ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Incitación al odio: doble rasero e hipocresía
por Marcelo Wio
15 de Enero de 2015

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
Los recientes atentados islamistas perpetrados en París han llevado a gobiernos – y a sus órganos de seguridad – a plantearse, o replantearse, la manera de luchar contra dicho terrorismo.

Una de los puntos que se evidenció rápidamente es la incitación – y el adoctrinamiento yihadista - a través de diversas vías de comunicación.

Es decir, muchos de los gobiernos que ignoran o subestiman la incitación (y glorificación) al odio y la violencia que se hace desde el liderazgo palestino, identifican y reconocen que la incitación es un elemento fundamental en la radicalización que conduce a la ejecución de actos terroristas.

Los medios de comunicación en español (especialmente los españoles, que son los que marcan la tendencia informativa en el mundo hispanoparlante), siguiendo – o no – estas tendencias “gubernamentales” (por llamarlas de alguna manera), tratan este fenómeno (el de la incitación) de manera distinta según quién sea el objeto del odio instigado.

Por ejemplo, el 12 de enero de 2015 el diario español El Periódico señalaba que:

“En la reunión de París se definió el asunto como una lucha sin cuartel contra ‘la radicalización en internet' y afrontar reformas legales que permita la erradicación del ‘adiestramiento pasivo', para prevenir los llamados ‘lobos solitarios'”.
 

Recordemos brevemente lo que ya apuntaba ReVista:

“Los palestinos han subido un video instructivo a internet que muestra a los posibles atacantes las formas más letales de apuñalar a alguien.

El video del tipo ‘paso a paso', titulado ‘Cómo to apuñalar correctamente', circuló en YouTube y sus links fueron compartidos con los grupos de Facebook y Twitter de las organizaciones palestinas y activistas en Jerusalén Este, informó el sitio de noticias en hebreo NRG el sábado”, publicaba el diario Times of Israel el 28 de diciembre de 2014.

El mismo día, el Jerusalem Post, indicaba que dicho video fue producido, aparentemente, por “simpatizantes afiliados a Hamas”.

 
“Radicalización en internet”, “adiestramiento pasivo” y “lobos solitarios” (que, así, no son tan “solitarios”)… Lo que en una geografía y con unas víctimas está tan claro, en la geografía israelí es nebuloso....Vaya.

El medio español, en tanto, continuaba diciendo que:

“Es un intento para evitar que la descentralización de los movimientos yihadistas (que se organizan en células independientes sin estructuras jerárquicas centralizadas claras) lleve a una situación imprevisible de comandos autónomos que definen los objetivos por su cuenta.

La reunión los ministros de Interior de los países europeos de este fin de semana deja el regusto de que está en cartera la revisión de los controles de los contenidos en internet a través especialmente de los grandes motores de búsqueda y de redes sociales como Facebook. ‘Internet debe ser un espacio de diversidad pero respetando la ley, contra todas las manifestaciones de odio y racismo y que intentan seducir mediante la propaganda para crear nuevos terroristas, contra contenidos que hagan apología del terrorismo o llamen a la violencia o al odio' explicó [ministro de Interior español, Jorge] Fernández Díaz a EFE”.

La televisión pública de Euskadi (País Vasco) indicaba:

“El ministro ha explicado que esa medida ‘tiene como objetivo elaborar una 'contranarrativa' frente al relato yihadista, que a través de Internet intenta incitar al odio, a la comisión de delitos y a la captación, reclutamiento, adoctrinamiento, financiación y logística de las organizaciones terroristas yihadistas'".

Pero incluso con anterioridad (11 de octubre de 2014) al atentado de París – a fin de cuentas, Londres (2005) y Madrid (2004), por poner dos ejemplos, ya padecieron el terrorismo integrista islámico -, el diario español ABC publicaba que:

“… los responsables [del Ministerio de ] Interior tuvieron una cena de trabajo organizada por la comisaria de Asuntos de Interior en la Comisión Europea, Cecilia Malmström, y la presidencia italiana del Consejo Europeo, a la que, por primera, vez han asistido los directivos de las principales compañías de Internet como Microsoft, Google, Facebook y Twiiter, entre otros. Los participantes abordaron el fenómeno del yihadismo en la Red así como las vías de cooperación que permitan eliminar el contenido radical y terrorista de las plataformas sociales”.

Es más, según informaba el diario El País el 20 de septiembre de 2013:

“Penas más duras y otras nuevas; extensión de la libertad vigilada postcárcel; persecución de la ‘incitación' en Internet al desorden público; mayor castigo a los delitos sexuales y la multirreincidencia... El Consejo de Ministros aprobó este viernes definitivamente el proyecto de nuevo Código Penal [español]…

[…]

El proyecto aumenta la persecución de la discriminación, la humillación y la incitación al odio contra minorías, etnias o grupos ideológicos. Suben las penas ya existentes y se castigan supuestos nuevos, como la difusión por Internet de escritos que inciten al odio con motivos racistas o xenófobos”.

Es decir, el tema de la incitación al odio y la violencia (y sus consecuencias) era y es bien conocido…

Y, habiéndonos referido a los atentados en Londres, es interesante señalar que, según apuntaba Rogelio Alonso Pascual (Procesos de Radicalización y Reclutamiento en las Redes de Terrorismo Yihadista):

“Abu Hamza-al Masri, imán de la mezquita de Finsbury Park en el norte de Londres, quien a comienzos de 2006 fue condenado a siete años de cárcel por su incitación al odio y por la difusión de postulados radicales frecuentemente utilizados por el yihadismo como justificación de la violencia”.
 
 
La incitación que no es incitación (la palestina)
 

La incitación al odio y la violencia – junto a la glorificación del terrorismo – llevada a cabo por parte del liderazgo palestino (sus funcionarios, medios de comunicación y organizaciones) rara vez – por no decir nunca – es mencionada por los medios de comunicación que sí cubren el mismo hecho cuando sus gobiernos, o gobiernos europeos, la señalan como elemento causal del – y por ende, primordial para combatir al - terrorismo yihadista.

Imagínese por un momento que en los siguiente ejemplos, quienes incitan, amenazan y glorifican (a los asesinos) no son palestinos, sino líderes de otra extracción (y los terroristas realizan sus acciones en nombre de otra “causa”, de otra “justificación”); e imagínese que las víctimas de los atentados o los destinatarios del odio, no son ni israelíes ni judíos.

Imagínelo por un instante… Y piense cómo actuarían los gobiernos europeos y cómo informarían los medios de comunicación…

El 14 de diciembre la televisión libanesa emitió una entrevista a Tawfiq Tirawi, miembro del Comité Central de Fatah – liderado por Mahmoud Abbas -, en la que enfatizaba, según indicó la organización Palestinian Media Watch, que “Haifa, Acre y Nazaret [ciudades israelíes, dentro de las líneas de armisticio de 1949 – las mal llamadas “fronteras” de 1967] son palestinas”.

Dos días después de estas declaraciones, Mahmoud Al-Habbash, asesor de Abbas, afirmó que toda “Palestina retornará” a los palestinos a través de la “resistencia”.

El propio Abbas declaró (palabras emitidas 19 veces por la televisión de la Autoridad Palestina entre el 17 y el 19 de octubre) que:

“Hay personas realizando el 'Ribat' (conflicto religioso / guerra sobre tierra que ser reclama como islámica). Todos debemos llevar a cabo el 'Ribat' en Al-Aqsa [mezquita]. No es suficiente decir: 'los colonos han llegado [a la mezquita]'. Han venido, y no deben venir al Santuario (es decir, Monte del templo). Tenemos que evitar, de cualquier modo, que entren en el santuario. Este es nuestro Santuario...”.

De “cualquier modo...”, o… ¿vía libre?

Siga imaginando, no me deje solo en este ejercicio, por favor…

Según publicó el Times of Israel el 11 de noviembre, Mahmoud Abbas declaró:

“No dejaremos a los ‘extremistas' israelíes ‘contaminar' Monte del Templo”

¿Qué se suele hacer con la “contaminación” (Contaminar: Alterar nocivamente la pureza o las condiciones normales de una cosa o un medio); con los “contaminantes”? Se intenta “acabar” con los mismos, ¿no es cierto?

El 13 de noviembre de 2014, apareció en el diario bisemanal La Ciudad Capital, que se distribuye con el diario oficial de la Autoridad Palestina, el Al-Hayat Al-Jadida, una viñeta que retrataba al rabino Yehuda Glick como una serpiente. Al terrorista Mutaz Hijazi, que intentó asesinar al rabino Glick el 29 de octubre de 2014, se lo ve tratando de estrangular al rabino Glick mientras dice: “¡Me vuelves loco!”

 
A: Bueno..., pero Abbas es moderado… ¿No?
 
B: Juzgue usted.
 

Durante una entrevista en la televisión oficial de la Autoridad Palestina, emitida el 24 de octubre de 2011, Abbas dijo:

Hamas secuestró a un soldado [Gilad Shalit; de territorio israelí] y logró mantenerlo con vida durante cinco años – eso es algo bueno”.

 
A: Un lapsus…

B: Juzgue usted.

 
En el transcurso de una entrevista en la televisión oficial de la Autoridad Palestina, en febrero de 2005, el presidente de la AP, Mahmoud Abbas – cuyo mandato expiró en enero de 2009 y a día de hoy no ha convocado a nuevas elecciones -, dijo:

“Exijo [la liberación de] presos porque son seres humanos que hicieron lo que nosotros, nosotros, les ordenamos que hicieran. Nosotros, la Autoridad. No se deberían ser castigados mientras nos sentamos en una mesa de negociación. Esto es la guerra. Uno (Israel) ordenó a un soldado que matara, y yo ordené que mi hijo, hermano, u otros, realizaran el deber de la resistencia… Esta persona mató y la otra persona mató. Entonces, ¿por qué dicen que las manos de esta persona están manchadas con sangre, y que debe permanecer en prisión?”

 
B: Es decir, que Abbas envió a personas a matar, a asesinar…
 
A: Hace mucho de eso…
 

En diciembre de 2013, cuando Israel excarceló a 26 terroristas y asesinos palestinos, durante su discursoen un evento de la Autoridad Palestina para celebrar dicha excarcelación, Abbas les dio la bienvenida a los terroristas diciendo:

“[La liberación de nuestros presos] es un día de alegría para nuestra nación, para nuestro pueblo, para nuestros heroicos prisioneros… Habrá más grupos de héroes que retornaran a nosotros… Ellos [los israelíes] pospusieron 24 horas la liberación de estos héroes…nos congratulamos y los congratulamos por la [liberación] de estos héroes”.

 
A: Ejem… Creo que mejor me voy a callar un ratito…

B: Igualmente, sigo – pero no lo agobio con más ejemplos -, porque esas a esas palabras no se las lleva el viento, sino que imponen trágicos destinos; el más siniestro, la muerte.

 
The Tower (febrero de 2014) apuntaba:

“La propaganda anti-israelí es distribuida por altos funcionarios palestinos en sitios oficiales de AP, en medios de comunicación patrocinados por la AP y en su sistema educativo. Estudios han demostrado que los libros de texto palestinos aprobados por el gobierno, explícitamente deslegitiman y demonizan a Israel y llaman a la violencia contra los israelíes. La venenosa atmósfera anti-israelí que los líderes palestinos han trabajado muy duro para cultivar ha fomentado y alentado actos de odio y violencia contra israelíes. Más allá de la incitación, la participación en los más altos niveles bien podría significar que los líderes palestinos también son culpables de conspiración para cometer genocidio”.

Por su parte, Alan Baker, Director del Instituto de Asuntos Contemporáneos del Jerusalem Center for Public Affairs, el ex Asesor Jurídico de Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel y ex Embajador de Israel ante Canadá, dice (Palestinian Incitement as a Violation of International Legal Norms) que:

“Trágicamente, el adoctrinamiento extremo anti-israelí y anti-semita, se encuentra de forma tan omnipresente en todos los niveles de la sociedad Palestina que ha llevado, inevitablemente , a la violencia y al terror, y sirve para socavar cualquier esperanza de alcanzar relaciones pacíficas entre los dos pueblos.”

En tanto que Albin Eser, Director Emérito y Profesor Emérito de Derecho Penal y de Derecho Penal Comparado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Freiburg, sostiene (The law of incitement and the use of speech to incite others to commit criminal acts: German law in comparative perspective) que la incitación pública está penalizada debido a su “especial peligrosidad asociada con la incitación de un grupo indeterminado de personas”. La incitación es particularmente peligrosa ya que “cuanto más tiempo lleva en la esfera social y entre el público en general”, más “conduce a una… disminución del control de la palabra hablada y escrita”. Una vez que se han diseminado entre el público, las palabras de odio e incitación tienden a propagarse rápidamente y a ser imposibles de controlar.

Y Jean-François Gaudreault-DesBiens, Profesor Asistente en la Facultad de Derecho e Instituto de Derecho Comparativo de la Universidad Mc Gill, escribe (From Sisyphus's Dilemma to Sisyphu's Duty? A Meditation on the Regulation of Hate Propaganda in Relation to Hate Crimes and Genocide), explicaba que “el discurso del odio, o la propaganda del odio, como prefiero llamarla, está arraigada en un sistema en el que la degradación social del Otro juega un papel central en el discurso político. De hecho, la propaganda del odio contribuye en sí misma a crear un imaginario del Otro. Deshumanizado y despersonalizado, representado como una amenaza y como un enemigo potencial, el Otro, en efecto, es probable que se convierta en el enemigo para aquellos influenciados por dicha propaganda”.

Dicho esto, vuelvo a los ejemplos… Sí, lo siento, pero quizás así se comprenda mejor la significación (por su efecto) de las palabras que dicen: “Odia; y acaba con lo que odias”.

El 1 de mayo de 2013, en el canal de televisión libanés Al-Mayadeen, y tal como lo recogió el Washington Times, Jibril Rajoub, Secretario General Adjunto del Comité Central de Fatah, opinó que se llevaban a cabo negociaciones paz por el único hecho de que los palestinos carecen de poderío militar, y declaró:

Juro, que si tuviéramos una bomba nuclear, la habríamos utilizado esta misma mañana”.

¿Es esto una amenaza de genocidio?

 
A: ¿Eso dijo?

B: Sí…

A: Uffff…
 

Prosigo. El 8 de julio de 2013, la organización Palestinian Media Watch, reproducía un vídeo de dos hermanas recitando un "poema" que demoniza a los judíos:

“Ustedes, que asesinaron a los profetas piadosos de Alá [los judíos en la tradición islámica]

O, ustedes, que se criaron en sangre derramada

Ustedes han sido condenados a la humillación y a la penuria

O, hijos de Sión, o, los más malvados entre las creaciones

O, monos bárbaros, cerdos miserables”.

El "poema" también enseñaba que Jerusalén no es para los judíos porque:

Jerusalén vomita vuestra impureza

Porque Jerusalén - ustedes, impuros - es piadosa e inmaculada

Y Jerusalén, ustedes que son basura, es limpia y pura”.

 
A: …

B: ¿No me dice nada?

A: ¿Qué quiere que le diga?

 
La televisión de la Autoridad Palestina también tiene una idea, en formato de canción, que viene repitiendo desde 2011:

“… [utilizando] el rifle, impondremos nuestra nueva vida”.

La versión que se emitió recientemente es la de una actuación durante un evento de Fatah en 2011 frente a los altos funcionarios de Fatah y la Autoridad Palestina, incluido su presidente, Mahmoud Abbas. Otras versiones incluyen imágenes de terroristas entrenando.

Mientas que sólo dos días después de que la ONU mejorara el estatus palestino ante ese organismo, según informó Shragai el 18 de enero de 2013, una canción fue emitida en la radio palestina. La misma elogiaba los ataques terroristas suicidas contra israelíes, y los describía como actos islámicos dignos de alabanza:

Nosotros somos las bombas, O pueblo… Las cabezas de los enemigos son cortadas. ... No seas una madre triste; no llores por mi carne desgarrada... Hombres valientes están llamando a desafiar a la muerte. Alabamos (a Alá) y fuimos al martirio. Nos pusimos los cinturones de explosivos y depositamos nuestra confianza en Alá... Adelante, hombres, a los caminos de la fama.”

Son ejemplos suficientes – no se preocupe (¡o sí!), hay más; muchos más – para demostrar que existe una incitación al odio y una glorificación de la violencia sistemáticas por parte del liderazgo palestino.

Pero quizás surja una “duda”: ¿El terrorismo es tal dependiendo de sus víctimas o de los métodos que utiliza y los fines que persigue?

Al menos, eso parecen creer varios medios de comunicación (y gobiernos).
 
 
 
Terrorismo
 

Un artículo publicado por el Real Instituto Elcano (2007) manifestaba:

“El terrorismo es un tipo de violencia social practicado por individuos que tras acometer procesos de radicalización toman la decisión de perpetrar acciones violentas justificadas en función de diversos factores”.

Por su parte, Ernesto Garzón Valdés filósofo argentino, que ha sido profesor de filosofía del derecho de universidades de Argentina y Alemania, decía que:

… cuando quien combate por la libertad de su pueblo utiliza el método terrorista, convierte una causa cuya legitimidad podría ser objeto de evaluación moral positiva en una empresa inexcusable. Dado que el terrorismo es un método de ejercicio de la violencia, toda persona o grupo de personas que lo utilice se transforma en terrorista, ocasional o permanente, en el respectivo ámbito de su actuación”.

“… es importante subrayar que el terrorismo es un método o un modo de comportamiento. Consiste precisamente en la realización de un acto o una actividad cuyo resultado intencionado es la creación de un estado psicológico de temor generalizado”.

Y aclaraba que la eventual plausibilidad de sus actos, al igual que el éxito o fracaso en la obtención de los objetivos perseguidos, no altera en absoluto el carácter terrorista del comportamiento en cuestión. Pero que sí son relevantes en la medida en que el método terrorista es utilizado justamente como medio para lograrlos. Además, “el acto o la actividad terrorista cumplen una función instrumental con respecto a esos objetivos que, a su vez, son invocados para explicar o hasta justificar el terrorismo… De acuerdo con esta definición, terrorista es toda persona o institución que recurre a este método”.

 
A: ¿Terminó?

B: Por ahora, sí.

A: Menos mal… Es usted muy cansino…

B: Qué se le va a hacer…
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009