ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Opinión: Recelo
por Marcelo Wio
26 de Mayo de 2021

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
No falla. El temor a escuchar los programas que habitualmente oigo, a leer las firmas que suelo disfrutar vuelve cada vez que, luego de una andanada de ataques terroristas palestinos, Israel lleva a cabo operaciones para poner fin a la agresión y para, al menos, dificultar al menos en el futuro cercano tales ofensivas masivas e indiscriminadas contra los ciudadanos del Estado judío. Mejor dicho, lo que no falla son los motivos de ese recelo.
 
Alguna astucia de breves caracteres diría que el resquemor obedece a no querer escuchar la “verdad tal cual es”. Pero las astucias muchas veces- demasiadas - son el disimulo de la sinrazón y el desconocimiento para convertir a los incautos y los predispuestos a su misma condición. No, la desconfianza, si así puede llamarse, se debe a un comportamiento muy generalizado entre los medios en español – lo que no implica que todos los profesionales lo practiquen, ni que todos los medios lo toleren -: Israel es el elemento que une a un espectro tan amplio de ideologías que resulta muy conveniente para congraciarse con ciertos sectores de la audiencia que, debido a diferencias en la aproximación a la propia realidad nacional, son o bien adversas, o indiferentes al medio, al periodista.

Israel, entonces, es el método de saldo para salvar esa divergencia: sólo basta con posicionarse del “lado correcto”; es decir, contra dicho estado. Y, se afirme lo que se afirme, no habrá consecuencias profesionales ni emocionales. No importa desconocer sobre el asunto – la mayoría de las veces, una ignorancia voluntaria, provechosa. Tampoco importa mostrar abiertamente un posicionamiento, es decir, la adhesión a una “causa”. Ni siquiera importa que un grupo terrorista ataque a los habitantes de un estado – con todos sus desaciertos y sus problemas, sí, como todos. No, nada de eso importa. Como tampoco lo hace que se llegue incluso al punto de defender, blanquear, justificar el método terrorista y, con ello, por extensión, el fin que se persigue con su empleo: para el grupo terrorista Hamás, la eliminación de Israel.

Basta con repetir unas líneas del habitual coro de inexactitudes, falsedades, lugares comunes e ingredientes de la propaganda palestina para obtener un resultado inmediato: alcanzar aunque sea una porción de ese sector contrario o indiferente de la audiencia potencial. Es sencillísimo, basta apenas con un trozo de hecho y un montón de eslóganes a su alrededor. Y sale gratis. A lo sumo, quien verbaliza o escribe esa repetición, esa consigna, puede ser, como mucho ignorado o tenido por oportunista. Poco más.

Porque, como decía Jean-Claude Milner, ante el nombre Israel todo está permitido. Ese Israel que, en el imaginario colectivo, denomina, define, a un conjunto de judíos o, más bien, al conjunto de los judíos; y, claro está, al paradigma del mal que milenariamente se ha asignado este pueblo y que se ha incorporado tan amplia y fácilmente.

Todo está permitido. Al menos, mediáticamente. Basta darse una vuelta por las coberturas y por las redes sociales de muchos de los profesionales de la comunicación para constatarlo: la práctica de la profesión queda anulada – aún más que habitualmente – por el activismo sin máscaras, por un quehacer que está más relacionado con la propaganda que con el periodismo que dicen ejercer.

Todo permitido.

Y si no, qué pasaría en España o Francia, o donde sea, si un grupo terrorista realizara ataques - ni siquiera a la escala de los recientemente sufridos por Israel - contra sus poblaciones civiles, y los medios, todos a una (o casi todos, es cierto), primero callaran, hasta donde pudieran, y luego, cuando fuese demasiado evidente, defendieran tales atentados (“resistencia”, “lucha contra la opresión o la ocupación”, etc.), a la vez que convirtieran a los terroristas en víctimas de las respuestas del estado en cuestión. Sí, quizás habría algún trasnochado que aplaudiría en asentimiento mientras mira el informativo. Sólo eso. Pero hablamos de Israel, y ante ese nombre, la moral no aplica, la decencia se toma un respiro, la profesionalidad se descarta (aún más), y la mismísima estética también.

Tan extendida, tan sistemática es la práctica de señalar a Israel, de abrazar la “causa palestina” – para Fatah, liderada por Mahmoud Abbas, el fin de esta empresa también es la eliminación del Estado judío, como advierte en su constitución. Tan incorporado está el retrato funesto y falaz de este país en particular en el ámbito informativo; que sí, recela uno de escuchar los programas que uno habitualmente escucha, de leer ciertas firmas que uno suele disfrutar, cada vez que, luego de una andanada de ataques terroristas palestinos, toca justificar estos últimos y toca señalar al culpable habitual.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009