ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Dónde está la cobertura?
por Grupo ReVista
18 de Junio de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
De veras, ¿qué sucede con la prensa en español? ¿Cuántas veces hay que preguntar dónde está la cobertura y dónde está el contexto? ¿Tan difícil es realizar la labor en plena era digital? ¿Tan complicado es conseguir una conexión de internet en Israel para un corresponsal? Y en las redacciones en las distintas sedes de los periódicos, ¿se corta el servicio de internet cada vez que se escribe sobre Israel y el conflicto de Medio Oriente?

¿O simplemente se deja la ética y la profesionalidad en stand by?

Es que de otra manera, no se entiende que exceptuando, por ejemplo, una mención en un artículo del diario español El Mundo, no se hayan mencionado las extendidas celebraciones palestinas por el secuestro de tres jóvenes israelíes.

El 17 de junio de 2014, el diario Jerusalem Post informaba que:

“Desde que se conoció la noticia del secuestro de tres adolescentes israelíes, los palestinos en Gaza y Cisjordania han estado repartiendo golosinas en las calles a los transeúntes y regocijándose de los esfuerzos infructuosos de las FDI para encontrar a los chicos.

Tal vez más chocante que los festjos en las diferentes ciudades palestinas sea la presencia en línea de campañas destinadas a celebrar el secuestro como una posible oportunidad para canjes por presos”.
 
Fuente: Jerusalem Post
 
 
En tanto que The Times of Israel señalaba el 18 de junio que:
“… ha continuado proliferando en los medios sociales palestinos el apoyo popular por el secuestro.

El hashtag "tres Shalits" emergió en línea casi tan rápidamente como #BringBackOurBoys, con palestinos publicando fotos de sí mismos señalando un signo de victoria de tres dedos, y a veces escribiendo las palabras "tres Shalits" en en sus manos”.
 
 
 
Fuente: Jerusalem Post
 
El mismo día, el Washington Free Beacon apuntaba que:
“Los palestinos han lanzado una campaña en toda regla en los medios sociales celebrando el reciente secuestro de tres adolescentes israelíes como un acto ‘heroico' e indentificando a los rehenes como los ‘tres Shalits', una referencia al ex soldado cautivo Gilad Shalit.

El bombardeo de los medios sociales ha sido organizado por simpatizantes de Hamás, según el diario Israel Hayom, y presenta a niños palestinos alabando el secuestro”.
Justamente ayer, un artículo de ReVista hacía hincapié en lo que subyace detrás del secuestro: una estrategia terrorista y el adoctrinamiento de los jóvenes palestinos en el odio al otro, en este caso, a Israel.

Y, aún así, estos hechos, para la prensa en español, ¿no tienen importancia? ¿No son acaso un indicador de algo más profundo: la incitación al odio y la glorificación del terrorismo y la consecuente imposibilidad de una paz duradera, verdadera a futuro?

¿O es que nada que pueda perjudicar la imagen palestina que, al parecer, intentan instalar entre los lectores, debe publicarse?

Pero entonces, ¿se trata de periodismo o de activismo?

¿Qué elemento falta para que el odio y el desprecio sean noticia? ¿Qué el objeto de los mismos no sea israelí?
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009