ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
La cosecha de la aceituna palestina
La descontextualización selectiva de la Agencia EFE
por Elie Smilovitz
16 de Noviembre de 2011

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
La nota de la Agencia EFE, de la que se hicieron eco varios medios como ABC, Israel convierte en un suplicio la cosecha de la aceituna palestina, aporta una información descontextualizada que conduce al lector a identificarse con una de las partes a través de un lenguaje cargado de emotividad y que obvia información complementaria.
 
1- OMISIÓN

Escribe Ana Cárdenes para EFE:

Hace mucho que la recogida de la aceituna dejó de ser una época alegre en los territorios palestinos: el muro que impide a los agricultores acceder a sus tierras, los ataques de colonos judíos y la destrucción israelí de olivos convierten la cosecha cada año en un tiempo de amargura

La autora imputa a las políticas israelíes el desastre de los agricultores palestinos, pero en ningún momento explica los motivos de Israel para construir la valla de separación o muro de seguridad. Al contrario de lo que podría desprenderse de este artículo, Israel no lo hizo para “convertir en un suplicio la cosecha de la aceituna palestina”, sino para proteger a sus ciudadanos de los atentados terroristas.

Hay que recordar que la construcción de la valla (aproximadamente el 95% es “valla” y el 5% “muro” en lugares estratégicos concretos, para evitar ataques de francotiradores palestinos) responde a una necesidad objetiva de seguridad. Desde el estallido de la llamada “Segunda intifada”, en septiembre del año 2000 y hasta el año 2007, 1.213 israelíes fueron asesinados y 8.342 resultaron heridos en múltiples ataques y atentados cometidos por terroristas palestinos.

Sin embargo, la periodista no parece dar crédito a esa necesidad de seguridad por parte de Israel, al entrecomillar la explicación israelí:

El Ejército israelí deniega a miles de palestinos el permiso para entrar en sus tierras por “motivos de seguridad”, lo que les impide regar, cuidar y podar sus árboles. A los más afortunados en estas fechas les permiten entrar unos días a recoger la aceituna.

Pero a pesar de sus sospechas , los resultados hablan por sí mismos: a partir de la construcción de la valla/muro, la cantidad de ataques empezó a descender dada la dificultad física de cometer atentados en Israel.

El siguiente gráfico del Intelligence and Terrorism Information Center at the Israel Intelligence Heritage & Commemoration Center (ICC) lo resume de la siguiente manera:

 
Atentados en Israel entre el año 2000 y el 2007 Fuente: ICC

Por otra parte, la nota de la periodista de EFE basa su información en un reciente informe de la OCHA pero no aporta todos los datos de ese mismo estudio de la agencia humanitaria de la ONU. De hecho, el artículo oculta un dato que permitiría al lector comprender los peligros a los que se enfrenta la población israelí. El informe especifica el número de víctimas de la violencia en Cisjordania:

En 2011, tres palestinos murieron y 167 resultaron heridos a manos de colonos israelíes. Además, un palestinos murió y 101 resultaron heridos por soldados israelíes durante los enfrentamientos entre colonos y palestinos.

Ocho israelíes murieron y otros 30 resultaron heridos a manos de palestinos en 2011, en comparación con los 5 muertos y 43 heridos del mismo periodo de 2010.

No se trata de entrar en una guerra comparativa de cifras, pero es un dato que el informe de la ONU subraya y que permite contextualizar la información y entender que no se trata de un “acoso” israelí contra los palestinos, sino que existen enfrentamientos que requieren medidas de seguridad por parte de Israel para proteger a sus ciudadanos. Es importante que si el informe de la OCHA es citado, que no se omitan las secciones que muestran las perdidas y el sufrimiento del lado israelí, que es tan verdadero como el palestino.Y la Agencia EFE lo obvia de manera selectiva, transmitiendo así sólo una de las dos partes de la historia.

Otro importante factor a destacar es que, a pesar de lo que parece querer dar a entender este artículo, el Gobierno de Israel nunca ha implementado la destrucción de olivos como política.

2- ¿55 MILLONES O MEDIO MILLÓN?

Prosigue el artículo de EFE con unas cifras sorprendentes:

Según el Ministerio de Economía palestino, desde que se inició la ocupación en 1967 Israel ha destruido más de 800.000 olivos, lo que implica unas pérdidas anuales de 55 millones de dólares (40 millones de euros).

Jeremy Hobbs, director de la ONG Oxfam, calcula que la destrucción de árboles reducirá este año los ingresos de los agricultores palestinos en 500.000 dólares (363.000 euros).

Llama la atención la tremenda disparidad de cálculo entre los 55 millones en pérdidas que vaticinan las autoridades palestinas y los 500 mil dólares estimados por la ONG Oxfam. Alguno de los dos cálculos debe ser erróneo, pues ambos se refieren a pérdidas anuales, pero existe una diferencia 110 veces entre uno y otro.

3- CISJORDANIA CRECIÓ UN 8% EN 2010

Ya que el artículo lamenta las difíciles situaciones comerciales palestinas, habría sido interesante poner en contexto los datos. La autora no menciona que la economía en Cisjordania es una de las que mayor crecimiento ha presentado, no sólo en la región, sino en todo el mundo, tras la crisis económica del 2008.

Sólo en 2010, la economía de Cisjordania creció un 8%, comparado con cifras cercanas a la recesión en Europa y Estados Unidos.

Aunque, en general, los medios parecen sacar más rentabilidad a la idea de confrontación entre ambos pueblos, hay que destacar que Israel ha tenido un importante papel en dicho crecimiento económico, al haber promovido ferias de empresarios en Cisjordania, aumentado considerablemente la importación de productos palestinos y fomentar el empleo de palestinos dentro de Israel. Sólo en 2011, las exportaciones provenientes de Cisjordania crecieron 17%, mientras que el total de exportaciones palestinas aumentó en 20% respecto a 2010. Los bienes palestinos importados por Israel aumentaron en un 31% durante la primera mitad de 2011.

En este sentido, cabe destacar que, según un informe sobre la economía palestina y cada uno de sus sectores, elaborado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la industria de la alimentación—que incluye la producción de aceite de oliva— supone apenas un 4.8% del total del Producto Interior Bruto palestino, y según ese mismo informe, dicha industria ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años. En este sentido, la contribución israelí no puede ser ignorada.

La Agencia EFE parece no querer destacar ninguno de esos factores que podrían dar una imagen de normalización entre ambos pueblos. Esta nota en concreto acerca de los olivos apunta a transmitir una visión maniquea en la que la versión de una de las partes no tiene cabida, y en la que se ocultan datos que son mencionados en el propio informe en el que se basa.



 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009