ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Continúan las distorsiones y omisiones de Juan Miguel Muñoz y El País
por Monica Cooper
24 de Diciembre de 2008

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

En su artículo del 10 de setiembre del 2008, en El País, Muñoz acusa a “los Gobiernos de Tel Aviv” de “vetar la reunificación familiar” , remarcando que esa es la “política demográfica” de Israel. La descripción de esta decisión, hecha fuera de contexto y sin ninguna explicación sobre las razones que la generan, tergiversa los hechos. Sin entrar en el tema de la reunificación familiar y todo lo que el Estado de Israel ha hecho al respecto (tema de un artículo separado) el concepto de: “los Gobiernos de Tel Aviv” delata el afán de Muñoz de arraigar una mentira en la mente de sus lectores. No conforme con la práctica de tergiversación de El País de señalar que Tel Aviv es la capital de Israel en cada artículo sobre Israel, Muñoz “instala” los (muchos) Gobiernos de Israel en Tel Aviv, en lugar de simplemente escribir la verdad: el gobierno (único) de Israel está en Jerusalén, su capital.(Ver declaración del gobierno de Israel al final de este artículo)

Es más, en el artículo “Once muertos en un choque de Hamas y un poderoso grupo ‘Yihadista' en Gaza” del 17 de setiembre de 2008, en el cual el nombre de Israel no aparece ni una sola vez (y por obvias razones: el artículo es sobre las guerras internas en la franja de Gaza), El País indica que la franja de Gaza es parte de Israel al colocar “Israel” en el “fondo” de la noticia, siendo que Israel no gobierna a Gaza ni participa normalmente de ninguna de sus funciones de gobierno o seguridad, sólo cuida de su propia frontera con Gaza, como es su derecho.

En el artículo del 14 de diciembre de 2008, “Los colonos judíos se rebelan”, Muñoz no olvida destacar ningún aspecto de la conducta de judíos religiosos extremistas en Hebron. El reportaje es sobre un grupo de colonos judíos religiosos que se niegan a abandonar una vivienda y son forzados por la policía y el ejército al día siguiente a desalojarla. El problema es cómo Muñoz se ensaña con este grupo minoritario mientras que, después de tanto tiempo en que circula por Gaza y Judea y Samaria/Cisjordania, nunca ha escrito un artículo sobre la actitud, conducta, lenguaje, o creencias de grupos extremistas-religiosos palestinos. Es que, ¿no ha encontrado ningun grupo extremista-religioso entre los árabes? Es increíble que una población que ha elegido a Hamas como su gobierno sea toda democrática, bien intencionada hacia los judíos, no tenga ninguna demanda territorial extrema, no quiera echar a los judíos al mar, no los llame puercos e hijos de puercos, no desecre tumbas judías, no quiera matar o capturar judíos. Todos los palestinos que Muñoz ha encontrado son dóciles y democráticos. Todos los que describe son víctimas pero no desean ni practican el mal hacia los judíos. Todos los sujetos de sus artículos se quejan de los judíos pero no tienen ninguna responsabilidad por lo que ocurre en los territorios disputados. Y cuando practican algunos de estos actos, como enviar misiles a Israel, son “milicianos”, no terroristas. En este artículo, Muñoz no se preocupa de ofrecer siquiera contexto o proporción alguna. Por ejemplo, en vez de destacar las actividades de las fuerzas de la democracia en Israel (la Corte Suprema, los periodistas, la policía, la mayoría de los ciudadanos y, sí, el ejército), Muñoz las menciona al pasar, concentrado en destacar la actividad y la verbosidad de unos pocos colonos extremistas, los cuales estaban siendo extricados de una casa por las mismas fuerzas de seguridad. ¡Vaya lente obtusa la suya!

No nos atrevemos a interpretar las razones que llevan a reportar tantos factos absurdos, sino sólo a denunciar la deplorable profesionalidad del periodista Muñoz y de El País, un periódico que publicando semejante conjunto de errores y prejuiciosos reportajes en el caso singular de Israel, arruina su nivel editorial y el respeto de sus lectores en todo el mundo. Desafortunadamente, no se puede evitar la conclusión de que es más, mucho más que eso: Este artículo está claramente escrito con un estereotipo en mente, los colonos judíos descriptos en los peores términos, sin ofrecer un contexto o una causa histórica que le permita al lector tener algun entendimiento de su conducta, y con una total falta de proporción en el contexto social (en una sola oración el autor cita que muchos israelíes se dicen avergonzados de ellos), siendo que en realidad son relativamente pocos y marginados en gran medida. La falta de contexto y de proporcionalidad es sin duda intencional, y el desbalance en la cobertura, el no reportar el sentimiento y la conducta de la gran mayoría de los palestinos es deplorable.

Si leyéramos sólo a Muñoz, en la suma de sus artículos, todo lo que hace Israel u ocurre allí es descalificable. Tan evidente prejuicio, el uso de una lente para un grupo diferente de la lente y el lenguaje para todos los demás, no tiene cabida en la actividad de un periodista y de un periódico de avanzada.

Quedamos a la espera de un reportaje desde la franja de Gaza que nos informe de cuáles son los planes palestinos respecto a los judíos al otro lado de la frontera. Es pura curiosidad.
 
_________________________________________________________________________

Ley Básica: Jerusalén, capital de Israel

Jerusalén, capital de Israel: Jerusalén, completa y unida, es la capital de Israel.

Lugar del Presidente, la Kneset, el gobierno y la Corte Suprema: Jerusalén es donde se encuentran instalados el Presidente, la Kneset, el gobierno y la Corte Suprema.

Protección de los Lugares Sagrados: Los Lugares Sagrados serán protegidos de ser desecrados o de ninguna otra forma de violación o de cualquier cosa que pudiera violar la libertad de ingreso de los miembros de cada fe a sus lugares sagrados o sus sentimientos hacia esos lugares.

Desarrollo de Jerusalén: El gobierno proveerá al bienestar de Jerusalén y de sus habitants por medio de alocaciones anuales especiales, incluyendo una alocación anual a la Municipalidad de Jerusalén que deberá ser aprobada por la Kneset.

Jerusalén tendrá prioridad para las actividades de las autoridades del Estado lo cual impulsará su desarrollo económico y de otros tipos.

El gobierno instalará instituciones especiales para la implementación de esta sección.

Menachem Begin
Primer Ministro
 
Yitzchak Navon
Presidente

Aprobado por la Kneset el 17 de Av de 5740 (30 de Julio de 1980)

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009