ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
RTVE: no respeta la cronología ni su manual de estilo
por Marcelo Wio
26 de Agosto de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
El orden de acciones, hechos, cambia el tema de la crónica, creando una jerarquía de eventos y de interpretación de los mismos. Por ello, Gunther Kress y Robert Hodge sostenían (Language as ideology) que “para entender cualquier proceso, la causalidad es de crucial importancia. Si se indican claramente los pasos causales - se especifican los que iniciaron una acción, se muestran los efectos y se mencionan los afectados-, entonces nuestros juicios pueden hacerse sobre bases razonablemente seguras (a menos que se nos hayan contado mentiras)”.

Pero esto, que parece de Perogrullo, cuando de cubrir el conflicto árabe-israelí se trata, no se aplica. Entonces se le hacen hacer bucles imposibles al tiempo de manera que permitan acomodar los hechos para que el lado israelí resulte ser el atacante, el agresor o, como mínimo, el provocador.

Así, la respuesta israelí a un ataque del grupo terrorista palestino Hamás, de la Yihad Islámica Palestina, de Hizbulá, o de un terrorista palestino procedente de Cisjordania, se presentará casi invariablemente como la acción central.

Esa “técnica” seguía el ente de radio y televisión español RTVE el 26 de agosto de 2019:
 

 
 
Pero en el primer párrafo se explicaba que:

“La aviación israelí ha bombardeado este lunes una instalación del movimiento islamista Hamás en Gaza, un día después del lanzamiento de tres cohetes desde la franja”.

Entonces:

1. El ataque inicial es de un grupo terrorista palestino desde Gaza. Pero este no aparecía en el titular. Así, la parte palestina queda desvinculada de la acción “atacar”.

2. Israel no “bombardeó Gaza”, sino una instalación muy específica.

3. Cuando se indica que hubo lanzamiento previo desde Gaza, no se asocia esa acción a nadie en concreto, apenas el lugar de origen. Israel, en cambio, está bien identificado y asociado al verbo “bombardear” (que además sugiere algo más bien aleatorio, o masivo).

Además, RTVE volvía a darle la espalda a su Manual de Estilo al evitar identificar a Hamás como grupo terrorista. Según dicho manual, los profesionales de dicho ente “emplearán los términos terrorismo y terrorista exclusivamente para designar a las organizaciones así consideradas de modo oficial por la Unión Europea”. La UE considera como organizaciones terroristas a Hamás y a la Yihad Islámica Palestina, que operan desde Gaza. ¿Qué le impide al ente, pues, identificar correctamente a Hamás?
 

 

Finalmente, respecto del ataque producido en la capital libanesa, el diario Washington Post señalaba que fue el grupo terrorista Hizbolá quien acusó a Israel de llevar a cabo dicha acción. RTVE no aclaraba esto, sino que transformaba la aseveración del proxy iraní en verdad:

“Durante el fin de semana, Israel ha atacado con drones los suburbios de Beirut que domina el grupo chií Hizbulá, causando daños materiales en su centro de medios de comunicación.

El líder de Hizbulá, Hassan Nasrallah, ha advertido que este ataque, supone ‘la primera ruptura clara, importante y peligrosa de las reglas de enfrentamiento marcadas en 2006'”.

Por un lado, se esfuerza por no identificar a un grupo terrorista como tal. Por otro, convierte la acusación de un grupo terrorista en verdad (sin corroborar, sin aclarar que se trata de tal afirmación). Y, además, se presenta todo de forma que Israel sea la parte agresora. Sin señalar el relevante contexto de transferencias de armas de Irán a su proxy, amenazas iraníes y de Hizbulá hacia Israel, y expansión iraní en la región.

Son estas, transformaciones con las que el público ya está familiarizado, que las acepta sin ponerlas en duda: una “verdad” fabricada a fuerza de repetición.
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009