ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Irán tiene un amigo en la prensa occidental
por Marcelo Wio
19 de Enero de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
De la mayor parte la reciente cobertura sobre el acuerdo nuclear con Irán y el levantamiento de sanciones internacionales – aunque Estados Unidos impuso nuevas medidas contra empresas y personas por proveer materiales para el programa de misiles balísticos iraní – se desprende que los medios han decidido presentar un Irán afable, “nuevo”, profundamente “moderado”.
Para ello, ha sido preciso omitir pasados y presentes. Ha sido preciso acallar el contexto histórico. Ha sido preciso realizar un ejercicio de fe: creer y creer sin más, sin hacer caso a los hechos.
 

Un presidente pragmático no es un presidente “moderado”

El presidente iraní Hassan Rohani (bajo cuyo mandato han aumentado las ejecuciones de personas en el país persa), discípulo del Ayatolá Jomeini – al igual que el actual Ayatolá, Jamenei –, apoyó el desarrollo y la utilización de armas químicas durante los 1980, tal como lo señaló el Washington Institute for Near East Policy.

Es más, Rohani fue el negociador jefe iraní en cuestiones nucleares entre agosto de 2003 y octubre de 2005, y según informaba el Jerusalem Post (07/02/2013), dijo durante un discurso ante el Consejo Supremo de la Revolución Cultural en 2004 – donde explicaba cómo procedía durante las conversaciones nucleares con Gran Bretaña, Francia y Alemania - que:

Mientras hablábamos con los europeos en Teharán, estábamos instalando equipamiento en parte de las instalaciones de Isfahan. Creando un ambiante distendido, fuimos capaces de completar el trabajo allí”.

Pero claro, eso es el pasado. Y el pasado, al parecer, no debe estorbar las ilusiones del presente que miran hacia un futuro límpido y preñado de confraternizaciones.

Pero sigamos.

Ahora, con Ali Younesi, una persona muy cercana a Rohani; tanto, que es uno de sus asesores – y ex ministro de Inteligencia entre los años 2000 y 2005, durante la presidencia de Jatamí. En su discurso del 8 de marzo de 2015 – que fue publicado por la agencia de noticias iraní ISNA el mismo día - en la conferencia “Irán, Nacionalismo, Historia y Cultura”, celebrada en Irán , Younesi aseguró que Irán es nuevamente un Imperio, como lo fue en el pasado, y que su capital, Iraq, es “el centro del patrimonio, cultura e identidad iraníes”, delineando, según MEMRI, las fronteras del Imperio Persa o, en palabras de Younesi, del “gran Irán”, en el que incluyó países desde China, el subcontinente Indio, norte y sur del Cáucaso y el Golfo Pérsico.

Nada, “moderación” y promesas de paz…

Asimismo, el diario Ha'artez informaba el 23 de marzo de 2015, que el Comandante de las fuerzas de élite Quds – “el ala externa (en el extranjero) de la Guardia Revolucionaria” -, Qassem Soleimani – quien figura en la lista de personas y entidades del Consejo de la Unión Europea, a las que se les aplican medidas específicas de lucha contra el terrorismo -, durante una conferencia con jóvenes en Irán, dijo que creía en la capacidad de Teherán para controlar los eventos en Jordania, tal como lo hace en Iraq y el Líbano. Era la primera vez, remarcaba el diario israelí, que un alto oficial iraní discutía abiertamente las ambiciones iraníes en Jordania.

La agencia de noticias de los estudiantes iraníes citó – según Ha'artez - a Soleimani diciendo que Irán tiene presencia en el Líbano e Iraq y que ambos países están cediendo a los intereses iraníes. Añadió también, que Irán tiene la capacidad para controlar a Jordania de la misma manera. Soleimani dijo que las revoluciones en el mundo árabe están adquiriendo lentamente un tono musulmán, similar al de la revolución islámica iraní, y que Teherán debe proporcionar ayuda y orientación a estas revoluciones.

Pero volvamos con el presidente iraní; el “adalid” del acercamiento a Occidente.

Decía el analista de CAMERA, Eric Rozenmann, que Rouhani, al parecer, también fue miembro de un comité secreto (Vijeh) encargado de supervisar asesinatos de opositores al régimen y alentó la represión mortal de las protestas iraníes en 1999, según informó Goodman el 20 de junio ("Presidente electo iraní en consejo de asesinato," Free Beacon).

Ese comité secreto, precisamente, fue el que dio la orden de atentar contra la mutual judía argentina (AMIA), en Buenos Aires, el 18 de julio de 1994. Según le explicó el fiscal argentino AlbertoNisman (quien tenía a su cargo, la investigación del atentado contra la sede de la AMIA) a ReVista en 2013, más allá de los órganos que Rohani integró, no estuvo en la reunión en la que se tomó la decisión de llevar adelante el atentado. Además manifestó que Rohani no estuvo ni está imputado por el atentado.
 

Irán: terrorismo y asesinatos en el extranjero

Precisamente, mientras los medios, en su gran mayoría, informaban (con tantas omisiones, “desinformación” sería el término más apropiado, realmente) sobre el levantamiento de sanciones a Irán, se cumplía un año del fallecimiento en extrañas circunstancias del fiscal argentino Alberto Nisman.
 
Alberto Nisman
 
 
Varios medios cubrieron este trágico aniversario. Pero, muy pocos, o ninguno, tendieron los lazos evidentes entre uno y otro punto. Irán y AMIA…
 
La Unidad de Investigación de la Oficina del Fiscal General redactó un informe – firmado por el Fiscal General Alberto Nisman, el Fiscal de Distrito Marcelo Martínez Burgos y el Secretario General de la Oficina del Fiscal General, Hernán Longo -, fechada el 25 de octubre de 2006 en el que señalaba que el atentado contra la sede de la AMIA fue llevado a cabo por la organización terrorista libanesa Hezbollah por orden de las más altas autoridades del gobierno iraní, y con el apoyo local de diplomáticos iraníes que estaban acreditados en la Argentina. Este hecho no excluye la posibilidad de que otras personas estuviesen involucradas en el atentado.
 
Atentado contra la AMIA
 

Además, en 2013, y según informaba el diario argentino Infobae:

“…el fiscal General de la causa AMIA Alberto Nisman, acusóaquí un sumario del informe - al régimen iraní de haber armado una red terrorista en Sudamérica tendiente a cometer atentados en diversos países de la región.

Según las pruebas con que cuenta Nisman, Irán infiltró agentes de inteligencia en Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia, Guyana, Trinidad y Tobago y Surinam, llamadas en la causa ‘estaciones de espionaje' que operarían en esos países bajo órdenes del gobierno iraní.

[…]

Las pruebas que presentó Nisman indicarían que el país más ‘infiltrado' por Irán es Guyana, en cuyo territorio operó Abdul Kadir, ex parlamentario, ex Alcalde de la Ciudad de Linden... Hoy, Kadir purga una condena de prisión perpetua por el frustrado atentado contra el aeropuerto norteamericano J.F. Kennedy, de Nueva York”.
 
 
Los fiscales de la Unidad de Investigación de la Oficina del Fiscal General  analizaron, para sostener su afirmación, varios casos que muestran similitudes y paralelismos entre los eventos acaecidos. Entre ellos:

- El asesinato de Kazem Radjavi; el asesinato de Chapour Bakthiar;

- El caso Mykonos, en Berlín (el 17 de septiembre de 1992 el Dr. Sadegh Sharafkandi, secretario del partido Democrático Iraní del Kurdistán, y tres de sus colegas, fueron baleados con una ametralladora en el restaurante Mykonos de Berlín. La Corte Regional Superior de Berlin proveyó una precisa descripción de las relaciones existentes entre Hezbollah y el gobierno iraní y concluyó que las más altas autoridades iraníes eran los máximos responsables por el ataque);

- El atentado con bomba contra el vuelo de Alas Chiricanas sobre Panamá que le costó la vida a 21 personas (el ataque ocurrió el día siguiente al atentado contra la AMIA y, como en éste, en el mismo comunicado, un grupo que se autodenominaba Ansar Allah se atribuyó la autoría del ataque. Este grupo, aclaran los fiscales, resultó ser inexistente, y de hecho, era un nombre inventado por Hezbollah para atribuirse la responsabilidad de sus ataques fuera de la zona de combate);

- El ataque en la Franja de Gaza (un terrorista suicida que conducía un camión cargado de explosivos embistió contra un autobús en el que, entre otros, viajaba Alisa Flatow, cuyo padre interpuso una demanda civil en la corte del Distrito de Columbia contra la República de Irán, el Ministerio de Inteligencia de ese país, el Ayatolá Alí Khamenei, Ali Akbar Hashemi-Rafsandjani y Ali Fallahijan. La corte estadounidense aceptó como probado que Irán patrocina actividades terroristas);

- El atentado con bomba contra las torres Khobar, en Arabia Saudita (el 25 de junio de 1996, le costó la vida a 19 soldados estadounidenses y dejó un saldo de 384 heridos).
 
 
 
 
“Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia” (Honoré de Balzac)

En su edición del 25 de marzo de 2015 El País publicaba un artículo de opinión en el que se señalaba:

“Ahora, de repente, Irán nos tiene que parecer un país honesto, amigable, con el que iniciar un trato tú a tú, una especie de noviazgo. ¿Qué ha cambiado, en Irán? Todo el mundo sabe que nada. Tan solo el nuevo presidente, el clérigo Rohaní, usa un lenguaje menos áspero, menos violento que su antecesor. Pero las amenazas de destrucción a Israel no se han retirado. Ni se ha retirado la política represora contra su propia población. Ni que decir tiene contra las mujeres, la oposición, los artistas, los intelectuales, los homosexuales y tantos otros ciudadanos que carecen de todo derecho. Por razones geopolíticas –o de economía– Estados Unidos ha optado por negociar sobre un aspecto de enorme peligro para el mundo: el potencial nuclear”.

En Irán no ha cambiado nada. A lo sumo, los medio, más pragmáticos, para perseguir los fines de siempre.

Donde parece haber habido un cambio, es en la mayoría de la prensa en español (y de los gobiernos europeos, y de Estados Unidos): los ojos que veían, ahora han decidido no ver.

Así, entre las omisiones mediáticas, los gobiernos europeos se lanzan a seducir a los capitales iraníes (sin importar su participación en la guerra siria, ni los derechos humanos en su país, ni que la justicia argentina reclame a varios de sus líderes para poder iniciar el juicio por el atentado que asesinó a 85 civiles en Buenos Aires). La “moral” se practica con un fiel trucado y una balanza coja.

Ya lo decía Quevedo:

“Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero
.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009