ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Hasta un diario sesgado pone en evidencia al periodismo en español
por Grupo ReVista
30 de Abril de 2018

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
El New York Times no es, ni mucho menos, un medio afín a Israel. Lo contrario, más bien, es cierto, de acuerdo al análisis de su cobertura del conflicto realizada por CAMERA. Y, aun así, el medio informa sobre aspectos centrales de la reciente “marcha del retorno” organizada por Hamas, entre otros grupos terroristas palestinos, que los medios en español callan soberanamente.

El 27 de abril, el diario estadounidense señalaba que el pasado viernes “cientos de palestinos, exhortados por un ardiente discurso de un líder de Hamas a media tarde, se lanzaron contra la barrera de seguridad en el extremo oriental de la ciudad de Gaza e intentaron cruzar a Israel”.

Aquí ya hay un elemento que los medios en español ignoran sistemáticamente: la incitación del liderazgo palestino y la reacción de su gente a la misma (y sus consecuencias). Es decir, la responsabilidad del liderazgo palestino. Sea Hamas o Autoridad Palestina, las palabras, repetidas una y otra vez, terminan materializándose en la acción urgida.

El líder, Ismail Radwan, instó a los “manifestantes a no temer la muerte sino a darle la bienvenida al martirio”:

Cuando somos valientes, nos acercamos al martirio, al martirio, al martirio, al martirio”.

La vida de los gazatíes, para Hamas, no vale nada. Algo que el grupo terrorista viene demostrando desde hace mucho tiempo.

Otro ingrediente que los medios españoles omiten, y que el New York Times recordaba:

“La protesta fue la quinta de una serie de manifestaciones organizadas por Hamas, el grupo islamista que controla Gaza. Han tenido éxito de maneras en que el disparo de misiles a Israel no ha tenido, atrayendo la simpatía internacional y la atención hacia la causa palestina…”.

Si bien no señala que se trata de un grupo terrorista, el diario estadounidense dejaba en claro aquello que en español no sólo no está claro, sino ausente:

1. Hamas organiza estas acciones.

2. Son una herramienta para el grupo terrorista (como lanzar misiles). Ergo, los gazatíes son una herramienta.

Y aquí, la cereza del plato informativo:

“La violación de la valla no fue una mera protesta: Aquellos que la asaltaron, lanzaron cócteles molotov, hicieron rodar gomas ardiendo para intentar derretirla; algunos, al menos, portaban pistolas, según testigos tanto palestinos como del Ejército israelí”.

Algo que los medios en español, al parecer, no pueden permitirse mencionar, porque en definitiva están presentando una suerte de ficción donde resulta que la marcha es pacífica y que Hamas y Yihad Islámica miran desde lejos la furiosa espontaneidad de los ciudadanos de la Franja. Como sea, está cada vez más lejos de poder llamarse periodismo.

El New York Times agregaba que cuatro manifestantes palestinos dijeron haber visto a dos hombres con armas de fuegos disparando contra los soldados israelíes y huyendo; y aclaraba que estos relatos no pudieron ser verificados.

La credibilidad de los medios españoles ya no está en su mejor momento. Las razones saltan a la vista: el activismo no es periodismo. Está muy lejos de serlo. El activismo vende “verdades” de pancarta. El periodismo cuestiona esas “verdades”. Mas, por ahora, en español sólo hay pancarta y pandereta.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009