ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
France 2 versus Philippe Karsenty: La apelación
por Ricki Hollander
21 de Mayo de 2008

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
  
 
12 de septiembre de 2007
                                                  
                                        Estampilla tunecina de Mohammed Al Dura
 
La imagen de Mohammed Al Dura, un niño palestino de 12 años, que está agazapado con terror detrás de su padre cuando supuestamente se convierte en la víctima fatal de balas israelíes, se ha vuelto un ícono del “martirio” palestino, incitando el odio y la violencia árabe contra Israel. Pero la controversia acerca de la autenticidad del evento y su transmisión original por la Televisión Pública Francesa continúa cocinándose a fuego lento.

El 19 de septiembre de 2007, un años después del juicio original de France 2 versus Philippe Karsenty, finalmente se verá en la corte la apelación de Karsenty. En el juicio original participaron los demandantes Charles Enderlin, corresponsal de France 2 en el Medio Oriente, y Arlette Chabot, directora de noticias de France 2, quienes incriminaban al acusado Philippe Karsenty, fundador del organismo de control de los medios de comunicación en línea, Media Ratings, por difamar su honor y reputación al escribir un artículo (publicado en su sitio web) que sugería que la transmisión de noticias de France 2 acerca de la muerte de Mohammed Al Durah era fraudulenta. (Ver France 2 Rebate Acusaciones con acciones legales)

Philippe Karsenty

La creencia de Karsenty, y de muchas otras personas que vieron la película en crudo, de que France 2 transmitió un montaje escénico se basa en varias fuentes que comprenden una investigación exhaustiva que realizó MENA, la agencia de noticias israelí en idioma francés; un libro escrito por Gerard Huber, psicoanalista y ex corresponsal de MENA, titulado “Contre-expertise d'une mise en scene” (Revaluación de un evento escenificado), el cual plantea evidencias que sugieren que esta escena fue un montaje, y también los informes de algunos periodistas que han visto la película en bruto de la escena, que France 2 ha rehusado tenazmente hacer pública. Según estos periodistas, la película en bruto contradice directamente la descripción que dio el corresponsal del Medio Oriente, Charles Enderlin. En lugar de mostrar la angustia de la agonía de Mohammed Al Dura, el niño de 12 años, como indica la declaración de Enderlin, y que supuestamente fue la base de su reporte, la película no tiene nada que ver con Al Dura, sino que muestra palestinos que simulan ser baleados y que luego aparecen repentinamente para repetir de nuevo la misma escena. (Ver ANTECEDENTES: Mohammed Al Dura) Richard Landes, un historiador de la Universidad de Boston quien llegó a creer que toda la escena de Al Dura era un engaño, dedica un blog, Establos de Augias, y un sitio web, El segundo borrador, a la manipulación de los medios de comunicación y específicamente al caso de Al Dura. Landes ha producido tres películas: Pallywood, El nacimiento de un ícono, e Ícono de odio, que presentan evidencia que muestra que la escena de Al Dura fue un montaje. (Ver Segundo borrador: Películas)

Charles Enderlin

Además, otros periodistas, que incluyen a la cineasta de documentales alemana, Esther Shapira, y al corresponsal del Atlantic Monthly, James Fallows, aunque evitan atribuir la muerte de Al Dura a un engaño, sostienen que la transmisión que hizo Charles Enderlin de la muerte de Al Dura era inexacta y desorientadora. Por ejemplo, Fallows expresó su certeza de que no era posible que Al Dura muriera por causa del fuego israelí, contrariamente a lo que aseveró Enderlin. (Ver Mohammed Al Durah: Anatomía del escándalo de un medio de comunicación francés) Fallows escribió:

Ahora perece que el niño no pudo morir en la forma que reportaron la mayoría de los medios de comunicación del mundo y que todo el mundo musulmán cree fervientemente. Sin importar lo que le haya sucedido, el niño no fue baleado por los soldados israelíes, quienes se sabe que participaban en sus entrenamientos diarios… Probablemente la verdad acerca de este caso nunca se determinará.

Pero en Francia, aparentemente los medios de comunicación creen que este caso está por encima de toda duda. En lugar de difundir públicamente la película en crudo del evento de Al Dura y disculparse por llevar al público a conclusiones erróneas que implican que el niño fue baleado por israelíes, Charles Enderlin y France 2 continuamente se niegan a admitir este hecho, disimulándolo con mentiras (Ver El encubrimiento de Al Dura, El asunto de Al Dura: France 2 malinforma sobre un reporte del Congreso de EE. UU., Charles Enderlin: Encubrimiento adicional del asunto de Al Dura, y France 2 rebate acusaciones con acciones legales). Más bien, han entablado acciones legales contra ciudadanos franceses que se han atrevido a acusarlos de deshonestidad y de manipulación de los medios de comunicación.

Palais de Justice (Paris)

Los que asistieron al juicio original contra Karsenty el 14 de septiembre de 2006 quedaron pasmados por la sentencia, que se desviaba de la norma al ir contra las recomendaciones del Procureur de Republique, el fiscal público que representa el pueblo, quien estaba a favor de Karsenty.

Debido a que los demandantes no aparecieron en la corte y no había testigos, el caso del proceso judicial se apoyaba en el testimonio escrito acerca de la buena reputación de Enderlin y del personal de France 2, que incluía una carta escrita por el ex presidente Jacques Chirac en 2004 que daba fe de la integridad de Enderlin.

La defensa de Karsenty incluyó testimonios de: Karsenty mismo, Francis Balle, profesor de medios de comunicación y ex miembro del CSA (consejo regulador de radio y televisión, similar a la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos), Luc Rosenzweig, ex periodista del diario francés Le Monde, uno de los pocos que vieron la película en crudo del evento, Richard Landes y Gerard Huber. Todos coincidieron en que había una amplia evidencia para apoyar el alegato de Karsenty con respecto a que la escena fue un montaje.

Después de escuchar a ambas partes, el Procureur de la Republique, Sandrine Alimi-Uzan, concluyó que Karsenty no estuvo motivado por animosidad personal y que hizo sus acusaciones contra Enderlin de buena fe; además, ofreció evidencia convincente de que sus alegatos, que mancillaban la reputación de Enderlin y de Francia, podrían de hecho ser ciertos. Como periodista, Enderlin tiene la obligación de verificar su información de los eventos. Aunque controversial, el artículo de Karsenty se basaba en una investigación seria y no se debía rechazar a la ligera como lo hizo France 2. La recomendación del Procureur fue que se absolviera a Karsenty. No obstante, la sentencia final de la corte fue a favor de France 2 y Enderlin. Se ordenó a Karsenty a pagar por daños y perjuicios simbólicos. (Ver traducción de la sentencia)

Ahora Karsenty está apelando esta sentencia. Dice que el objetivo de su lucha es que se le permita defender la posición de que el evento de Al Dura fue un montaje. “No le pido al juez que diga ‘sí, fue una falsificación', sino que diga ‘cuando Karsenty dijo que era una falsificación lo dijo de buena fe, tomando en cuenta la información que tenía en aquel momento'”.

Para los estadounidenses resulta extremadamente difícil comprender la falta total de rendición de cuentas de los medios de comunicación y de la libertad de palabra individual en Francia. ¿Por qué la red de televisión pública no es capaz de rendir cuentas al público? ¿Por qué se le permite a France 2 ocultar evidencia (la película en crudo) que podría probar o refutar su culpabilidad? ¿Por qué se le permite al reportero Charles Enderlin transmitir públicamente acusaciones infundadas, y a fin de cuentas falsas, contra Israel mientras que los medios de comunicación franceses y las cortes de justicia amordazan a Karsenty y le impiden hacer un planteamiento con base en evidencia plausible en contra de la historia que se presentó?

Actualización I, 14 de noviembre de 2007: La corte ordena a France 2 a entregar la película en crudo

El 19 de septiembre de 2007, la 11ª Cámara de la Corte de Apelaciones de París vio la apelación del veredicto de Philippe Karsenty. El juez de apelaciones que presidía le solicitó a France 2 que entregara a la corte la película en bruto del incidente. La orden de la corte requiere que France 2 presente la película original de 27 minutos de Abu Rahma antes del 31 de octubre para que se vea en una audiencia pública el 14 de noviembre. El caso se verá de forma completa el 27 de febrero de 2008.

Posiblemente sea un signo perturbador que en una entrevista con el Jerusalem Post, precisamente antes de la audiencia pública, Enderlin de pronto dijo que nunca hubo 27 minutos de película en bruto:

“No sé de dónde vienen estos 27 minutos", dijo. “En definitiva, sólo se filmaron 18 minutos de película en Gaza”.

Aunque Enderlin ha olvidado convenientemente de dónde salieron los 27 minutos, su camarógrafo, en quien dijo tener “plena confianza”, testificó en el Centro Palestino de Derechos Humanos que “dedicó aproximadamente 27 minutos a fotografiar el incidente que aconteció por 45 minutos”. Y los tres periodistas franceses que invitó France 2 para ver la película: Luc Rosenzweig, Denis Jeambar y Daniel Leconte, reportaron que “en los 24 minutos de película que precedían a la grabación de Al Dura, jóvenes palestinos actúan para las cámaras de televisión. Estos caen, y cuando piensan que no hay nadie cerca se levantan”. (Ver Anatomía del escándalo de un medio de comunicación francés de CAMERA)

En la corte se mostraron sólo 18 minutos de película, ninguno de los cuales demostró que Al Dura había muerto. Hay una secuencia grabada mínima de los Al Dura, y el niño todavía está vivo al final de la grabación. Richard Landes, quien anteriormente vio más de 20 minutos de la película en bruto en la oficina de Enderlin, dijo que se cortaron dos escenas que mostraban un montaje escénico obvio. La película contradice las declaraciones de Abu Rahma que indican que había filmado 27 minutos en los que el ejército israelí disparaba a Al Dura, y las de Enderlin con respecto a que gran parte de la película que no se mostró consistía en la “angustia de la agonía” del niño. EnEEn realidad, el niño todavía está evidentemente vivo al final de la grabación. La audiencia parece escéptica con respecto a toda la película.

Actualización II, 21 de mayo de 2008: La corte falla a favor de Philippe Karsenty

Philippe Karsenty ha ganado su apelación para anular el fallo del tribunal de primera instancia, que lo encontró culpable de difamar a France 2 y a Charles Enderlin. La sentencia del tribunal de primera instancia, que encontró a Karsenty culpable de difamar a France 2 y a Charles Enderlin se revocó con la conclusión de que “Philippe Karsenty ejerció su derecho de crítica en buena fe; y que al hacerlo no excedió los límites de la libertad de expresión". La sentencia citó “las respuestas contradictorias que dio Charles Enderlin a preguntas relacionadas con la edición de la película, “las inconsistencias inexplicables de las imágenes visibles”, y las “respuestas contradictorias del [camarógrafo Talal Abu Rahma] sobre el tema de la secuencia de las escenas y las condiciones bajo las cuales se filmaron”.

Actualización III, junio-julio de 2008: Repercusiones

Cientos de peridistas franceses, amigos y colegas de Enderlin, junto con varias “personalidades” francesas y lectores de Internet, enviaron una petición de apoyo a Charles Enderlin en el sitio web del Nouvel Observateur, una revista semanal. En esta petición caracterizaron a Enderlin como la víctima de “una campaña obstinada y odiosa para empañar [su] dignidad profesional”. Según decía la petición, estaban sorprendidos de que la corte le “otorgara la misma credibilidad a un periodista conocido por su seriedad y trabajo riguroso, quien algunas veces practicaba su profesión bajo condiciones difíciles, que a sus detractores, quienes se dedican a una campaña de negación y descrédito, ignoran las realidades del terreno y no tienen experiencia reportando desde una zona de conflicto”.

Pero varios periodistas franceses rompieron filas con los signatarios del la petición, condenaron la petición y pidieron una investigación. Entre estos estaban el columnista Ivan Riofoul del Le Figaro y Elie Barnavi, un historiador y ex embajador israelí en Francia.

El Consejo de Representantes de Instituciones Judías de Francia (CRIF) sostuvo una conferencia de prensa, que instaba al presidente francés Nicolas Sarkozy a establecer una comisión investigadora independiente sobre el caso Al Dura. Sin embargo, la propuesta de CRIF de una comisión “independiente” incluye a France 2 así como al mismo CRIF.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009