ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Escribe Jeff Jacoby: En la ONU, la hostigación a Israel continúa.
por Jeff Jacoby
30 de Noviembre de 2008

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel d'Escoto Brockmann de Nicaragua, denunció la semana pasada las políticas de cierta nación del Medio Oriente. Dijo que estas políticas son “tan similares al apartheid de antaño, que el mundo se debería unir contra ellas”, para exigir que se ponga “fin a este abuso masivo de los derechos humanos” y aislar a la nación que comete estas vejaciones, de la misma manera en que se aisló anteriormente a Sudáfrica: con una “campaña (disciplinadora) que comprende boicot, desinversión y sanciones”.
 

Una "campaña de boicot, desinversión y sanciones":

Presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel d'Escoto Brockmann,
24 de noviembre de 2008

¿De cuál país estaba hablando?

¿Hablaba de Arabia Saudita, donde las instalaciones públicas se segregan de acuerdo al sexo y donde un sistema general de apartheid con respecto al género niega a las mujeres el derecho de conducir vehículos, vestirse según su elección, casarse y divorciarse libremente, votar, aparecer en público sin un “guardián” masculino, o dar un testimonio en la misma forma que lo hacen los hombres?

¿Hablaba de Jordania, donde la ley concerniente a la nacionalidad explícitamente impide a los judíos optar por la ciudadanía y donde por décadas la venta de tierra a un judío no sólo era ilegal sino que además se castigaba con la pena de muerte?

¿Hablaba de Irán, donde la homosexualidad es un delito capital (al menos 200 iraníes fueron ejecutados el año pasado), y cuyo presidente, Mahmoud Ahmadinejad, afirmó en la Universidad de Columbia que en Irán no había homosexuales?

¿Hablaba de Sudán, donde milicias árabes apoyadas por el régimen islámico en Jartum han secuestrado y vendido como esclavos a decenas de miles de africanos negros en la región sureña del país, la mayoría de ellos cristianos o animistas?

D'Escoto Brockmann no hablaba de ninguno de estos países. El presidente de la Asamblea General, un sacerdote radical de Maryknoll, que sirvió como ministro de relaciones exteriores de Nicaragua durante el régimen sandinista en los años 1980, no se refería a ninguna de las autocracias y dictaduras musulmanas del Medio Oriente, que casi en su totalidad discriminan las minorías étnicas y religiosas. Se refería al estado judío de Israel, la única democracia de la región y la única que garantiza la igualdad legal de todos sus ciudadanos, un quinto de los cuales son árabes musulmanes y cristianos.

El llamado que hizo d'Escoto para que Israel sea rechazado como un paria y sofocado económicamente llegó en el Día de Solidaridad de la ONU con el Pueblo Palestino, una ocasión anual dedicada a lamentar el renacimiento de la soberanía judía en el siglo XX, a censurar el movimiento de liberación nacional: el sionismo, que hizo posible este renacimiento, y a abogar por la causa de los árabes palestinos. El evento tiene lugar alrededor del 29 de noviembre, el aniversario de la votación de 1947 de la ONU para dividir a Palestina en dos estados, uno judío y uno árabe. Se dan discursos apasionados en los que se enumeran y condenan los pecados de Israel, y se lamenta la falta de un estado para los palestinos. No se menciona el hecho de que los árabes palestinos tendrían su estado desde hace 60 años si la Liga Árabe no hubiera rechazado la decisión de la ONU, eligiendo en su lugar declarar la guerra al estado judío.

Al igual que gran parte de lo que sucede en la ONU, la obsesión con demonizar a Israel y ensalzar a los palestinos resulta grotesca y al estilo de Orwell. Más de 1 millón de árabes israelíes gozan de derechos civiles y políticos sin paralelo en el mundo árabe; sin embargo, se acusa a Israel de represión y abuso de los derechos humanos. Gobiernos israelíes consecutivos han apoyado una “solución de dos estados”, no obstante, se castiga a Israel por ser un obstáculo para la paz. La Autoridad Palestina administra la más perversa cultura de odio hacia los judíos desde el Tercer Reich y quiere que todos los judíos sean expulsados de la tierra que reclama para sí; sin embargo, se tilda a Israel de “estado de apartheid”, y se le selecciona para aplicarle censura y ostracismo.

Sin duda alguna, al equiparar a Israel con la época del apartheid en Sudáfrica, la ONU no incurre en anti-racismo sino en anti-semitismo. En los años 1930, los antisemitas más destacados del mundo exigieron un boicot a los negocios judíos. Actualmente exigen un boicot al estado judío.

“Ningún buen alemán todavía le compra a un judío”, anunció el partido nazi de Hitler en marzo de 1933. “El boicot debe ser universal… y debe golpear a los judíos donde son más vulnerables”. Setenta y cinco años después, el presidente de la Asamblea General insta al mundo a estrangular a los 6 millones de judíos con “boicot, desinversión y sanciones”. No hay una diferencia significativa entre los dos casos, o la intención que los subyace.
 

"Golpeen a los judíos donde son más vulnerables":

Josef Goebbels insta a los alemanes a boicotear los negocios de los judíos,
1º de abril de 1933

Cuando la ONU adoptó su detestable “resolución de Sionismo es racismo” en 1975, el embajador de EE. UU., Daniel Patrick Moynihan no se anduvo con rodeos. Moynihan declaró con actitud desafiante “Estados Unidos no reconoce, no acatará, y nunca consentirá este acto infame". ¿Dónde está este tipo de voz de indignación moral actualmente?

(Jeff Jacoby es un columnista para The Boston Globe. Este artículo es una traducción del original.)

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009