ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El Mundo: “medios judíos”, “lobby pro-israelí”, y un BDS sin cara ni grupos organizados de presión
por Marcelo Wio
16 de Agosto de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
Al abordar la noticia sobre un ayuntamiento – generalmente pequeño – español que vota a favor del boicot a Israel, se menciona la reacción de grupos afines a Israel, de comunidades judías, y las iniciativas legales; pero nunca qué hay detrás de tales votaciones: la presión del movimiento BDS. Tal como señaláramos en un blog del 12 de agosto de 2016, y que ampliaremos aquí, el diario español El Mundo no escapaba de tales lugares comunes – casi una plantilla para tales crónicas -. Tal es así, que ya desde su titular, erraba: “Israel 'declara la guerra' a un pueblo de Ibiza”

Israel no le declaró la “guerra” a nadie. El estado de Israel no ha intervenido en el asunto. El titular es, por tanto, falso. Pero ya predispone al lector a tomar un rumbo interpretativo de lo que sigue a continuación.

Por ejemplo:

“... medios de comunicación judíos, como The Jerusalem Post, uno de los diarios más influyentes de Israel...”

El Jerusalem Post es un diario israelí en el que escribe gente de diversas religiones – así, como seguramente, ateos y agnósticos -.

¿Acaso “El Mundo es uno de los medios católicos de los más influyentes de España” – puesto que ésta es la religión mayoritaria, y con privilegios como la exención impositiva – es una aseveración verdadera? ¿Lo es “The Guardian, diario anglicano, es uno de los más importantes de Inglaterra”? Evidentemente, no. Pues la del Jerusalem Post tampoco lo es.

Claro que la idea parecía ser dar la sensación de un control mediático por parte de los judíos.

Máxime, cuando en el testo se repite hasta el cansancio la fórmula “lobby pro israelí”. Es decir, “grupo de presión pro-israelí”. Extraño que no se hable del lobby pro-palestino o pro-BDS (o anti-israelí): aquél que presiona para que se implemente el boicot mediante la banalización del apartheid sudafricano. Basta recordar el caso del cantante estadounidense, judío, Matysiahu, del verano pasado, y las presiones del lobby pro-BDS o lobby anti-israelí (sólo hace falta leer las declaraciones de sus líderes respecto de sus verdaderas intenciones). Decía el diario El País el caso del cantante:

“El cantante judío estadounidense Matisyahu ha calificado este lunes como ‘espantoso y ofensivo' que el festival Rototom Sunsplash de Benicàssim (Castellón) haya intentadocoercionarlo para que hiciera declaraciones políticas'”.

Y el diario 20minutos:

“La organización, que se ha tenido conversaciones con las comunidades judías españolas e internacionales, ‘reconoce su equivocación, fruto del boicot y de la campaña de presiones, amenazas y coacciones promovidas por BDS País Valencià al considerar que podían alterar gravemente el normal funcionamiento del festival, lo que impidió gestionar la situación con lucidez'”.

Amenazas. Coacciones. Por parte del movimiento BDS. ¿No es labor periodística inquirir en qué es lo que sucede en los pequeños ayuntamientos que votan tales propuestas? ¿Qué hay detrás de ello? ¿Cómo funciona el movimiento BDS? ¿Qué presentan en los ayuntamientos? ¿Amenazas como en el festival Rototom? Si es así, ¿cuál es el contenido de estas coacciones? Y, ¿de dónde proviene el dinero que sostiene la estructura del movimiento de BDS?

Mientras tanto, “Israel declara la guerra” que nunca declaró, se machaca con el lobby (pro-israelí; el otro, el que promueve la demonización de Israel, no). La noticia, como se indicara en nuestro blog, era la respuesta ante un hecho discriminatorio, y no el hecho en sí (de algo suena este proceder...). El periodismo, quedará pendiente para otra oportunidad.

 
Pero antes, unas palabras de Omar Barghouti, co-fundador de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel (PACBI, por sus siglas en ingles ) – que estudiaba en la universidad israelí de Tel-Aviv mientras abogaba por su boicot -, de 2010:

Si los refugiados regresaran, no tendrías una solución de dos Estados, tendrías una Palestina junto a una Palestina... Si no atas al perro rabioso, morderá a todo el mundo”.

Por ello mismo, indicaba un informe del Centro Simon Wiesenthal (2013), en la Universidad de California en Berkley, en 2013, Barghouti presentó su estrategia de inundar Israel con millones de retornados palestinos que reemplazarían al Estado judío con una “solución de un estado” palestino.
 
Omar Barghouti (en un video enviado por Benjamin Doherty el 29/09/2013 y publicado por Electronic Intifada, una web pro-BDS y anti-israelí) dixit:
 
“… definitivamente nos oponemos a un estado judío. Ningún palestino racional… aceptará jamás un estado judío en cualquier parte de Palestina”.
 
 
Alto. Y claro. Menos para quien no quiere oír.
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009