ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Dónde estás, contexto?
por Marcelo Wio
23 de Abril de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
"Heródoto era un hombre curioso que se hacía muchas preguntas, y por eso viajó por el mundo de su época en busca de respuestas. Siempre creí que los reporteros éramos los buscadores de contextos, de las causas que explican lo que sucede. Quizá por eso los periódicos son ahora más aburridos y están perdiendo ventas en todo el mundo", Ryszard Kapuscinski.
 
 
 
La reciente noticia sobre el acuerdo entre Fatah y Hamas para formar un gobierno de unidad parece haber tomado a todos por sorpresa, como si comunicados similares nunca se hubiesen hecho en el pasado. Tan por sorpresa, que los medios han dado la noticia, pero se han olvidado del contexto en que se produce dicho anuncio y de las implicancias del mismo.
 
 
 
Mahmoud Abbas, Khaled Meshaal y Ishmail Haniyeh (Fuente: The Times, Inglaterra)
 
 
 
Una pregunta que los medios no respondieron: ¿Por qué ahora?

Seguir los hechos, las noticias, ayuda mucho.

A principios de abril de 2014 el periodista Khaled Abu Toameh anticipaba que:

“La actual crisis en las conversaciones de paz ha llevado a muchos palestinos, incluidos los leales a Abbas, a renovar los llamados a la unidad entre al Fatah y Hamas como una manera de enfrentar la presión israelí-americana.


[…]


Esta no es la primera vez que Abbas está jugando la carta de Hamas como un medio para ejercer presión sobre Israel y los Estados Unidos

Desde que se reanudaron las conversaciones entre israelíes y palestinos hace siete meses, Abbas ha hecho varios intentos de mostrar a los israelíes y los norteamericanos que no ha abandonado su deseo de lograr la reconciliación con Hamas.


A principios de este año, a la primera señal de una crisis en las conversaciones de paz, Abbas envió una delegación de alto nivel de Fatah a la Franja de Gaza para mantener conversaciones con los dirigentes de Hamas sobre las manera de poner fin a la disputa entre ellos”.

Es decir que, según Abu Toameh, el anuncio está relacionado con las conversaciones de paz. Extraño… Los medios en español nunca tuvieron freno alguno a la hora de relacionar anuncios o medidas israelíes (siempre como “obstáculos”) con las negociaciones con los palestinos… En fin, rarezas de acaecen.

Pero es que, además, hubo otras señales (en forma de anuncios) que los medios quisieron ver como noticias aisladas, como si cada hecho palestino no tuviese relación con el anterior ni con el siguiente.

Veamos, entonces, cómo se han ido sucediendo diversos anuncios en medio de las estancadas conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

Para comenzar, según apuntaba el 8 de abril de 2014 The Tower, el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, declaró – en la sede de un think tank de Ramallah dedicado a la reconciliación palestina - que Hamas no es una organización terrorista.

Y a continuación, y como informaba hace tan sólo tres días atrás el diario The Times of Israel:

“El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas amenazó con disolver la Autoridad Palestina y desmantelar las fuerzas de seguridad palestinas en Cisjordania si las negociaciones de paz con Israel fracasan.

De acuerdo a fuentes palestinas citadas por Yedioth Ahronoth el domingo, Abbas y altos funcionarios de la AP están considerando una movida drástica, que implicaría la cancelación de los Acuerdos de Oslo de 1993…”.

Se trataba de la misma amenaza que ya formulara en 2012, 2010, 2009, 2008 y 2007. Es decir, cada vez que hay que negociar con Israel. La idea es obtener, no conceder y decir que se ha “negociado”.

Tan sólo un día después, el mismo medio publicaba las nuevas demandas de la AP para extender las negociaciones con Israel:

“Anunciar la base sobre la cual se llevarán a cabo conversaciones futuras; trazar el contorno de las fronteras de un estado palestino dentro de los próximos tres meses; detener la construcción de ‘asentamientos; retirar las tropas israelíes del área C de Cisjordania a las líneas antes de la segunda Intifada; excarcelar a la cuarta tanda de prisioneros; poner fin a lo que llaman "'perturbaciones' en Jerusalén y abrir instituciones palestinas en la ciudad”.

Básicamente, dejar todo listo para no que haya nada que negociar...

Y ahora, dos días después de las demandas, y según informaba el diario español El Mundo (23/04/14), “el líder de Al Fatah y presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abu Mazen, ha llegado a un acuerdo con el grupo islamista Hamas para la formación de un Gobierno de unidad”.

La mayor parte de los medios de comunicación en español daba la noticia del acuerdo y escatimaba todo contexto presente y pasado, como si se tratara de un acuerdo entre dos partidos políticos sin más, sin entorno, inmersos en un día a día signado por el enfrentamiento entre ellos.

Uno de los tantos aspectos que parecía olvidárseles a los medios era, por ejemplo,  que Hamas es, ni más ni menos, un grupo terrorista. En su ensayo Grupos radicales en Oriente Medio: Estrategia, capacidades y alianzas, Javier Jordán, de la Universidad de Granada señalaba que:

Hamás aparece en los listados de organizaciones terroristas de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Japón. Además de apuñalamientos, tiroteos y lanzamiento casi diario de cohetes contra la población civil, la práctica durante casi una década de atentados suicidas en lugares públicos hace a la organización sobradamente merecedora del apelativo terrorista.

Hamás tiene un doble objetivo: liberación de todo el territorio de Palestina, mediante la destrucción de Israel, e instauración de un estado islámico…”.

De hecho, dos días antes del anuncio del acuerdo de unidad, la agencia palestina de noticias Ma'an informaba que siete cohetes lanzados desde Gaza impactaban en el sur de Israel.

Hechos que para la agencia de noticias española EFE , no guardaban ninguna relación con la noticia que ofrecía a sus lectores,; limitándose a indicar que:

“El movimiento islamista Hamásy el nacionalista palestinoAl Fatahhan acordado formar un Gobiernodeunidadnacional…

[…]

En el encuentro celebrado en el domicilio del primer ministro islamista en Gaza, Ismail Haniye, que fue calificado de ‘positivo'...

[…]

La fractura entre Al Fatah y Hamás se remonta a 2007, cuando tras meses de desencuentros y actos violentos, los islamistas se hicieron con el control de la Franja de Gaza tras enfrentarse a las fuerzas leales al presidente palestino, Mahmud Abás”.

Una pregunta que ningún medio se planteó: ¿Cuando el próximo cohete sea lanzado desde Gaza, la Autoridad Palestina será también responsable, como Hamas? ¿En qué posición dejará esto a Fatah, la OLP y la Autoridad Palestina?

Claro que para ello, uno debe informar de manera parcial, precisa y contextualizada. Es decir, informando de los ataques terroristas con cohetes cuando suceden, y no cuando Israel responde de manera defensiva ante estas agresiones. Así como también indicar que se trata de eso: ataques terroristas dirigidos contra la población civil.

En Argentina, en tanto, el diario Clarín señalaba que:

“El movimiento islamista Hamas, que gobierna en Gaza, y el partido nacionalista palestino Al Fatah, del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas, presentaron hoyun acuerdo de reconciliaciónque incluye la convocatoria deelecciones en eneroy la formación, antes del 1 de julio, de ungobierno de unidad”.

También omitía mencionar qué es Hamas, y cuáles son sus objetivos.

Volviendo a España, el diario español El País daba un salto de voluntarismo ideológico y titulaba su crónica:

Los partidos palestinos Al Fatah y Hamas anuncian la reconciliación
 
 
 
 
¿Considerará El País a la organización terrorista ETA como un partido español?

A su vez, el diario aprovechaba para apuntar que:

El Ejército israelí ha lanzado, minutos después de trascender el acuerdo, un bombardeo en el norte de la Franja de Gaza en el que han resultado heridas seis personas, según la agencia Reuters. El ataque se produce dos días después del disparo de varios cohetes desde la Franja contra el sur de Israel. Las autoridades israelíes no han aclarado el objetivo del bombardeo de este miércoles ni las identidades de las personas heridas”.

Pero en su web, no fue posible encontrar ninguna mención al ataque terrorista con cohetes desde Gaza del día 21 de abril de 2014 que se mencionaba de soslayo dos días después de ocurrido.

Por otra parte, la crónica de Reuters, en tanto, explicaba que:

“El Ejército israelí dijo que llevó a cabo una ‘operación de contra-terrorismo' en el norte de la Franja de Gaza. Dijo que ‘un impacto no fue identificado', sugiriendo que el militante que era blanco pudo haber eludido el ataque'”.

Además, el Jerusalem Post indicaba que la mañana del miércoles (23/04/2014) la Fuerza Aérea israelí atacó a una célula terrorista que estaba preparándose para lanzar cohetes contra Israel.

No explicar, no aportar todos los datos, favorece sin duda una representación equivocada de la realidad. ¿Sería eso lo que pretendía el redactor?

En tanto, la Radio Televisión Española (RTVE) adoptaba un tono más activista a favor de la “causa palestina” y describía, en su página web:

La noticia ha sido recibida con alegría en las calles de Gaza, donde poco después se ha producido un bombardeo por parte de Israel, que mantiene desde 2007 el bloqueo de este territorio, informa la agencia France Presse. Según fuentes médicas palestinas el ataque en el norte de la Franja ha causado cuatro heridos”.

Es decir que Israel ataca porque sí, y mantiene un bloqueo también porque sí, porque es muy malo. Porque, sino no fuese por capricho, RTVE se hubiese molestado en explicar los motivos y en dar la versión israelí.

Pero eso es hacer periodismo, y RTVE, cuando se trata de Israel, no está por la labor; el activismo está muy de moda: es decir, vende.
 
 
 
 
 
 
Por otra parte, ningún medio señaló que, como parte del acuerdo, las partes intercambiarán prisioneros. Eso, al parecer, no concuerda con la imagen victimista y pasiva que se pretende ofrecer de los líderes palestinos.

Tampoco se molestaron en ahondar en aspecto que se hace muy evidente. Según el analista Hani al-Masri, “reconciliación [entre Hamas y la OLP] y negociaciones [con Israel] son sólo tácticas – cada lado tiene sus propios cálculos”.

En este sentido, un artículo de 2009 del ex analista del Instituto Reut, Eran Shayshon, manifestaba que Hamas rechaza la noción de un Acuerdo de Estatus Permanente, así como se niega a aceptar el concepto de “finalizar el conflicto” con Israel.Y continuaba diciendo que Hamas sólo estaría dispuesto a aceptar un gobierno de unidad sólo si mantiene el derecho de vetar las movidas políticas. Así, explicaba, Hamas crea una paradoja para Israel: un gobierno de unidad le permitirá a los palestinos ratificar e implemitar un Acuerdo Permanente, pero no la voluntad concluirlo (el veto de Hamas se encargará de ello); por otro lado, la ausencia de un gobierno de unidad le brindará la posibilidad a los palestinos (Fatah) de negociar un Acuerdo Permanente, pero no de ratificarlo ni de implementarlo.


 
 
De hecho, uno de los líderes de Hamas, Meshaal, declaraba el 7 de diciembre de 2012:

“Ante todo,Palestina – desde el río [Jordán] hasta el mar [Mediterráneo], del norte al sur – es nuestra tierra… No renuncia ni abandono ni a una pulgada o pequeña parte de ella.

Segundo, Palestina fue, continua siendo y será, árabe e islámica

La yihad y la resistencia son el camino verdadero y apropiado para la liberación y la restauración de nuestros derechos”.

El 4 de febrero de 2013, durante un discurso, Ismail Haniyeh, primer ministro de Gaza, dijo, hablando sobre “la victoria palestina” durante la operación israelí Pilar Defensivo en noviembre de 2012:

“… la resistencia bombardeó las ocupadas Tel Aviv, Jerusalén y Herzliya; y por primera vez, dos millones de israelíes estuvieron bajo tierra y cinco millones experimentaron la supremacía de los misiles…”.

Es más, la carta fundacional de Hamas declara, en su preámbulo, que:

Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros.”

Y e lartículo 13 decreta:

Las iniciativas, y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales, están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica

… Esas conferencias sólo son maneras de instalar a los infieles en la tierra de los musulmanes en calidad de árbitros.

No hay solución para la cuestión palestina si no es a través de la Yihad. Las iniciativas, las propuestas y las conferencias internacionales son todas una pérdida de tiempo y empresas vanas. El pueblo palestino hace bien en no consentir que se juegue con su futuro, sus derechos y su destino. Como se dice en el honorable Hadiz: ‘El pueblo de Siria es el azote de Alá en la tierra. Él se cobra venganza por medio de ellos contra quien le place entre sus esclavos. Es impensable que quienes de ellos son hipócritas prosperen sobre los fieles. Ciertamente se extinguirán de dolor y desesperación'.”
 
 
 

Esto con respecto a una de las partes del anunciado acuerdo; pero, ¿qué hay de la otra?

Fatah, cuyo líder es Mahmoud Abbas – también presidente de la Autoridad Palestina; aunque su mandato concluyó a principios de 2009 – es la facción mayoritaria dentro de la OLP. Esta organización, curiosamente, cuenta con un “brazo armado”, como cualquier otro partido político del mundo… ¿O no es así?

¿Que el Partido Socialista Obrero Español no cuenta con un brazo armado? ¿La Unión Demo Cristiana (CDU) a la que pertenece Merkel tampoco? ¿El Likud israelí tampoco? ¿El partido Demócrata estadounidense ni por asomo? Entonces, ¿no es algo habitual?

Qué extraño, esa es la imagen que dan los medios de comunicación al olvidar mencionar algo tan insólito. Sobre todo cuando se está hablando de tal organización.

Pues bien, según publicó Palestinian Media Watch, el “brazo armado” de Fatah, las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, anunciaron “adherirán a la opción de resistencia armada hasta la liberación de toda Palestina”.

A principios de este mes, PMW informó que Fatah publicó un video prometiendo “convertir a Tel Aviv en una bola de fuego”.

Además, el 19 de marzo de 2014 Palestinian Media Watch informó que, siguiendo la tradición anual, Fatah y la Autoridad Palestina, celebraron el aniversario del ataque terrorista más letal contra Israel.

PMW explicaba:

“En 1978, la terrorista Dalal Mughrabi lideró a un grupo de terroristas desde el Líbano hacia Israel, donde secuestraron un autobús y mataron a 37 civiles israelíes, 12 de ellos niños”.

Por su parte, The Middle East Media Research Institute daba a conocer el 23 de abril de 2014 que el diario digital Dunya Al-Watan (20/04/14), de Gaza, publicó un artículo sobre “la creación de una unidad armada femenina de combatientes de Fatah que están recibiendo entrenamiento militar y participando en operaciones contra Israel”.

¿Llamativo?

No, ¡por favor! La lógica está mediáticamente patas arriba en esta región.

A fin de cuentas, si uno aplicara la lógica y el profesionalismo, cómo podría instalarse la imagen del conflicto que se instala entre los lectores: Israel, el sempiterno culpable.

En el libro de Alicia en el País de las Maravillas dice el relator:

“La teoría del verdugo era que resultaba imposible cortar una cabeza si no había cuerpo del que cortarla; decía que nunca había tenido que hacer una cosa parecida en el pasado y que no iba a empezar a hacerla a estas alturas de su vida”.

Obedientes a esta teoría, los periodistas parecen haber encontrado un cuerpo vil para acoplarlo a la cabeza mediática de Medio Oriente que quieren cortar.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009