ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El País y lo que calla sobre Lieberman
por Masha Gabriel
31 de Mayo de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

Desde que se supo del nombramiento de Avigdor Lieberman como ministro de defensa, los medios no han escatimado en adjetivos poco generosos: «Ultraderechista» «radical» «fanático». Incluso era tildado de «obstáculo para la paz» (si es que había alguna antes de su llegada) y de «amenaza para la estabilidad regional” (porque la paz y estabilidad reinantes en el paradisíaco Oriente Medio pueden verse seriamente trastocadas).

Su nombramiento parece presagiar grandes males para la zona, en un gabinete israelí más a la derecha que la propia derecha, según los informadores.

LA NOTICIA
Por ello, por esa sensación creada de hecatombe inminente, y a pesar de que ya había respaldado esa idea en anteriores ocasiones, resultaron informativamente destacables las palabras de compromiso de Lieberman con la solución de dos Estados. Es decir que se plegaba a la visión mayoritaria de solucionar el conflicto con los palestinos.

Haciéndose eco de una información de Associated Press, así titulaba su información el New York Times:

Israel's New Defense Minister Backs Two-State Solution (El Nuevo ministro de defensa israelí apoya la solución de dos Estados)

La nota de la agencia norteamericana destacaba que:

“Netanyahu dijo que Israel está "dispuesta a negociar con los estados árabes algunas revisiones a su iniciativa [de paz] para que refleje los dramáticos cambios de la región"[...] que incluiría la "meta de dos Estados para dos pueblos".

Lieberman dijo estar de acuerdo con Netanyahu en que hay algunos elementos "muy positivos" en la iniciativa que podrían lograr un "diálogo serio con todos los vecinos de la región".

Por su parte, el diario israelí Haaretz, medio muy crítico con las políticas de Israel y biblia de todos los corresponsales extranjeros en la región, afirmaba que:

“En su intervención en la Knesset tras la ceremonia, Netanyahu y ​​Lieberman anunciaron su compromiso con la solución de dos Estados y su disposición a negociar con los países árabes sobre la Iniciativa de Paz Árabe.”

Incluso la agencia palestina Maan, nada sospechosa de tener filia alguna hacia los gobernantes israelíes, destacaba la información de la ONU felicitando al flamante ministro de defensa por sus declaraciones:

UN applauds Israeli PM, defense minister for supporting two-state solution (La ONU aplaude al primer ministro israelí y al ministro de defensa por su apoyo a la solución de dos Estados)

La agencia EFE también se hacía eco y mencionaba que

“Después de ser investido en la que se considera la coalición de Gobierno israelí más derechista de su historia, Lieberman respaldó las palabras de su primer ministro y manifestó su apoyo a la solución de los dos Estados”.

EL PAÍS

¿Y qué destacaba el diario español El País?

El extremismo toca techo en Israel con la vuelta al Gobierno de Lieberman

¿Y respecto al apoyo de Lieberman a la solución de dos Estados?

Ni una sola palabra.

8 párrafos en los que no se hace referencia alguna a esas declaraciones, a pesar de haber sido publicado horas después.

Teniendo en cuenta que es el tercer artículo en El País, en diez días, dedicado al cambio de ministro de defensa en Israel, era de suponer que la noticia, por lo novedoso, encontraría un hueco. (Dimite el ministro de Defensa de Israel por la entrada en el Gobierno del ultranacionalista Lieberman 20/05/16 Netanyahu amplía su coalición de Gobierno hacia la ultraderecha 25/05/16)

No obstante toda la información se centra en explicar lo peligroso que es Lieberman e incluso da a entender que está en contra de la solución de dos Estados:

“El regreso de Lieberman al Ejecutivo ha desencadenado reacciones de inquietud. Washington destaca que numerosos ministros israelíes se han manifestado en contra de la solución de los dos Estados para el conflicto palestino”.

 
HEZBOLLAH COMO REFERENTE MORAL
Para subrayar es idea de peligrosidad del personaje, el periodista incluye las declaraciones del líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, al que tilda de “un reconocido radical”.

Pongamos en contexto, ya que El País no lo hace: Hezbollah es un grupo terrorista que tiene en sus manos la sangre de cientos de inocentes alrededor del planeta. Así ha sido reconocido por la Unión Europea (su "ala militar"), por Estados Unidos e incluso por la Liga Árabe, entre otros. El líder de esta organización, que poya además al régimen de Siria en su represión sanguinaria, se convierte en El País en una fuente suficientemente prestigiosa como para juzgar al ministro de defensa de un país democrático.

¿CITA LITERAL?
Como guinda, encontramos una cita dudosa:

“Cuando le preguntaban cómo solucionar el conflicto palestino solía responder: “Como [Vladímir] Putin en Chechenia”.”

Lo más parecido a esas declaraciones de Lieberman que hayamos podido encontrar no hacen referencia al conflicto con los palestinos, sino al enfrentamiento con Hamas en Gaza.

Así lo publicaba Haaretz en el año 2010 :

"Hamas es exactamente igual que los terroristas chechenos, y [el jefe de Hamas, Khaled] Meshal es exactamente como el líder checheno Shamil Basayev", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado .

Por su parte, así se explicaba el mismo Lieberman en una entrevista con el diario alemán Der Spiegel:

“SPIEGEL: Usted dijo que el ejército israelí debería arrasar la Franja de Gaza y aplicar los mismos métodos que las fuerzas rusas en Chechenia están utilizando . [...]

Lieberman : Dije que no tiene sentido para Israel lanzar una operación en Gaza, si no tenemos aliados allí. Los estadounidenses, por ejemplo, no tienen aliados en Irak, y Rusia sólo consiguió establecer el orden en Chechenia después de que se apoyara en el clan local Kadyrov.”

Gaza no es “el conflicto palestino”, para el que Lieberman parece aplicar la idea de los dos Estados. Hamás no es la Autoridad Palestina. Y la realidad es más rica y compleja de lo que el diario contó.

Informar no debería consistir en apoyar o en criticar a un político, sino en llevar los hechos a los lectores. Ellos ya juzgarán.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009