ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
EFE y sus anteojeras informativas
por Marcelo Wio
23 de Julio de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
La agencia española de noticias EFE señalaba el 23 de julio de 2014 que, según la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay “el Ejército de Israel podría estar cometiendo crímenes de guerra en Gaza”.

EFE seguía en la línea de su artículo del día anterior, en el que apuntaba que el “Ejército [israelí] bombardeó anoche decenas de edificios civiles, lo que contraviene el derecho internacional humanitario, además de varias mezquitas…”: el contexto y la información adicional eran descartados como superfluos.

Así, la agencia de noticias ofrecía en esta oportunidad una amplia cobertura de los denuncias de la Alta Comisionada, que:

“… calificó como ‘inaceptable' que se lancen cohetes desde áreas densamente pobladas, como presumiblemente hace el grupo islamista Hamás, ‘sin embargo, la ley internacional es clara: las acciones de una parte no absuelven a la otra de su responsabilidad de respetar sus obligaciones bajo la ley internacional'”.

La Alta Comisionada desconoce, o bien se hace la que desconoce el Derecho Internacional. Y EFE no se molestaba en informarles a sus lectores.

El Dr. Barry A. Feinstein, en un ensayo (Legal Implications of Operation Cast Lead, Part 2) publicado por The Internet Journal of Rutgers School of Law, explicaba que:

Un objetivo militar puede ser atacado más allá de dónde esté localizado. No sólo la presencia civil no le dará inmunidad a un objetivo militar de sufrir operaciones militares, sino que de hecho se considera un crimen de guerra utilizar la presencia de civiles para lograr dicho objetivo”.

Mas, la agencia, dejaba decir, y que el lector recibiera una única versión, una única fuente. Nada de buscar otras fuentes, de recurrir a expertos, a la bibliografía sobre el tema. No, EFE se limitaba simplemente a la reproducción.

De esta manera, EFE dejaba de lado, algunos hechos (y crímenes de guerra por parte de Hamas) que ayudan a echar luz sobre el motivo de las muertes de civiles:

Según un artículo del 23 de julio, del Times of Israel, Hamas utiliza un hospital como centro de mando. Y también pistoleros abrieron fuego en varias ocasiones desde el centro de rehabilitación de Al-Wafa con armas pequeñas y armas anti-tanque.

El diario Algemeiner indicaba el 22 de julio que un periodista del Wall Street Journal en Gaza se preguntaba cómo se sentirán los pacientes del Hospital Shifa por el hecho de que Hamas lo use como una base.

En este sentido, el artículo 19 de la Convención de Ginebra señala que: "La protección a que tienen derecho los hospitales civiles no cesará a menos que se utilicen para cometer, al margen de sus deberes humanitarios, actos perjudiciales para el enemigo".

El mismo Algemeiner informaba el día 22 de julio que, por segunda vez en una semana la UNRWA admitió haber encontrado más cohetes ocultos en una escuela en Gaza.

En tanto, 8 de julio, el portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, en una entrevista en el canal Al-Aqsa, decía:

“La política de las personas que se enfrentan a los aviones de guerra israelíes con sus pechos desnudos con el fin de proteger sus hogares ha demostrado ser eficaz contra la ocupación. Además, esta política refleja el carácter de nuestra gente brava y valiente. Nosotros, en Hamas, hacemos un llamado a nuestra gente a adoptar esta política, con el fin de proteger los hogares palestinos”. (Fuente: MEMRI)

Y en Marzo de 2014, Ismail Haniye, líder de Hamas, amenazaba en su discurso durante un mitin:

Vamos a estremecer Tel Aviv. […] Sí, somos un pueblo que anhela la muerte, al igual que nuestros enemigos añoran la vida. Anhelamos el martirio por la misma meta por la que murieron nuestros líderes...”. (Fuente: MEMRI)


En su lugar, EFE explicaba que la Alta Comisionada de la ONU:

“… comenzó su declaración recordando que los ataques israelíes han causado la muerte de más de 650 palestinos -entre ellos al menos 147 niños y 74 mujeres-, el 74 % de los cuales eran civiles”.

¿Cómo se ha llegado a la conclusión de que el 74% son civiles?
 
No se explica.

Aún sabiendo que en el seno la ONU (véase también aquí y aquí), y más específicamente la UNRWA (véase también aquí) y el Consejo de Derechos Humanos (véase aquí), existe un sesgo contra el Estado de Israel, los medios de comunicación una y otra vez publican las afirmaciones de sus funcionarios sin contrastar ni poner en perspectiva los datos o cifras que ofrecen.

Y la cifra de víctimas en Gaza no escapa a esta actitud parcial del organismo internacional.

Sobre todo existiendo el antecedente del informe de la ONU (conocido como Goldstone; 2009), del que finalmente se retractó el juez sudafricano Richard Goldstone, que se basaba en unas cifras que el propio grupo terrorista Hamas, parte del conflicto, contradijo ampliamente. Muy ampliamente: según Hamás, alrededor del 50% habrían sido combatientes (terroristas). Una diferencia muy grande.

Una vez más, ¿cómo se arriba a un 74% de civiles? ¿De la misma manera que en 2009?

Según las estadísticas publicadas por Mekomit (que traducido significa Llamada Local, y es la publicación hermana, en hebreo, de la revista +972, muy crítica de las políticas israelíes), y cuya fuente es la organización Physicians for Human Rights, el grueso de las víctimas está compuesto por hombres en edad de combatir. Makomit, a día 22 de julio (7 pm) contabilizaba 419 hombres muertos (menores de 60 años y mayores de 18) de un total de 620 fallecidos (véase la infografía aquí).

A su vez, el diario Algemeiner (21 de julio), citando la lista de muertos publicada por la cadena catarí Al-Jazeera, también sugería que la mayoría de los fallecidos son hombres en edad de combate. Lo cual no es una mera casualidad. De ser los ataques israelíes indiscriminados, habría una distribución de muertos más uniforme entre los diversos grupos etarios, sobre todo, entre los menores, que representan una gran proporción de la población.

Además, dentro del grupo de varones menores de 18 no hay que descartar que existan combatientes. A fin de cuentas, Hamas tiene campamentos de entrenamiento juveniles donde los jóvenes son adiestrados en técnicas de combate, no en la manera de pasar un verano divertido.

En cuanto a las víctimas civiles, habría que preguntarse cuál es la responsabilidad de Hamas al utilizar escuelas, hospitales y hogares para disparar cohetes y almacenar armamentos. Parte de una estrategia que ha sido señalada y denunciada, entre otros, por el ex profesor de Derecho de Harvard, Alan Dershowitz.


Pero parece que es más fácil dedicarse simplemente a reproducir declaraciones que a ejercer el periodismo.

El problema es que eso lo hace de manera más económica y eficiente una grabadora…
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009