ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Posicionamiento ideológico y relaciones públicas
por Marcelo Wio
30 de Julio de 2013

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

El 29 de julio de 2013, la agencia de noticias Europa Press titulaba un artículo de la siguiente manera:

Declaran culpables de intento de asesinato de un terrorista judío a cuatro árabes israelíes”.
 
E indicaba que:

“Cuatro árabes con ciudadanía israelí han sido declarados culpables de intento de asesinato por la muerte de Eden Natan-Zada, un extremista judío que mató a cuatro árabe-israelíes en Shfaram, en el norte de Israel, en agosto de 2005.

[…]

Natan-Zada, de 19 años, subió a un autobús y descargó su fusil M-16 reglamentario del Ejército hebreo contra los otros pasajeros, todos ellos árabe-israelíes. Mató a cuatro personas e hirió a 17 más. Una vez vació su cargador, fue desarmado y sacado del autobús por policías. Entonces fue linchado hasta la muerte por la multitud cuando ya estaba esposado. Cinco policías resultaron heridos cuando intentaban evitar el linchamiento”.


¿Por qué define Europa Press a Natan-Zada como un “terrorista judío”, pero hace lo imposible por no retratar a Hamas como una organización terrorista?

Por ejemplo, el 24 de junio de 2013, la agencia informaba que:

La facción palestina Yihad Islámica ha anunciado que ha suspendido temporalmente su alianza con el partido-milicia Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) tras la muerte de un miembro del grupo a manos de la Policía de la Franja de Gaza.”

Para la agencia, Hamas es simplemente, el Movimiento de Resistencia Islámico, la “organización islamista”, o “la formación que gobierna Gaza”. Y los terroristas, en este lavado de imagen, se convierten en militantes o, como mucho, en milicianos.

Europa Press ha decidido, en definitiva, que no se trata de un grupo terrorista, aunque, como señalaba Javier Jordán, de la Universidad de Granada, en su ensayo Grupos radicales en Oriente Medio: Estrategia, capacidades y alianzas:

“Hamás aparece en los listados de organizaciones terroristas de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Japón. Además de apuñalamientos, tiroteos y lanzamiento casi diario de cohetes contra la población civil, la práctica durante casi una década de atentados suicidas en lugares públicos hace a la organización sobradamente merecedora del apelativo terrorista.

Hamás tiene un doble objetivo: liberación de todo el territorio de Palestina, mediante la destrucción de Israel, e instauración de un estado islámico…”.

Para la agencia, tampoco la Yihad Islámica es un grupo terrorista, aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos lo considere un grupo terrorista, así como lo hace la Unión Europea.

En consecuencia, Europa Press llegó a titular un artículo, el 11 de octubre del pasado año, de la siguiente manera:

Facciones palestinas coordinan respuesta ‘crímenes y ocupación' de Israel”.


La agencia llega a extremos insospechados para lavar la imagen de Hamas. Y así, explica, en reiteradas oportunidades que:

“La separación administrativa y territorial se produjo en 2007 tras la victoria de Hamás en las elecciones legislativas de 2006. La victoria del movimiento islámico en los comicios, valorados como justos por lo observadores electorales internacionales, provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.

Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación territorial y administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja.”

La agencia culpa del enfrentamiento a la comunidad internacional, a la vez que olvida datos muy relevantes. Por ejemplo, El International Institute for Strategic Studies indicaba, por su parte, que:

“En cuatro días a mediados de junio de 2007, la ‘fuerza ejecutiva' del Movimiento de Resistencia Islámico (Hamas) tomó el control de toda la franja de Gaza, barriendo a los servicios de seguridad claves y los clanes de milicias leales a su principal rival nacionalista Al Fatah. El presidente de la Autoridad Palestina y de Al Fatah, Mahmoud Abbas - y también los gobiernos occidentales y el gobierno de Israel -, no tardó en declarar que se trataba de un golpe militar bien planificado. Abbas respondió mediante la disolución del gobierno de unidad nacional… así como con la formación de un gobierno de emergencia encabezado por el ex Ministro de Finanzas Salam Fayyad, con sede en la ciudad cisjordana de Ramallah, prometiendo celebrar elecciones parlamentarias tan pronto como las circunstancias lo permitieran”.

En tanto, el 15 de junio de 2007, el diario británico The Guardian publicaba:

“La toma de posesión llevó a Estados Unidos y Europa a condenar de Hamas, un amplio reconocimiento exterior del gobierno de emergencia y una declaración unánime de apoyo internacional para Abbas.

Combatientes de Hamas disfrutaron hoy del triunfo después de tomar el control completo en Gaza… En una prueba contundente de las nuevas realidades sobre el terreno,, un luchador enmascarado de Hamas se sentó en el escritorio del Presidente palestino Mahmoud Abbas, también conocido como Abu Mazen y declaró el fin de la autoridad respaldada por Occidente en la franja de Gaza”.

Sí, Hamas ganó las elecciones legislativas. Pero posteriormente asaltó el poder en la Franja de Gaza. ¿Por qué querría obviar este hecho Europa Press? ¿Qué interés tiene en lavar la imagen de una organización terrorista?

Una organización que en su carta fundacional promete que:

Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros.”
 
¿Periodismo o relaciones públicas?
 

Europa Press publicaba el 5 de marzo de 2013 un artículo (Hamás lanzará una campaña contra todos los que colaboren con Israel) en el que se afirmaba que:

“La colaboración de palestinos con las autoridades de Israel es un asunto muy sensible en Cisjordania y la Franja de Gaza, ya que estas informaciones son utilizadas para proceder a detenciones, e incluso para matar a milicianos y figuras políticas.”

Dicho esto, la agencia agregaba:

“Los tribunales gazacíes han sentenciado a muerte a 30 personas desde 2007, la mayoría de ellas por colaborar con las fuerzas de seguridad israelíes. La última ejecución tuvo lugar en noviembre durante la 'Operación Pilar de Defensa', cuando seis presuntos colaboradores fueron asesinados en Ciudad de Gaza. El cadáver de uno de ellos fue atado a una motocicleta y arrastrado por las principales calles de la localidad”.

Es decir, primero aclara que Hamas está tratando con un Estado taimado y muy peligroso; para luego hablar de las “sentencias de muerte”. Y dar una imagen legal (“los tribunales”) a todo el asunto.

En tanto, el 12 de marzo de 2013, otro artículo (Hamás ofrece una amnistía a los sospechosos de colaborar con Israel) decía:

En noviembre, coincidiendo con el asalto lanzado por Israel sobre el territorio costero, un grupo de hombres armados disparó contra seis supuestos colaboracionistas y encadenó el cuerpo de uno de ellos a una moto para pasearlo por las principales calles de la ciudad de Gaza”.

“Los servicios de seguridad de Gaza ‘me trataron [supuesto colaboracionista que se entregó a las “autoridades de Gaza”] bien y mantuvieron en secreto mi historia. Ahora soy libre y el delito cometido contra mi pueblo es historia', ha dicho este joven, en declaraciones difundidas por el Ministerio del Interior.

A este caso se suma el de Yusef, de 43 años, reclutado por Israel en 1986 después de que la Inteligencia israelí le chantajease con usar una imagen en la que aparecía manteniendo relaciones sexuales”.

La agencia estimaba prudente matizar los “seis supuestos colaboracionistas” asesinados, añadiendo dos historias enternecedoras, y, mostrando, una vez más, la malicia israelí.

Pero, más importante, los ataques con cohetes contra civiles israelíes, llevados a cabo por terroristas palestinos, borrados de un plumazo. Al parecer, para la agencia Israel atacó porque sí, porque cada tanto toca.

Lo mismo había sucedido casi un mes antes, cuando publicaba que:

“El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha confirmado este domingo que está manteniendo conversaciones con el Gobierno de Israel para implementar el acuerdo de alto el fuego alcanzado tras la crisis del pasado mes de noviembre.”

El pasado mes de noviembre, Israel y Hamás acordaron poner fin a las escaramuzas fronterizas después de la operación 'Pilar de Defensa', con la que las Fuerzas Armadas del país hebreo bombardearon durante ocho días la Franja de Gaza, dejando un saldo de 150 palestinos y seis israelíes muertos y un millar de heridos.”

“Crisis”, “escaramuzas”; es decir, minucias de responsabilidad compartida. Pero no era suficiente para la agencia, así que, además no mencionar los ataques terroristas con cohetes desde Gaza contra la población civil israelí, Europa Press señala a Israel de manera más explícita: “las Fuerzas Armadas del país hebreo bombardearon durante ocho días la Franja de Gaza, dejando un saldo de 150 palestinos y seis israelíes muertos y un millar de heridos”.

Pero, entonces, ¿los seis israelíes muertos fueron producto del “bombardeo” israelí?

Parece que todo vale para limpiar la imagen de Hamas.
 
 
Pero, ¿qué pasa cuando la agencia habla del grupo terrorista ETA?
 

El 15 de abril de 2013, publicaba:

“Interlocutores del colectivo de presos de ETA, EPPK, reiteran que los reclusos de la banda terrorista son 'políticos y consecuencia del conflicto', ya que 'desde el momento en que hay un conflicto político, hay presos políticos.'”

Y un artículo del 16 de abril de 2013 indicaba:

“A preguntas de los periodistas en rueda, Vázquez se ha pronunciado así después de que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, haya urgido a IULV-CA y al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, a explicar los motivos por los que la banda terrorista ETA pide ‘auxilio' a la federación de izquierdas para que interceda en favor de sus presos.”

Ni, "grupo", ni "formación", ni "organización vasca", ni "milicia", ni "Euskadi Ta Askatasuna (País Vasco y Libertad)"; simplemente banda terrorista. Ni más ni menos que lo que es ETA.
 
¿Qué le impide a la agencia, entonces, llamar a las cosas por su nombre cuando se trata de Hamas? ¿Qué definición de terrorismo utiliza la agencia? ¿O utiliza definiciones ad hoc?
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009