ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El Periódico de Cataluña, periodismo y emotividad
por Masha Gabriel
5 de Julio de 2017

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
"Refugiados palestinos: la espera sin fin para volver al hogar" (28/6/17), pieza de Ana Alba publicada en El Periódico.com ofrece un buen ejemplo de la línea periodística imperante en la prensa en español.

La nota se centra en el sufrimiento de los palestinos que se vieron obligados a abandonar sus hogares a raíz de la Guerra de los Seis Días. Apuntes personales y memorias de quienes perdieron todo y se convirtieron en refugiados en Líbano, se entremezclan con una selección de cifras, datos y un contexto selectivo.

El artículo menciona guerras, ocupación, demoliciones de pueblos por parte de ejército israelí, etc… Pero nunca cuenta cómo se llega a esta situación. Se habla de la guerra del 48 y de los palestinos que fueron “expulsados principalmente durante la guerra que siguió a la creación del Estado de Israel”, sin embargo no hay espacio para poner en contexto histórico el drama que se denuncia.

Recordemos muy brevemente que ambas guerras fueron iniciadas por los estados árabes, que se negaban a aceptar la existencia de un estado judío. Recordemos también, que antes de esas guerras tampoco había un Estado Palestino, y que Cisjordania estaba en manos de Jordania y Gaza en manos de Egipto.

¿En qué medida recordar esto es relevante? En la medida en la que el medio quiera contar una historia completa, y no limitarse a un ejercicio partidista. Porque el sufrimiento de una víctima es siempre sufrimiento, pero lo que diferencia un conflicto de otro es la voluntad del perpetrador.

Imaginen que durante la Segunda Guerra Mundial, los periodistas se hubieran limitado a contarnos el sufrimiento de la población de Dresde, bombardeada sin piedad por las fuerzas aliadas. Sin duda, el horror que vivieron los civiles alemanes merece ser contado, pero ese dolor no resume la guerra, sino que es una consecuencia de ella. Nadie duda de que la responsabilidad de la tragedia fue de los nazis.

Del mismo modo, limitarse a contar el conflicto entre palestinos e israelíes desde un primerísimo plano de la víctima de una de las partes, es un ejercicio que transmite una verdad completamente errada. La consecuencia se convierte en única verdad, y el olvido de la causa condena a la repetición constante de los hechos.

En resumen, el periodismo parece haberse convertido en una narración muy humana y literaria del sufrimiento, pero demasiado alejada de sus propios parámetros éticos y profesionales.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009