ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Cuatro sobre el asesinato de Hallel Yaffa Ariel: ¿mal periodismo, justificación, o ambos?
por Marcelo Wio
1 de Julio de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
No hace falta siquiera adentrarse en la crónica noticiosa (por lo demás, breve) del canal de televisión español Cuatro. El titular y el destacado, en su página web eran elocuentes de su falta de profesionalidad (lo que, a esta altura, equivale a decir, de deontología): el canal afirmaba que se trataba de una “venganza” - ocultando así el verdadero carácter del crimen: un acto terrorista -.
 
 
 

 
 
La cadena elegía, así, “explicar” el aberrante crimen; “comprenderlo”. En definitiva, jusitificarlo, atenuarlo: todo es parte de la ola de violencia, un muerto y otra muerta son idénticos; confundidos en esa “ola” abstracta.

Que el primo de Muhammad Nasser Tarayrah, no su hermano, como aseguraba Cuatro, fuese abatido luego de atentar contra soldados israelíes, atropellándolos, e hiriendo a uno de ellos, era para el canal, en definitiva, equivalente a que un palestino entre en una casa y asesine a puñaladas a una niña que dormía en su cama.

En la realidad no había más “explicación” que la que daba el propio terrorista en las redes sociales meses antes, deseando convertirse en un “mártir”, en morir – si es que tal cosa computa como tal -; y, posteriormente, su madre y su hermana:

“Mi hijo murió como un mártir defendiendo Jerusalén y la mezquita de al-Aqsa”, dijo su madre.

“Que dios juzgue a los judíos, y pueda mi hermano encontrar contento en su porción en el paraíso”, las palabras de su hermana.

Es decir, una motivación cultural impuesta, consecuencia directa de los modelos que proponen los líderes palestinos, a sus palabras incitando a la violencia; a la perpetuación del conflicto, en definitiva.

Sultan Abu Al-Einein, consejero del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas; y miembro del Comité Central de Fatah:

“Sobre el asunto de la normalización [con Israel] y la participación de miembros del liderazgo del Comité Ejecutivo de la OLP en conferencias israelíes, Abu Al-Einein dijo: ‘Si me preguntaras sobre mi posición personal, te diría – en cada lugar en el que encuentres a un israelí, córtale la cabeza -. De la misma manera, estoy en contra de las conversaciones, negociaciones, reuniones y normaliación en todas sus formas con la ocupación israelí'”.

Al-Tayeb 'Abd Al-Rahim, Secretario General de la Presidencia de la Autoridad Palestina, un discurso en nombre del presidente palestino, Mahmoud Abbas, a un grupo de miembros de las Fuerzas de Seguridad Nacional Palesitna:

“... nuestro pueblo [palestino] ama la muerte más que la vida”.

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y líder de Fatah:

“Hay personas realizando el 'Ribat' (conflicto religioso / guerra sobre tierra que ser reclama como islámica). Todos debemos llevar a cabo el 'Ribat' en Al-Aqsa [mezquita]. No es suficiente decir: 'los colonos han llegado [a la mezquita]'. Han venido, y no deben venir al Santuario (es decir, Monte del templo). Tenemos que evitar, de cualquier modo, que entren en el santuario. Este es nuestro Santuario...”.

Ribat”; es decir, guerra religiosa.

La “explicación” parece estar muy clara... Menos para Cuatro.

Pero es que Cuatro no sólo perdió la brújula periodística, sino también la moral. Así, para la cadena, los “más de 200 palestinos y 33 israelíes muertos” entraban en el cómputo indiferenciado de “asesinados”; de lo que se presentaba como un enfrentamiento entre unos y otros, donde todas las víctimas son igualesds (“asesinadas”). Mas, la gran mayoría de esos palestinos fueron abatidos mientras cometían o intentaban cometer un atentado. La diferencia no es baladí. Al contrario, es inmensa. Y es la que Cuatro, precisamente, parecía intentar amenguar.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009