ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Pincelada propia
por Marcelo Wio
3 de Marzo de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
El 3 de marzo de 2014, la agencia de noticias Reuters informaba, entre otras cuestiones, que el presidente estadounidense Barack Obama dijo que si las conversaciones de paz fallan, entonces la capacidad de Washington para “proteger” a Israel de las “consecuencias internacionales” ser vería limitada.

Además, el artículo indicaba que:

“Aunque no especificó a qué clase de acciones podría enfrentarse Israel, los palestinos han amenazado con intentar unirse a los tribunales internacionales, a donde podrían llevar su caso contra Israel”.

En España, en tanto, otra agencia de noticias, Europa Press, tomaba el material de Reuters y le daba un giro propio.

“Pese a que no ha detallado a qué tipo de acciones podría enfrentarse Israel en caso de fracaso, las autoridades palestinas ya han amenazado con unirse a los tribunales internacionales para abrir casos contra Tel Aviv”.

Extraño… ¿para qué cambiar “contra Israel” por “contra Tel Aviv”?

¿Qué caso podría abrirse contra la municipalidad de Tel Aviv? ¿Recogida ineficiente de los residuos? ¿Problemas de aparcamiento? ¿Ineficiente transporte público? ¿Qué será?

¿Le preocupará esto al gobierno de Israel, con asiento en la ciudad de Jerusalén? Y, sobre todo, ¿le preocupará que se abran casos contra una única ciudad israelí? ¿Quién será el responsable, en caso de ser la ciudad hallada culpable? ¿El alcalde? ¿Un número representativos de ciudadanos?

¿O Europa Press habrá querido significar la capital de Israel?

Mas, en ese caso, ésta es Jerusalén.

Evidentemente, es válido modificar el teletipo de una agencia – siempre y cuando el sentido no se altere, y los hechos sean llevados fielmente al lector – para adecuarlas al espacio disponible en un medio o para añadir datos que amplíen la información que se ofrece.

Pero otra cosa bien distinta es cambiar el sentido de una frase por algún capricho ideológico, cambiando información por falacias y desinformación.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009