ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Los palestinos como víctimas
por Marcelo Wio
11 de Noviembre de 2013

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

La agencia de noticias Europa Press sigue pareciéndose más a un portavoz de la “causa” o “narrativa” palestina, que un medio de información.

A fines de la semana pasada, publicó varios artículos en los que pretendía reflejar la “violencia” contra los palestinos.

El 9 de noviembre de 2013 señalaba que

“Decenas de palestinos han resultado heridos en un ataque de colonos judíos en la localidad cisjordana de Burin, al sur de Nablús, perpetrado en la tarde de este sábado. El Ejército israelí ha intervenido empleando abundante gas lacrimógeno contra los palestinos, según denuncia la Autoridad Palestina”.

La noticia no dejaba claro en ningún momento qué fue lo que realmente pasó, cómo se produjo el incidente.

Indicaba, eso sí, que:

“El responsable de la Autoridad Palestina para el seguimiento de los asentamientos, Ghassan Daghlas, ha denunciado en declaraciones a la agencia de noticias palestina Maan que los soldados israelíes se sumaron a los colonos y emplearon además de los gases, granadas aturdidoras y atacaron varias casas palestinas.

Una portavoz del Ejército israelí ha informado por su parte de que los palestinos ‘se aproximaron a Givat Ronen', pero las fuerzas israelíes ‘impidieron entrar (a los palestinos) empleando medios antidisturbios'. Givat Ronen es una ampliación no reconocida ni siquiera por Israel del asentamiento de Har Bracha”.

Es decir, no dejaba nada en claro. Más allá de la extraña utilización de comillas (que en el caso de la prensa hispana ahora se utiliza para poner en duda una declaración, y no para señalar una cita textual - a diferencia de la indirecta o contextual), la noticia parece una excusa más para poder titular:
 
Decenas de palestinos heridos en un ataque de colonos israelíes

Una excusa para dar por válida la versión palestina y descartar la israelí. El último párrafo, una mera formalidad, pues la agencia ya había fungido de juez y dictado sentencia.

Un día antes, la misma agencia informaba que

“Grupos de palestinos se han enfrentado este viernes contra fuerzas israelíes en la localidad cisjordana de Hebrón tras el funeral de un palestino fallecido por disparos del Ejército hebreo en un puesto de control cerca de Belén”.

Y agregaba que:

De momento, las versiones son conflictivas. El portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, explicó que las fuerzas israelíes dispararon a Al Atrash cuando se acercaba a un agente de Policía armado con un cuchillo. La familia del fallecido, por su parte, manifestó que los agentes sacaron al joven de su vehículo, y procedieron a abrir fuego contra él”.

“Versiones conflictivas” para la agencia que el mismo día iniciaba otra crónica diciendo que “la Policía de Israel mató a última hora del jueves a un ciudadano palestino que intentó apuñalar a un agente fronterizo”.

¿O es que la información que proporciona Europa Press depende del periodista que la escribe y no de los hechos que se relatan?

El diario estadounidense Washington Post informaba el mismo 8 de noviembre que:


“Tropas israelíes mataron a un palestino que atacó a soldados en un checkpoint de Cisjordania con un cuchillo…”.

No parecía haber ninguna versión conflictiva para el Washington Post. Por otra parte, el periódico estadounidense ampliaba informando que:

“También el viernes, dos civiles israelíes fueron heridos cuando palestinos arrojaron un cóctel molotov a su coche en Cisjordania.

El jueves, soldados israelíes dispararon contra un palestino y lo mataron, luego de que [éste] disparara un ‘arma improvisada contra una parada de autobús en Cisjordania. La policía israelí dijo que estaba lanzando fuegos artificiales”.

Europa Press no parece dispuesta a informar sobre ataques llevados a cabo por palestinos.

En cambio, el mismo 8 de noviembre, la agencia publicaba una crónica titulada:

La Policía israelí mata a dos palestinos en pocas horas

En realidad, como el texto indicaba a continuación, en pocas horas hubo dos ataques llevados a cabo por palestinos, que terminaron el la muerte de los atacantes - la muerte del atacante es una consecuencia de su ataque:
 
“La Policía de Israel mató a última hora del jueves a un ciudadano palestino que intentó apuñalar a un agente fronterizo en la localidad cisjordana de Abu Dis…

El incidente ha tenido lugar apenas horas después de que la Policía matara a otro palestino en el puesto de control de Zaatara, ubicado al sur de la localidad cisjordana de Nablús, después de que abriera fuego con ‘un arma improvisada' en el lugar, según han informado medios israelíes.

Testigos citados por la agencia palestina de noticias Maan han indicado que el fallecido usó fuegos artificiales. Un portavoz del Ejército israelí ha indicado que en el momento del suceso había cuatro civiles israelíes en una parada de autobús cercana, si bien aún no se ha esclarecido si disparó contra ellos o contra los agentes, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'”.

Ya el Washington Post había informado que fue la policía israelí la que indicó que el atacante utilizó fuegos artificiales (y que disparó contra la parada). Basta ver alguno de los que se utilizan en la fiesta valenciana de las Fallas para saber que pueden resultar mortales. Pero la agencia  utiliza ese detalle para minimizar el ataque perpetrado por el palestino.

Por su parte, el 7 de noviembre, el diario israelí Jerusalem Post explicaba que:

“Un terrorista palestino abrió fuego contra una parada de autobús israelí en la región de Samaria de Cisjordania, en el cruce de Tapuah, el jueves a la tarde.

El hombre iba armado con un arma casera, y no quedó inmediatamente claro si estaba apuntando a los autoestopistas israelíes, o a los soldados del IDF, dijo una fuente de seguridad”.

Entonces, sí disparó contra la parada de autobús. No se sabía en ese momento, es cierto, si quería disparar contra unos u otros. Pero, ¿cuál es la diferencia?

¿Supondría una diferencia que un terrorista de ETA atentara contra civiles o contra policías españoles? ¿Lo segundo es un atenuante?

Un día después (el mismo día de la crónica de Europa Press), el diario Ha'aretz informaba que:

“… la tarde del jueves, un palestino abrió fuego contra una parada de autobús en el cruce de Tapuach, en Cisjordania. Soldados israelíes estacionados cerca arribaron a la escena y dispararon contra el asaltante matándolo”.

Ha'aretz deja más en claro contra quién o quiénes atentó el sujeto. Y los que estaban cerca del lugar del ataque eran los soldados, no quienes esperaban el autobús en la parada de autobús, quienes fueron las víctimas del ataque.

Aunque, debe destacarse, que el atacante no atentó contra la parada de autobús (un objeto inanimado), sino contra la gente que estaba allí esperando el transporte.

El periódico israelí también señalaba que:

Palestinos arrojaron una bomba incendiaria a un coche que circulaba cerca del asentamiento de Tekoa, en Cisjordania, al sureste de Belén, el viernes temprano por la mañana.

El vehículo en movimiento se incendió y la madre y la hija, que estaban en el coche en el momento del ataque, fueron levemente heridas…”.

¿Esto no es noticia para Europa Press? Claro que no, si lo que se pretende es avanzar una cierta posición. Así, en esta serie de crónicas, aquellos que resultaron muertos mientras atentaban pasan a ser las víctimas, mientras las verdaderas víctimas son invisibles.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009