ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Efe: Gaza, fuentes unilaterales, eufemismo y sesgo
por Marcelo Wio
22 de Julio de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
En una breve crónica del 19 de julio de 2019 sobre las mal llamadas “Marchas de retorno” en Gaza, la agencia de noticias Efe no sólo recurría a fuentes de un lado del conflicto, sino que aquellas que en principio no tienen motivo para mantenerse en el anonimato, las sumía en una abstracción imposible de verificar: “fuentes médicas palestinas”, “medios locales”.

¿Por qué no podía identificar tales fuentes? Y con respecto a los medios mencionados, ¿cuáles eran? ¿Pertenecen o, acaso, están afiliados, a Hamás?

En resumen, ¿son parte interesada? Es decir, ¿ofrecen hechos, datos fiables, o propaganda?

Además, la agencia hacía suya la presentación de tal evento que Hamás hace de cara al exterior: “protesta” por el inexistente “derecho de retorno” y por el “fin del bloqueo” (establecido a raíz del lanzamiento de cohetes por parte de Hamás). La realidad es bien distinta, aunque la agencia se empeñe en silenciarlo. Hasta el diario estadounidense New York Times señaló en 2018 que las actividades en la valla entre Gaza e Israel estaban organizadas por Hamás.

El propio grupo terrorista palestino, en boca de sus líderes, lo explica alto y claro:

El alto cargo de Hamás Ismail Radwan, instó a los “manifestantes a no temer la muerte sino a darle la bienvenida al martirio”:

Cuando somos valientes, nos acercamos al martirio, al martirio, al martirio, al martirio”.

Yahya Sinwar, líder de Hamás en Gaza, en una arenga a principios de abril de 2018 desde el lugar de las “protestas” espetó que los palestinos “no pueden entregar ni un centímetro de Palestina”, que reiteró que incluía todo Israel, y dijo:

Derribaremos la frontera y les arrancaremos [a los israelíes] los corazones de sus cuerpos”.

Ismael Haniyeh, líder de Hamas, decía el 11 de mayo 2018 desde una de las carpas de la “marcha del retorno”:

“¡Nunca olvidaremos Palestina desde el mar [mediterráneo] hasta el río [Jordán]! ¡Palestina es desde el mar [Mediterráneo] hasta el río [Jordán]! ¡Y nunca, nunca, nunca, nunca reconoceremos a Israel!

Estos no son meros eslóganes. Este es nuestro camino. ¡Es la verdad, la verdad! Este es nuestro principio, nuestra ideología, y no está dispuesta a transigir”.

Khalil al-Hayya, alto cargo de Hamas, a mediados de abril de 2018 avisaba:

“Avisadle a Israel que espere hasta el 15 de mayo, cuando estalle la rebelión luchadora palestina y nada la detendrá. Oleada tras oleada, hasta que nos encontremos en Jerusalén”.

Desde el mismo lugar de las “protestas”, otro alto cargo de Hamás, Fathi Hammad llamó en julio de 2019 a “los 7 millones de palestinos en el extranjero”:

“… ya es suficiente calentamiento. Tenéis judíos en todas partes y debemos atacar a todos los judíos del mundo – debemos masacrarlos y matarlos, si Dios lo permite”.

Y agregó:

“¡Por Alá, [los judíos] morirán por nuestros cinturones [explosivos], si Alá lo permite! Hay nuevas fábricas de cinturones [explosivos] y están en funcionamiento. ¡Cualquiera que quiera uno puede esperar su turno… tú puedes tener uno, y tú, ¡y tú… Id!”

Como parte de esta deformación de la realidad, Efe además recurría a uno de los trillados eufemismos para referirse a Hamás: “movimiento islamista”. Hamás es un grupo terrorista. Lo es, por ejemplo, para la Unión Europea.

La crónica, en definitiva, parecía un coro de una misma voz repetida: las fuentes tan en el mismo tono, con la misma partitura. 
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009