ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El País y su deblacle en tres titulares
por Masha Gabriel
26 de Agosto de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

El País es el diario líder en español. Lleva más de cuarenta años brindando información a todos los países hispanohablantes. Perteneciente al Grupo Prisa, el mayor grupo mediático de España, El País se ha ido labrando su prestigio desde el inicio de la andadura democrática en España.

Pero el medio de referencia en español siempre ha tenido un “problema israelí”, hasta el punto que en 2009, 14 congresistas de EEUU enviaron una carta al entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para expresar su preocupación por la publicación sistemática en sus páginas de “artículos y viñetas que transmiten puras calumnias y estereotipos antisemitas”.

De hecho, las páginas de Oriente Medio de El País por lo general dan positivo en el test de las 3D de Nathan Sharansky para detectar el anti-semitismo: Demonización, Doble vara de medir y Deslegitimazación.

Mas, si en el pasado el diario solía buscar un envoltorio de “profesionalidad” para su activismo anti-israelí, hoy sorprende la absoluta falta de filtros profesionales a la hora de abordar a la información.

Pongamos como ejemplo los siguientes titulares. En seis días, tres titulares con errores factuales:

1- La purificación femenina como argumento en la campaña electoral de Israel

(20 de agosto 2019)

Ni el artículo del corresponsal, ni el texto del diario israelí Haaretz en el que se basaba, mencionaban nada de la campaña electoral. ¿Por qué El País decidía titular de esta manera?

2- Muere una adolescente israelí en un atentado con explosivos en un asentamiento de Cisjordania (23 de agosto 2019)

La adolescente no murío en “un asentamiento” sino en un manatial cercano, en Ein Bubin. ¿Por qué El País cambiaba e su titular la localización del atentado terrorista?

3- Dos ataques de Israel en Siria y Líbano disparan la tensión en Oriente Próximo

(26 agosto 2019)

El ataque a Siria está confirmado por Israel, pero hay dudas acerca de los drones en Líbano. Existe la versión de que hayan sido drones iraníes. ¿Por qué El País decide dar veracidad a la versión del grupo terrorista Hezbollah?

Si uno se fija en estos tres errores aparentemente irrelevantes, puede entender muy bien la cobertura acerca de Israel que El País está realizando en los últimos tiempos. En primer lugar, una falta total de rigor periodístico: una indolencia poco digna del medio que pretende ser.

En segundo lugar, estos errores nos muestran la “dirección” ideológica en la que apunta el diario. Leyendo El País, parecería que casi todo lo que sucede en Israel tiene motivaciones “electoralistas”. Aunque no tenga nada que ver. Así, en otra crónica de El País, en un claro ejercicio de frivolidad y doble vara de medir, se podía leer lo siguiente:

“Si en Israel el ataque con drones puede insuflar votos en una campaña electoral en curso, en Líbano puede sembrar el pánico en una coyuntura en la que la economía del país amenaza con colapsar.”

O sea, en el cas de Israel, se ataca para lograr votos (no para evitar un ataque iraní, como especificó el ejército israelí).

Y nada más apetitoso para el ideario colectivo anti-israelí que meter ritos religiosos judíos e intereses electorales juntitos en un titular. El prejuicio está servido.

Por otro lado, tenemos una joven israelí asesinada en un atentado terrorista mientras paseaba junto a su familia por un manantial. Pero esto no sirve al particular encuadre en el que los israelíes no pueden ser meras víctimas. Mas, si añade un término ideológicamente cargado como “asentamiento” a la noticia, de algún modo se sugiere una justificación. En el pecado lleva la penitencia.

Para terminar, y este es un error subyacente en la inmensa mayoría de las informaciones que El País ofrece desde Oriente Medio: se toma por válida una fuente, sin corroborar y sin informar de que existen otras versiones. El País se erige de este modo en mera correa de transmisión de un mensaje determinado. Lamentablemente, en muchísimas ocasiones, como es el caso del titular enumerado, el mensaje que difunden es el de un grupo terrorista.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009