ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
ABC: Netanyahu, comunidades judías en Cisjordania, “ultras” y “narrativa” palestina
por Marcelo Wio
8 de Abril de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
No es este el lugar de analizar o valorar las declaraciones de Binyamin Netanyahu acerca de los llamados “asentamientos” (poblaciones o comunidades judías) en Cisjordania (Judea y Samaria). Tampoco lo es una crónica informativa. Y, sin embargo, eso es justamente lo que hacía el diario ABC el 8 de abril de 2019 (“Netanyahu promete entregar parte de Cisjordania al ultranacionalismo judío”).

El texto parecía una crónica habitual. Pero no lo era.

¿Por qué?

Porque las fuentes que utilizaba para abordar el suceso – amén de las valoraciones del propio periodista – reforzaban en realidad la idea que se pretendía instalar desde el título (el avance, no sólo metafórico, del “ultranacionalismo judío”) y desde el primer párrafo (Israel como apropiador de tierras – y como manipulador de la política exterior estadounidense).

Así, dos de las fuentes eran palestinas: Hanan Ashrawi, notoria propagandista antisraelí (su ONG Miftah llegó a acusar a los judíos hace unos años de utilizar la sangre de cristianos como parte de sus rituales de Pesaj – pascua judía); y Saeb Erekat, también conocido propagandista y fabulador. Es decir, dos declaraciones cuanto menos ideológicas.

Había, es cierto, una fuente israelí. Pero, como suele ser habitual, se trataba de la voz igualmente posicionada: Meir Margalit, fundador de una ONG israelí que apoya el BDS, que pretende suplantar al Estado judío con uno árabe, y que, según NGO Monitor, utiliza una retórica antisraelí que incluye las acusaciones más inverosímiles, como que el Estado judío es un “apartheid”, que practica la “limpieza étnica” y el “genocidio”. Es clara la posición ideológica de esta organización.

Ninguna manifestación cercana a la campaña de Netanyahu, o de algún analista israelí no activista. Es decir, ninguna expresión que se saliera de la horma del “relato” palestino acostumbrado – injurioso contra Israel.

Así pues, lo que pretendía pasar por ser un texto informativo, era en realidad la exposición de una “perspectiva” muy particular: una que demoniza la política israelí, que exime de responsabilidades a los palestinos y que, a la vez, avanza su posición, su “narrativa”, su propaganda.

Por ejemplo:

“Todos los asentamientos” no son ilegales según “el derecho internacional” como se afirma en el texto. Léase los Acuerdos de Oslo respecto a la construcción en el Área C. Esta es, como mucho, una mera opinión – que tenga más o menos “consenso” no la hace cierta – (en realidad, es la repetición de uno de los puntos de la “narrativa” palestina que, sin negociar, pretende conseguir lo que tantas veces se ha negado a aceptar: la paz, la estadidad).

De tal manera, Jeffrey S. Helmreich, teórico del derecho, sostenía (Diplomatic and Legal Aspects of the Settlement Issue) que “el acuerdo de paz alcanzado por Israel y los palestinos en Oslo, junto con el Acuerdo Provisional de 1995, permiten el crecimiento de los asentamientos así como el crecimiento - y la creación - de comunidades palestinas en los territorios disputados”.

Y en 2014, la entonces Ministra de Exteriores de Australia, Julie Bishop, llegó a decir:

“Me gustaría ver qué ley internacional los ha declarado ilegales”.

El texto terminaba, como no podía ser de otra manera, con la siguiente valoración - que en definitiva fue promovida por los propios profesionales que cubren la región:

“Si el gobierno actual fue etiquetado como ‘el más ultra de la historia de Israel' tras su constitución en 2015, el próximo podría superarle con la entrada de formaciones como Poder Judío”.

El periodista, huérfano, claro está, de epítetos, sólo podía hablar de “superaciones”. Y es que cuando se califica (peyorativamente, con ánimo de crear o ahondar estereotipos) sin más argumento que la emoción, y, en ello, se tiende a la hipérbole, lo que sigue casi inevitablemente se torna casi en una parodia de quien adjudica tales atributos.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009