albergaba objetivos militares, pertenecientes a la inteligencia militar de la organización terrorista Hamás".

En el edificio se encontraban también, entre otras, las oficinas de Associated Press (AP) y de Al-Jazeera en Gaza, que reaccionaron con evidente indignación.

Los medios hablaron de “conmoción” y se apresuraron a dar la noticia, incluso regalándole alguna portada que otra.

¿El problema? En muchos casos, quienes se suponía que debían informar, amputaban la explicación israelí de los titulares, los destacados o incluso en el cuerpo de la noticia.
Recordemos que según el código deontológico de su profesión, el periodista debe ofrecer todas las versiones de un hecho.

Veamos algunos ejemplos, que van desde simples omisiones en los titulares, a mentiras flagrantes, pasando por descontextualizaciones y por informaciones editorializadas:

 
GRUPO VOCENTO
 
Si medios del grupo como El Heraldo o El Correo no hacían mención alguna en sus titulares de la versión israelí, ABC llevaba la falta de profesionalidad al máximo. En una noticia respecto al derribo, no mencionaba una sola vez la razón esgrimida por Israel para llevar a cabo el  ataque. En su titular, los medios informativos figuraban como objetivo de los "bombardeos".
 
 
EL PAÍS
El País editorializaba su información, y a través de su titular ofrecía su propia interpretación como verdad inequívoca:  el objetivo de Israel era silenciar a la prensa.
 
 
 
El País tan sólo citaba la versión israelí en medio del texto, para negarla a través de las declaraciones de la Federación de la Prensa Extranjera.
“Israel no ha presentado evidencias de que el edificio [atacado] estaba siendo utilizado por Hamás”.
Siendo esta una segunda ocultación, ya que Israel afirmaba sí haber aportado pruebas.
 
 
 
EL PERIÓDICO
 
El titular y los destacados obviaban la versión israelí. También ofrecía la lectura de que el objetivo de Israel era la prensa.
 

El texto de la noticia constaba de 11 párrafos. Había que esperar hasta el final del párrafo 8 para leer:

“En su obsesivo discurso, el Ejército israelí ha justificado que Hamás usaba las oficinas de los medios como “escudos humanos” pero no ha proporcionado pruebas de ello.”

Nótese el empleo de terminología despectiva para referirse a Israel, de quien dice, tiene un “obsesivo discurso”, y afirma, en contra de lo que dice Israel, que no ha ofrecido pruebas.

 
 
RTVE
 
Ni una sola palabra, ni en el texto, ni en el titular acerca de la sospecha de que ahí estaban las oficinas de Hamás.
 
 
 
 
LA VANGUARDIA
 
El titular descontextualizaba las declaraciones de la embajadora de Israel en España, dando a entender que Israel veía "cien por cien legítimo" atacar a la prensa. Pero lo que Israel considera "cien por cien legítimo" es atacar los cuarteles de inteligencia de Hamás. Al no figurar esta información ni en la portada ni en los destacados, La Vanguardia transmitía la idea de que el objetivo, ratificado por una cita sin contexto, era la prensa. 

 
 
 
EL MUNDO
El Mundo llevaba el asunto a su portada, pero mal. No era un centro de prensa internacional, sino un edificio en el que se encontraba, entre otras oficinas, las de AP y Al-Jazeera. Tampoco mencionaba la versión israelí en su titular.
 
 
 
 
EFE
 

(Nótese el empleo del término “otra” como idea de reincidencia). La agencia EFE omitía en el titular la versión israelí. Hay que llegar al párrafo 4 para leer al respecto, una información, al menos completa y sin editorializar:

“Según el Ejército israelí, el edificio "contenía activos militares pertenecientes a la inteligencia militar" del movimiento islamista Hamás.

Un portavoz militar israelí agregó que Hamás escogió ese edifico para albergar sus activos precisamente debido a la presencia allí de medios de comunicación, que dijo son "utilizados como escudos humanos" del grupo”.

 
 
TELAM
 
Ni el titular ni el destacado mencionaban la versión israelí.
 

El cuerpo de la información constaba de unos 18 párrafos. Había que llegar al 14 para leer este escueto: “

“El ejército israelí, por su parte, justificó la ofensiva al señalar que en la torre había equipo militar perteneciente a Hamás, el movimiento islamista que gobierna Gaza”.

 
 
EURONEWS
 
Ni una sola mención a la explicación israelí , ni en el titular ni en todo el texto.
 

 
 
 
CLARIN

El diario argentino, por su parte, y respecto a las reacciones que vinieron después, titula directamente con una mentira al afirmar que “Estados Unidos advierte a Israel que no hay pruebas de que Hamas estuviera en el edificio de AP derribado en Gaza”.

 
 
 
Estados Unidos no “advirtió” a Israel, ni dijo que no haya pruebas. El secretario de estado declaró que él no las había visto.

Estas son las palabras de Blinken. Juzguen ustedes mismos.

“No he visto ninguna información proporcionada. Y de nuevo, en la medida en que se basa en la inteligencia, que habría sido compartida con otros colegas y voy a dejar que ellos evalúen”.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009