ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El Confidencial: sesgo contra Israel
por Marcelo Wio
19 de Mayo de 2015

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
Algunos medios parecen tener serios problemas con la realidad cuando ésta no refleja las posturas preconcebidas respecto del conflicto palestino-israelí. Un problema tal, que los lleva a modificarla (ya sea omitiendo datos o tergiversándola).

Este es el caso del diario español El Confidencial, que en un artículo publicado el 18 de mayo de 2015, ya de entrada elegía un título muy poco informativo y, en su lugar, muy ideológico – que, a su vez, actuaba como clave para que el lector interpretara el texto que a continuación seguía: “La FIFA presiona al gobierno de Israel para que deje vivir en paz al fútbol palestino”.

Ahora, vamos al contenido del texto.

El medio comenzaba diciendo que:

“La FIFA estrechará el cerco sobre Israel en un último intento por evitar que en el inminente congreso que el órgano rector del balompié mundial celebrará en Zúrich… se vea forzada a incluir en su orden del día una votación en la que las 209 federaciones nacionales decidan la posible exclusión del fútbol hebreo de todas las competiciones internacionales como medida de castigo ante las reiteradas e inútiles denuncias de Palestina sobre la vulneración de los derechos de libre tránsito de sus futbolistas en el interior de los territorios ocupados por el ejército israelí”.

Pero estimaba innecesario explicar si las denuncias palestinas tienen algún asidero o/y si existen elementos que expliquen, en todo caso, las restricciones al “libre tránsito” de los futbolistas palestinos.

Como ReVista señalara en reiteradas ocasiones:

1. Quien está al frente de la Asociación Palestina de Futbol – y realiza dichas denuncias – tiene una agenda ideológica y política muy clara:

El periodista Khaled Abu Toameh señalaba, en un artículo publicado por el Gatestone Institute, que Jibril Rajoub – presidente de la Asociación Palestina de Fútbol, Secretario General Adjunto del Comité Central de Fatah, jefe del Comité Olímpico Palestino y ex director de la Fuerza de Seguridad Preventiva en Cisjordania se considera a sí mismo como un sucesor de Abbas.

Así pues, su posición al frente del fútbol palestino es una plataforma más para presentarse ante los suyos como un defensor de la “causa palestina”. Es decir, el fútbol deviene en un vehículo político e ideológico doble: de cara al exterior, y de cara al interior.

En este sentido, el diario libanés Al Akhbar, en su edición en inglés del 10 de junio de 2014 se preguntaba, en el título de una crónica: “¿El jefe de la Federación [Palestina] de Fútbol al-Rajub, es un sucesor de Abbas apoyado Qatar?” (“Is Football Federation chief al-Rajoub a Qatari-backed successor to Abbas?”) Y, en el texto: “¿Quién podría haberse llegado a imaginar que el fútbol se convirtiera en una cobertura para la política, especialmente en relación a los palestinos, cuyos líderes históricamente se aferraron al poder hasta la muerte?”

Precisamente sobre Qatar, CAMERA comentaba que un artículo de diciembre de 2014 publicado por el Wall Street Journal “se adentraba en el importante tema del rol de Qatar en el fomento de la inestabilidad y el radicalismo y en la reacción que ello ha generado entre los Estados árabes más importantes”.

2. El fútbol palestino ha sido utilizado como cobertura para actividades ligadas al terrorismo:

En el artículo de ReVista, titulado “Fútbol y propaganda palestina, sin versión israelí” - sobre una noticia que indicaba que “dos futbolistas palestinos de edad Juvenil fueron heridos en Cisjordania tras los disparos de miembros de las fuerzas de Israel… cuando habían acabado un entrenamiento y ya se dirigían a sus respectivos domicilios” – d-dábamos cuenta de que Tamar Sternthal, directora de la oficina de CAMERA en Israel, apuntaba que:

“En su momento, Amira Hass, del diario Ha'aretz, cubrió el incidente y dejó muy claro que la policía israelí de fronteras sostuvo que los palestinos estaban a punto de arrojar una bomba – no estaban caminado inocentemente de regreso a casa – cuando les dispararon. Hass informó el 3 de febrero (Wounded Palestinian teens dispute border police claims) que:

‘Dos palestinos están hospitalizados en Jerusalén desde el viernes luego de que la Policía de Fronteras les disparar y los arrestara en medio de acusaciones que indicaban que iban a tirar una bomba

[…]

En respuesta a consultas, el portavoz de la Policía de Fronteras dijo: ‘Durante una actividad operacional, un grupo de individuos fue visto segundos antes de que arrojaran bombas a las fuerzas de seguridad. Cuando vieron a los policías de frontera, el grupo intentó huir e intentó, nuevamente, arrojar bombas a los policías. Los policías iniciaron el protocolo de abrir fuego con el fin de neutralizar la amenaza. Los sospechosos fueron detenidos, y se les halló una bomba, que ha sido desactivada'”.

Téngase en cuenta que la periodista israelí Amira Hass no es, precisamente, una periodista pro-israelí, sino, más bien, una simpatizante de la “causa palestina”.

Por otro lado, el diario israelí Jerusalem Post daba a conocer en febrero de 2012 que:

“El Shin Bet (Agencia Israelí de Seguridad) reveló el lunes que había detenido a 13 palestinos por planear una serie de ataques contra las tropas de las FDI cerca de Ramallah. Entre los detenidos hay dos empleados de la Media Luna Roja palestina, el portero del equipo olímpico palestino de fútbol y un alto oficial de inteligencia de la Autoridad Palestina.

[…]

Entre los arrestados estaba Omar Abu Rwayyis, el portero de la selección palestina olímpica de fútbol…”.

Y, es más, este mismo diario señalaba en 2014 que Samah Fares Muhamed Marava, de 22 años, y residente en Calquelia, salió de Israel con su equipo en una gira futbolística el 15 de abril. Una vez en Catar, el jugador se reunió con miembros del grupo terrorista Hamas – así considerado por Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros. Durante su interrogatorio – relataba el medio -, Marava dijo que antes de viajar a Catar, Muad Yusef Hasan, un alto operativo de Hamas en Calquelia, se le acercó para pedirle que se reuniera con Talal Sarim, parte de la “rama militar” de Hamas.

El Jerusalem Post explicaba, entonces, que según la declaración, durante la reunión con Talal Sarim, Marava recibió dinero, un teléfono móvil y mensajes escritos que Sarim le pidió que llevara para Hamas en Cisjordania.

A raíz de esto, el Ministerio de Cultura y Deportes de Israel le envió una carta de protesta al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, informándole de la situación. Dicha carta, apuntaba el medio, hacía referencia al encuentro de Blatter con el primer ministro Binyamin Netanyahu en relación a las quejas palestinas sobre “la obstaculización israelí de la capacidad de su equipo nacional de fútbol para viajar al extranjero para los partidos”.

 
De esta manera, omitiendo esta información de suma relevancia, el diario podía continuar diciendo que:

“El presidente del organismo helvético, Joseph Blatter, tiene previsto viajar este martes a Tel Aviv para entrevistarse de urgencia con el primer ministro hebreo, Benjamin Netanyahu, con el claro objetivo de obtener del Jefe del Gobierno un compromiso firme que sirva para poner fin a una situación que impide desde hace una década el normal funcionamiento del balompié palestino, muy especialmente de su selección, que en más de una ocasión ha visto cómo los controles aleatorios llevados a cabo por las fuerzas de ocupación en los 'check-points' les privan de jugadores o material en tránsito de la Franja de Gaza a Cisjordania o viceversa”.

Está claro por qué a veces pueden existir restricciones en el tránsito de jugadores. Está claro, sí; pero no para los lectores del diario español, que recibían una realidad adulterada que les era presentada como una noticia.

Por otra parte, el avión de Blatter aterrizará en el aeropuerto internacional de Tel Aviv. Pero no es allí a donde se dirige Blatter. De esta manera, El Confidencial les indicaba o sugería a sus lectores que la capital israelí es la ciudad costera, en lugar de la que, efectivamente es el asiento de su gobierno, Jerusalén.

Según la agencia estadounidense Associated Press (15/05/2015), “Blatter dice que se reunirá con el Primer Ministro israelí, Benajamín Netanyahu en Jerusalén el Martes…” (“Blatter says he will meet Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu in Jerusalem on Tuesday…”).

El fin, en lugar de informar, parecía ser el de presentar a Israel como el arquetipo de la iniquidad. Para lo cual, valía acomodar los hechos para que casaran con la preconcepción maniquea del conflicto que se pretendía retratar: Palestino-bueno vs. Israelí-malo.

Algo que quedaba reafirmado de la siguiente manera:

“A Blatter no le ha quedado otra que pasar a la acción con este ultimátum después de que el gobierno de Israel haya desoído de manera reiterada sus peticiones, siempre a través de su propio federación, para que dejaran vivir en paz a sus vecinos en lo que a materia futbolística se refiere, algo que ya motivo que el máximo dirigente del balompié palestino, Jibril Rajoub, elevara hace un año, durante el Congreso celebrado en Sao Paulo, una primera petición de expulsión de la FIFA…”.

Entonces, el lector - privado de contexto, de la información sobre quién encabeza la denuncia ante la FIFA y sobre la utilización del fútbol para fines políticos, y para llevar y traer mensajes entre líderes terroristas - podía fácilmente llegar a la así “evidente” conclusión de que Israel carece, “por naturaleza”, de bondad; y que por lo tanto, es la causa misma del conflicto.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009