ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Dónde está la cobertura?
por Grupo ReVista
12 de Noviembre de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, advirtió el martes 11 de noviembre de 2014 que los palestinos no permitirán que los "extremistas" israelíes "contaminen" el Monte del Templo, y dijo que permitir la oración judía en el sitio corre el riesgo de provocar una guerra religiosa mundial.

Abbas realizaba esta afirmación ante miles de personas reunidas en Ramala para conmemorar el décimo aniversario del fallecimiento de Yasser Arafat.

Unos días antes, el asesor de Abbas sobre Religión y Asuntos Islámicos, Mahmoud Al-Habbash declaró que:


"Toda la tierra de Palestina es un waqf [islámico] y es tierra bendecida... está prohibido vender, otorgar propiedad o facilitar la ocupación de ni siquiera un milímetro de ella". (Al-Hayat Al-Jadida, 22 de octubre de 2014).

Una afirmación que rememora la carta fundacional de Hamas, cuando en su artículo 11 afirma:

“El Movimiento de Resistencia Islámica considera que la tierra de Palestina es un Waqf islámico consagrado a las futuras generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio. Ni a ella, ni ninguna parte de ella… se puede renunciar… Esta es la ley que rige para la tierra de Palestina en la sharía (ley) islámica, e igualmente para todo territorio que los musulmanes hayan conquistado por la fuerza, porque en los tiempos de las conquistas (islámicas) los musulmanes consagraron aquellos territorios a las generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio… Todo procedimiento que contradiga la sharía islámica, en lo que concierne a Palestina, es nulo y sin valor”.

Con las tensiones en aumento, los medios de comunicación en español decidieron ignorar estas declaraciones. ¿Por qué?

Abbas hacía unas declaraciones racistas (los israelíes “contaminan” el lugar más sagrado del judaísmo y tercero del Islam). Su asesor en temas religiosos, decía que el conflicto es religioso, y no simplemente una disputa territorial. Pero no sólo eso, sino que parecía adherir a la visión del grupo terrorista Hamas – así considerado, entre otros, por Estados Unidos y la Unión Europea – del conflicto.

Una vez más, ¿por qué los medios silenciaron estas palabras incendiarias?

¿Acaso porque la violencia debe “explicarse” como una “reacción” a la “ocupación”, a las acciones israelíes?

Mientras tanto, la OLP emitía el 5 de noviembre una directiva para los medios de comunicación para que desistan de utilizar el término “Monte del Templo” y que en su lugar utilicen el de “Explanada de las Mezquitas”, en otro intento por borrar la conexión judía (que precede a la musulmana) con el Monte del Templo y con la ciudad de Jerusalén.

¿Obedecerán los medios? ¿O ya lo hacían sin necesidad de una indicación explícita?
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009