ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Omitiendo un poco, deformando otro; un suceso a la medida de la “narrativa” palestina
por Marcelo Wio
23 de Marzo de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
El medio digital español lainformacion.com publicaba una crónica - que aparentemente se basaba en información de la agencia de noticias AFP (El Diario.mx, de México, señalaba en un artículo idéntico, que se trataba de un texto de dicha agencia), aunque en el encabezamiento hacía referencia a las siglas PSE -  el 22 de marzo de 2016, en la que daba cuenta de un allanamiento israelí al consejo estudiantil de una universidad palestina y a una organziación palestina con el objetivo de confiscar material utilizado para incitar a la violencia. Aunque, precisamente, esto último no lo señalaba dicho texto.

Así, en cambio, hacía hincapié en los dichos de fuentes palestinas, dibujando un escenario de “arbitrariedad” e, incluso, “brutalidad” israelí (es decir, “la cara de la oprobiosa ocupación”):

“El ejército israelí registró este martes los locales del consejo estudiantil de una universidad y una asociación caritativa en el norte de la Cisjordania ocupada, informaron fuentes palestinas”.

“Los militares confiscaron casi todos los ordenadores y bienes en la sede de la organización Zakat de Tulkarem, afirmaron a la AFP fuentes policiales y varios testigos palestinos”.

Los soldados hicieron saltar las cerraduras con explosivos y luego entraron en el local, informó la agencia oficial Wafa”.
 

 
 
El lector, de acuerdo con la información facilitada por el medio, sólo podía entender que la Zakat Tulkarem es meramente una “asociación caritativa”. Pero no es así...

En la tercera parte del artículo de ReVista sobre Hamas - El (único) rostro de Hamas -, apuntábamos que Matthiew Levitt, Senior Fellow y director del Programa Stein en Contraterrorismo e Inteligencia en el Washington Institute , en su libro Hamas: Politics, Charity, and Terrorism in the Service of Jihad, explicaba que:

“… Hamas depende de sus activistas y organizaciones políticas y sociales para construir la base de apoyo para el movimiento, para detectar y reclutar a futuros operativos, para proporcionar trabajos diarios y para darle cobertura a los operativos y servir como la red de apoyo logístico y financiero de las células terroristas del grupo. Muchas veces los operativos de Hamas que dirigen las oficinas políticas y de beneficencia… son, ellos mismos, actuales o ex miembros de células terroristas. Hamas es capaz de utilizar sus organizaciones públicas políticas y de beneficencia como una red de apoyo logístico y financiero para sus operaciones terroristas”.

Asimismo, Ricki Hollander, analista de CAMERA, comentaba en un artículo que los comités de beneficencia de Hamás sirven, justamente, como lugares de reclutamiento y para impartir cursos de entrenamiento a terroristas; y que la recaudación de fondos de beneficencia se utiliza para posibilitar las operaciones terroristas de la organización.

Uno de los comités de Zakat (caridad) bajo control de Hamas es, justamente, el de Tulkarem (véase The United States Court of Appeals for the Fifht Circuit, Revised January 13, 2012, No. 09-10560; Uniteds States of America vs Mohammad El-Mezain; Ghassan Elashi; Shukri Abu Baker; Mufid Abdulqader; Abdulrahman Odeh; Holy Land Foundation for Relief and Development, Dec. 7, 2011; página 10, nota 1).

Menuda omisión (y absoluta descontextualización) a la que debía recurrir lainformacion.com para poder  transfromar el hecho en algo que encajara en – y sirviera a – la mencionada “narrativa” (una reformulación constante de la realidad para demonizar y deslegitimar a Israel, con el objetivo de justificar el fin perseguido por el liderazgo palestino: la eliminación del Estado judío).

Mas, según publicó el diario israelí Ha'aretz (un texto de la agencia Associated Press) el mismo día 22, las fuerzas israelíes “confiscaron propaganda militante vinculada a Hamas y otros grupos” en la universidad.

A todo esto, recordemos que Hamas está considerada como una organización terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos y por la Unión Europea, entre otros.

¿Qué hacía material vinculado a un grupo terrorista en una universidad?

Pero el medio, pasaba de puntillas por el suceso; omitiendo y distorsionando los hechos.

Y casi al final del texto, señalaba que:

“...una portavoz militar israelí afirmó que este tipo de operación contribuye a impedir nuevos atentados', en referencia a los ataques cometidos en los últimos meses en Cisjordania y en Israel”.

Ya se sabe, entrecomillar lo que diga un israelí; no para indicar que lo escrito es una reproducción textual, sino para ponerlo en duda. Tanto, que enseguida el medio se encargaba de aclarar que son meros “ataques”. Ataques de nadie, contra nadie.

Los ataques, además, "son" así casi una “minucia”, y no tienen nada que ver con lo que digan o hagan los líderes políticos y religiosos palestinos (con la incitación al odio y a la violencia; con la glorificación del terrorismo). Son, en definitiva, una “exageración” israelí. Una “excusa” para “oprimir aún más” a los palestinos. Y los ataques con armas de fuego y los atropellos... Pues nada, esos son tan pocos, que para qué mencionarlos:

“Estos ataques suelen ser obra de palestinos aislados y casi siempre armados con cuchillos”.
 
 
Fuente: mfa.gov.il
 
 
Qué país Israel... Con sus “exageraciones” para disfrazar sus “vilezas”... Pero, señor lector, nosotros le mostramos la “realidad” tal y como la moldeamos para usted (es decir, como debería ser).
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009