ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Cadena Ser: dos prácticas habituales del sesgo contra Israel
por Marcelo Wio
6 de Febrero de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
Cada vez menos es posible leer un artículo relacionado con el conflicto árabe-israelí o sobre Israel que no contenga alguno de los lugares ya comunes de la parcialidad que tan a menudo se practica contra este país.

“Un palestino recibe una orden de demolición de su casa. Vive en la llamada área C de Cisjordania, es decir tierra palestina ocupada desde 1967 y controlada administrativa y militarmente por Israel”.

Y, así, ya de entrada, el artículo publicado por la radio española Cadena Ser el 6 de febrero de 2019 arrancaba con uno de esos tópicos; es decir, mal: otorgando titularidad de un territorio que, por lo demás, desde el Imperio Otomano, no la tiene.

O acaso, después de la caída de dicho imperio, sí la tuviese – o el compromiso legal –: cuando la Liga de las Naciones designó que “el Mandatario deb[ía] ser el responsable de poner en vigor la declaración formulada originalmente el 2 de noviembre de 1917, en la cual el Gobierno de Su Majestad Británica - y aprobado por dichas potencias - a favor de la creación en Palestina de un Hogar Nacional para el pueblo judío”. Compromiso que primero violó Gran Bretaña al otorgarle el 80 por ciento de este a la familia árabe Hachemita. Posteriormente, la ONU propuso volver a dividir lo que quedaba para establecer un estado judío y otro árabe. La negativa árabe y la posterior ofensiva militar lanzada por ejércitos árabes contra el recién creado Estado de Israel dieron por nulo el plan de la ONU. Jordania invadió el territorio que se menciona en el texto de la Ser.

Desde entonces, hasta en otras dos ocasiones los líderes palestinos han dicho “no” a un estado en dichos territorios: en 2008, cuando el entonces Primer Ministro israelí, Ehud Olmert, le presentó un plan de paz global a Mahmoud Abbas; según el cual Israel habría anexionado los ‘asentamientos' israelíes más importantes y, a cambio, habría entregado territorio israelí equivalente a los palestinos, además de que habría dividido Jerusalén. Abbas ni siquiera contestó.

En 2000, en Camp David, vino otra negativa palestina. Las conversaciones entonces habían culminado en un plan integral conocido como los Parámetros de Clinton - que era muy similar al posterior plan Olmert, aunque no tan amplio. Pero Yasser e Arafat dio el portazo, regresó a casa y lanzó una nueva campaña terrorista contra los civiles israelíes (la llamada segunda intifada).

Dicho esto, vale aclarar que existe cierto consenso entre lo que sería un futuro estado palestino, y cuáles son las tierras en disputa – a lo largo de lo que fue la línea Verde, principalmente - que habrán de negociarse para delimitar una frontera permanente. Así pues, puede hablarse de territorios que los palestinos reclaman para sí, o de territorios que se espera que luego de negociaciones pasen a formar parte de un estado judío.

Mientras tanto, no hay tal cosa como “territorio palestino” – sí hay territorios administrados por la Autoridad Palestina (y en el caso de Gaza, bajo control del grupo terrorista Hamás). Sencillamente porque nunca existió - tres agresiones árabes conjuntas dan cuenta sobrada de los motivos de ello; además de las décadas perdidas en una práctica que no sólo no recibe el rechazo internacional, sino que es premiada con financiación e impunidad en los foros internacionales: ha dado sus frutos el método del liderazgo palestino de negarse a negociar (incluso, salvo con Salam Fayad, a construir un Estado, o al menos sus bases), recurriendo al terrorismo y la violencia (trabajo garantizado por la sistemática y constante incitación al odio, especialmente dirigida a los menores) para extraer beneficios, mientras se enriquece conspicuamente.

El artículo de la Ser, en tanto, pasaba a la siguiente práctica habitual del sesgo contra Israel: fundar el texto en una única fuente de información igualmente parcial contra dicho país – la organización también israelí Regavim podría haber sido una fuente que equilibrara la balanza informativa. En este caso, la fuente, y sus afirmaciones sin corroboración ni contraparte, terminaban por ser la noticia.

En definitiva, lo que a priori parecía un artículo, era apenas la traducción y el compendio – la mera reproducción - de un informe de una ONG (B'tselem) que, como ya señaláramos en un artículo del pasado año, “se ha enfrentado a serias críticas debido a sus tergiversaciones del derecho internacional, a la inexactitud de sus investigaciones y a sus estadísticas sesgadas”; y de la que, tal como CAMERA ha detallado a lo largo de los años, existen elementos (y acciones) manifiestos que llevan a concluir que tiene un claro sesgo contra Israel.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009