ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
PILAR DEFENSIVO: Limpiando la cara de Hamas
por Marcelo Wio
20 de Noviembre de 2012

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
El 20 de noviembre de 2012 el diario digital Qué.es, de España, reprodujo una crónica de la agencia de noticias Reuters titulada La ONU y Cruz Roja piden a Israel y Hamás que eviten a los civiles.
 
Ya desde el título se tergiversa la realidad: el grupo terrorista Hamas tiene precisa y prioritariamente como objetivo a los civiles israelíes; es lo que los convierte, justamente, en una organización terrorista. A su vez, el hecho de que el número de víctimas civiles israelíes no sea mayor, no se debe a la “contención” de Hamas, sino a las medidas tomadas por el gobierno israelí.
 
La agencia iniciaba diciendo:
 
"La jefa de derechos humanos de la ONU presionó el martes a Israel para que evite ataques contra estructuras civiles en Gaza, y UNICEF dijo que los niños en el enclave mostraban síntomas de trauma grave tras los ataques que han matado a docenas de civiles".
 
Por su parte, corresponsal del diario El País en medio oriente escribía (Israel, al abrigo de la Cúpula de Hierro):
 
“A diferencia de los palestinos de Gaza, el cerca del millón de israelíes que vive en el sur de Israel cuenta con refugios antibombas y sirenas que les avisan cuando va a caer un misil. Pero sobre todo disponen de la protección que les brinda la llamada Cúpula de Hierro, un escudo antimisiles desplegado por el país, que ha conseguido repeler más de 300 cohetes palestinos desde el inicio de la operación Pilar Defensivo hace seis días. La llamada Cúpula permite interceptar en el aire los cohetes…”.
 
Y concluía:
 
“Estos días todo son alabanzas a un sistema aún por perfeccionar. Prueba de ello son los tres israelíes muertos en Kiryat Malachi, en el sur del país y sobre todo el pánico que desatan los cohetes palestinos que impactan sobre las poblaciones israelíes y que dan fe de que la Cúpula de Hierro es imperfecta; un elemento tal vez necesario pero no suficiente para defender a la población”.
 
Salvo escasas meciones a Hamas (en las que no indica que se trata de un grupo terrorista), el artículo de Reuters se centra exclusivamente en el sufrimiento de la gente (especialmente, los niños) de Gaza, dejando de lado a las víctimas israelíes. Este desbalance informativo crea una realidad alternativa: los ataques de Hamas no producen daño alguno. El artículo indicaba que:

“Unos 31 residentes en Gaza y dos edificios usados por la prensa han sido alcanzados por misiles israelíes hasta ahora, y centenares de personas han resultado heridas...

Docenas de colegios y centros religiosos en Gaza han resultado dañados por los ataques aéreos de Israel, que se produjeron tras semanas de creciente lanzamiento de cohetes de Hamás contra Israel”.

El diario español La Razón reproducía, el 15 de noviembre de 2012, en un una crónica titulada Israel descabeza al grupo militar de Hamas en Gaza, las declaraciones del portavoz del Ejército de Defensa Israelí:
 
“‘Israel trata concienzudamente de no involucrar a civiles, pero tiene que hacer algo para frenar el insostenible disparo de misiles hacia el sur, y es responsabilidad de Hamas si coloca depósitos de misiles junto a jardines de infantes y mezquitas. Ése no es su lugar', declaró el general ‘Poli' Mordejai, portavoz del Ejército hebreo”.
 
El artículo de la agencia de noticias pasa luego a fungir de relaciones públicas de Hamas (a la vez que se centra exclusivamente en las acciones israelíes), equiparándolo con el ejército de un país soberano e incluyéndolo dentro de la legalidad internacional – para lo cual se obvia que es un grupo terrorista (para el Departamento de Estado de Estados Unidosy laUnión Europea, entre otros) que ataca objetivos civiles de manera intencionada y constante. Dice la agencia:

“Según el derecho internacional, todas las partes están obligadas a cumplir con los tres principios que rigen las normas de la guerra y que incluyen la necesidad de distinguir entre combatientes y civiles y tomar todas las precauciones para evitar las bajas entre civiles.

‘Los israelíes dicen que es lo que están haciendo y aún así hay muchas bajas civiles. Por ello, se necesita un examen más profundo sobre si se está siguiendo adecuadamente el principio de precaución', dijo [el portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert] Colville”.

Lo llamativo es que en este contexto informativo, la agencia no indique las causas de la respuesta israelí, ni la motivación del Hamas. Y, más aún, que mencione a Hamas como una de las partes dentro del "derecho internacional".

El artículo de La Razón sostenía:

“Israel ha planeado la operación tras meses de continua tensión y alerta en el sur de Israel. Un territorio poblado que vive amenazado constantemente por el disparo de misiles desde la franja de Gaza. En las últimas semanas, a diferencia de lo que había ocurrido en estos tres últimos años, los militantes de Hamas exhibieron imágenes lanzando misiles en una clara provocación a Israel”.

En tanto, periódico argentino La Nación informaba:

Israel lanzó panfletos en los que les advertía a los habitantes que no debían acercarse a las instalaciones utilizadas por Hamas para almacenar armas y acusó a la organización de usar a civiles como escudos humanos al construir esos arsenales en barrios residenciales”.

El blog del Ejército de Defensa de Israel (acceso a las 11.14 am hora de Boston), por su parte, informaba que en lo que va de año, 1.435 cohetes lanzados desde Gaza han caído en Israel; 667 desde el 14 de noviembre de 2012.

Pero al parecer estos datos de la realidad no son relevantes para ofrecer un contexto cabal de los hechos.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009