ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Dónde está la cobertura?
por Grupo ReVista
25 de Junio de 2015

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
Parece haber un paradigma, o más bien un credo, o un consenso entre la gran mayoría de medios en español (la mayor parte del tiempo): “no informaréis de aquellos hechos, acciones, palabras palestinas que impacten de manera negativa en la imagen de su ‘causa'”.

Por esto mismo, la noticia que hace siete días publicaba, entre otros medios, el diario Jerusalem Post, fue silenciada de manera rotunda por la prensa en español: así, el lector recibe una “narrativa” (como si existiera más de una realidad, o todo fuese relativo, dependiendo del punto de vista – como si, en definitiva, no existiera más que la forma de percibir, en detrimento de lo factual) fabulosa de “malos” y “buenos” evidentes.

Retomando, lo que el Jerusalem Post informaba era la salida a la luz de un informe (“Determining Palestinian-Israeli relations: Changing, not merely improving, the situation”; “Determinando las relaciones palestino-israelíes: El cambio, no precisamentemejora de la situación”) escrito por Saeb Erekat, Jefe negociador palestino (con Israel) – este dato es muy importante retenerlo: jefe negociador – donde delinea recomendaciones al liderazgo palestino, entre ellas, la posibilidad de retractarse oficialmente del reconocimiento de Israel…

Pero, quizás más relevante aún, sea su apoyo implícito al terrorismo, al decir, según el diario israelí, que “grupos [terroristas, según Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros] como Hamas y la Yihad Islámica, a los que definió como ‘resistencia popular', sean bienvenidos bajo el paraguas de la OLP”.

Pero parece que presentar un liderazgo que, cuando negocia, en realidad, no negocia (no hay un intercambio de acuerdos, de concesiones); que ante la “comunidad internacional”, en inglés, le representa un papel de voluntad, de victimismo, de bondad; pero que, a los suyos, en árabes, les habla de la realidad de sus intenciones; es algo que los medios en español no están dispuestos a hacer: el recelo del lector hacia Israel, no debe ser disminuido, debilitado. Si no, ¿cómo se les pasaría por alto esta destacada información?
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009