ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Dónde está la cobertura?
por Grupo ReVista
23 de Enero de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
¿Qué hace que unas declaraciones se reproduzcan con bombo, platillo y amplificador?

O, puesto de otra manera, ¿cuántas veces tendrán que repetir los líderes palestinos una amenaza o una confesión para que los medios en español (especialmente, los corresponsales en la zona) den cuenta de ello?

Preguntas que no encuentran siquiera el interés de empezar a ser contestadas por los aludidos. Al menos, no de manera explícita, claro está… Porque hay textos que hablan por sí solos.

Estos interrogantes vienen a que, tal y como informaba el diario israelí Times of Israel el 22 de enero de 2016, un alto cargo de Fatah – organización liderada por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas -, Tawfik Tirawi dijo, en una entrevista con la agencia palestina de noticias Ma'an, que un “Estado palestino junto a Israel es sólo ‘una etapa' y que Palestina debe extenderse finalmente del río Jordán al mar”.

Tirawi declaró – y la prensa en español hizo como que no oía:

No crean que habrá una solución a la cuestión palestina mediante el establecimiento de un estado cuyas fronteras estén limitadas a Cisjordania y Gaza”.

Pero no era, ni mucho menos, la primera vez que un líder palestino decía lo que conduce inexorablemente a la estrategia de “fases” de Arafat, cuyo fin, en última instancia, era (o, más bien, es, puesto que según los líderes palestinos, no ha caducado) precisamente tomar Israel. El programa de diez puntos del Consejo Nacional Palestino de 1974 (conocido como “Plan de Fases” ) – indicaba la analista de CAMERA Ricki Hollander - tenía como base crear un Estado palestino en cualquier territorio cedido por Israel (art. 2), para luego utilizarlo como plataforma para “completar la liberación de todo el territorio palestino” (art. 8).

Ya en 2011, tal como señalaba Hollander, el ex Ministro de Exteriores y Jefe Negociador de la Autoridad Palestina, Nabil Shaath, en la televisión árabe manifestó que los palestinos nunca aceptarían la formula “dos estados para dos pueblos” que incluyera un Estado judío. Así lo explicaba el propio Shaath:

“La historia de los ‘dos estados para dos pueblos' significa que habrá un pueblo judío allí y un pueblo palestino aquí. Nunca aceptaremos esto...'”.

El mismo año en una entrevista en el diario libanés Daily Star (15 de septiembre de 2011), Abdullah Abdullah, embajador palestino en el Líbano, aseguró:

Cuando tengamos un estado aceptado como miembro de las Naciones Unidas, no será el fin del conflico. Esto no es una solución al conflicto. Esto es sólo un nuevo marco que cambiará las reglas del juego”.

Más recientemente, fue el propio Abbas (The Times of Israel; 22/03/2014) el que se negó siquiera incluso a comprometerse a una cláusula de “finalización del conflicto” en cualquier acuerdo, lo que representaría la terminación de nuevas demandas palestinas a Israel.

Así pues, existe una brecha evidente entre lo que los medios le presentan el público lector sobre el conflicto palestino-israelí, y la realidad. Una brecha que parece ir ampliándose más y más.

Una brecha que, acaso, tenga que ver con la “confusión” entre informar de manera imparcial sobre un suceso – en su contexto pertinente – y en dar a conocer las impresiones que el hecho causa en el periodista (o en las impresiones que éste quiere provocar en el lector).
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009