ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Página12: Un folio falaz para transmitir la versión de Hamas
por Marcelo Wio
20 de Agosto de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
El diario argentino Página12 , transformado en PáginaHamas, titulaba (20 de agosto de 2014) la noticia de la ruptura de la tregua por parte del grupo terrorista Hamas de la siguiente manera:

Se rompe la tregua entre Israel y Hamas

Así, sola, por el propio peso, porque ya tocaba, ¿no?, sin responsabilidades…

Y afirmaba que:

Las conversaciones moderadas por Egipto para lograr una tregua duradera entre Israel y Hamas colapsaron ayer luego de que el gobierno israelí retirara a su delegación de El Cairo y bombardeara la Franja de Gaza tras denunciar el disparo de cohetes contra su territorio.

[…]

Hamas negó haber disparado cohetes y acusó a Israel de haber violado la tregua y de querer frustrar el proceso de diálogo. La decisión de Israel deja las negociaciones en El Cairo en el limbo y genera temores de una reanudación de la violencia a gran escala”.

Las negociaciones “colapsaron” por culpa de Israel, según Página12. Que Hamas rompiera la tregua (otra más) no es una causa evidente para el fracaso de las negociaciones.

Claro, que el diario tiene una fuente incontestable para lanzar su afirmación: Hamas.

Ah, entonces sí.

Al parecer, nada como que la fuente sea un grupo terrorista… Poco importa la escasa o nula credibilidad que se desprende de sus métodos y sus objetivos (para los que todo vale – y mentir, en este contexto, se convierte casi en una virtud):

Según publicó PMW, el canal de Hamas, Al Aqsa TV emitió (9/07/2014) un video en el que se amenazaba:

“Sionistas, esperen y vean ataques terroristas, apuñalamientos en todas partes. Esperen para los ataques suicidas en cada autobús, café y calle. Esperen por la furia y la venganza de Gaza, esperen por las llamas de Cisjordania, dentro de ustedes”.

“Sionistas, podemos alcanzarlos por superficie o por debajo del suelo. Así que, empiecen a contar el número de féretros que necesitarán en estos meses”.

MEMRI daba a conocer el 17 de julio que el Ministerio de Interior de Gaza (controlado por Hamas), desde su página oficial de Facebook, llamaba a los activistas en las redes sociales a que “Siempre llamen a la muertos 'civiles inocentes'” y a que “no publiquen fotos de cohetes siendo disparados desde centros de población civil". Es decir, a mentir.

 
Y mientras Página12 deformaba la realidad, el diario español El Mundo (Milicias palestinas rompen el alto el fuego al disparar tres proyectiles contra Israel) apuntaba que:

Las milicias palestinas de la Franja de Gaza han roto el alto el fuego, prorrogado anoche 24 horas, con el lanzamiento de tres proyectiles contra la zona de Beer Sheeva, al sur de Israel. El ataque no ha provocado heridos. Se trata de los primeros proyectiles que se disparan desde el alto el fuego establecido el pasado miércoles”.

En Argentina, el diario Clarín (Se rompe la tregua: Hamas lanza cohetes e Israel responde con nuevos ataques en Gaza) destacaba que, “tras los disparos del grupo islamista, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ordenó nuevos bombardeos contra la Franja”.

Pero los hechos no parecían ser parte importante de la noticia; había un mensaje que transmitir, un punto de vista: el de Hamas.

Por ello no importa que la carta fundacional de su fuente declare en su artículo 13 que:

Las iniciativas, y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales, están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica.

[…]

No hay solución para la cuestión palestina si no es a través de la Yihad. Las iniciativas, las propuestas y las conferencias internacionales son todas una pérdida de tiempo y empresas vanas”.

Así, Página12 podía indicar, como si hablara de un Estado o de una organización más:

Hamas exige el fin del asfixiante bloqueo que Israel impuso a Gaza en 2007, mientras que Tel Aviv quiere garantías de que Hamas se desarmará y la Franja de desmilitarizará”.

¿Por qué Página12 acude a consultar a funcionarios de la municipalidad de Tel Aviv para este asunto en lugar de hacerlo con aquellos del gobierno central, cuya sede está en Jerusalén? ¿Será por eso que entiende, de la mitad, sólo una parte?

Por supuesto, no explicaba a qué se debe dicho bloqueo (que de asfixiante no tiene nada: basta ver el ingreso de bienes, incluso en pleno conflicto, en la página de la Coordinadora de Actividades Gubernamentales en los Territorios).

La causa del bloqueo (cuya legalidad es reconocida en el Informe Palmer de la ONU) es muy simple y obvia: se debe a que el grupo terrorista Hamas se pertrecha para atacar a Israel. Lo que lleva haciendo desde antes de la desconexión total y unilateral de Israel de la Franja. Estos ataques (más de 11.000 cohetes lanzados por el grupo terrorista desde 2005; 250 cohetes en las tres semanas previas a la operación Margen Protector - 450 desde principios de año) provocan una lógica respuesta israelí. La paz requiere del desarme de Hamas y que este grupo terrorista reconozca el derecho de Israel a existir.

A fin de cuentas, en el preámbulo de su carta fundacional advierte que: “Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros.”

¿Esta es la fuente fiable de Página12?

¿Quién es el que no quiere negociar?

El portavoz de Hamás en Gaza, Mushir al Masry, expresó que “si Israel quiere calma debe acceder a las demandas y a los derechos de los palestinos”.

Ernesto Garzón Valdés filósofo argentino, que ha sido profesor de filosofía del derecho en universidades de Argentina y Alemania decía que:

El terrorismo político no institucional es un método expansivo de la amenaza o del uso intencional e imprevisible de la violencia por parte de individuos o grupos no gubernamentales destinado a provocar en una sociedad el temor generalizado infligiendo daños inevitables a personas inocentes con miras a influir en el comportamiento de terceros a fin de obtener objetivos políticos fanáticamente percibidos como no negociables”.

El acto terrorista se les presenta a no pocos partidarios de supuestas verdades absolutas, es decir, no negociables, como la vía más adecuada para lograr su imposición. Cuando ella parece ofrecer, además, la posibilidad de ser incluido en la categoría del héroe o del santo, el terrorista considera que lo más gratificante que puede hacer es promover su propio ideal, también a costa de su propia vida, y ganar para sí, al mismo tiempo, la memoria eternizante de la historia o la ventura celestial (en el caso del terrorista que alienta convicciones religiosas). El terrorista dispuesto a imponer sus 'ideales' a costa de la propia vida y de la de personas inocentes ingresa en la categoría del fanático, es decir, de quien está dispuesto a sufrir ‘los mismos males que para lograr sus propios fines se propone infligir a otros'”.

… cuando quien combate por la libertad de su pueblo utiliza el método terrorista, convierte una causa cuya legitimidad podría ser objeto de evaluación moral positiva en una empresa inexcusable. Dado que el terrorismo es un método de ejercicio de la violencia, toda persona o grupo de personas que lo utilice se transforma en terrorista, ocasional o permanente, en el respectivo ámbito de su actuación”.

 
Las cosas están muy claras.
 
La cuestión es, ¿por qué Página12 rehúye de lo evidente para ofrecer sus páginas a la difusión del mensaje de un grupo terrorista?
 
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009