ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Exconsultora (¿o consultura?) de Amnistía Internacional le señala “traidores” a Hamás
por Grupo ReVista
13 de Abril de 2020

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
La pasada semana, varios medios en inglés informaban del arresto por en la Franja Gaza - controlada por el grupo terrorista palestino Hamás - de activistas por la paz por realizar una videoconferencia con un grupo de pares israelíes.

Una breve búsqueda en internet de noticias en español sobre el hecho arrojaba un resultado desalentador: sólo la agencia Europa Press abordaba el asunto el 10 de abril de 2020. Y, al hacerlo, dejaba de mencionar un dato muy perturbador: una trabajadora (¿o extrabajadora?) de Amnistía Internacional denunció por Facebook a los activistas, etiquetando en su publicación a miembros de Hamás.

Según daba cuenta la ONG UN Watch - haciéndose eco de información publicada por el diario New York Times el 10 de abril de 2020 -, “Hind Khoudary, que es descrita por la organización de derechos humanos con sede en Londres como una ‘consultora de investigación' y una ‘trabajadora' de Amnistía Internacional, ‘publicó denuncias airadas en Facebook contra el Sr. [Rami] Aman [uno de los activistas detenidos] y otros por la [video]llamada, etiquetando a tres funcionarios de Hamás para asegurarse de captar su atención'. Luego, Hamás lo arrestó por ‘traición a su pueblo y sus sacrificios'”.

¿Trabajadora o extrabajadora?

Porque, según tuiteaba Hillel Neuer, director de UN Watch, Khoudary se presentaba en las redes sociales como consultora de Amnistía Internacional hasta hace apenas unos días. Más, luego de este asunto, y según informaba el Jerusalem Post, Khoudary “se describe como ex consultora de investigación de Amnistía Internacional” – labor que realizó, según detalla en su Facebook, entre enero y diciembre de 2019 - y se presenta como “periodista”; tal como la describió el New York Times).
 
 

Fuente: Hillel Neuer
 
 
Como fuere, una trabajadora o extrabajadora por los derechos humanos convertida en una suerte de “policía del pensamiento”, que actúa, precisamente, en contra de aquello de lo que dice defender (o haber defendido)...
 
Dos días más tarde, y debido a la controversia suscitada por su publicación, Khoudary borró su publicación. Pero los activistas ya habían sido detenidos…

Según Khoudary, su publicación no tuvo nada que ver. Y, además, declaraba:

“Quiero que todas las actividades de normalización que está llevando a cabo [el activista por la paz Rami Aman] con Israel desde Gaza paren inmediatamente, porque cualquier actividad conjunta, cooperación o diálogo con israelíes es inaceptable, incluso con activistas israelíes por la paz”.

¿Cómo es que Amnistía Internacional empleó a Khoudary?

Más aún, teniendo en cuenta que el director de UN Watch, Hillel Neuer señalaba que “a partir de sus publicaciones en las redes sociales, queda claro que Khouday ha sido durante mucho tiempo y abiertamente, partidaria de los actos terroristas contra israelíes tanto de Hamás como Hizbulá. Amnistía debe llevar a cabo una investigación independiente sobre quién sabía dentro de dicha organización del apoyo a la violencia terrorista por parte de Khoudary”.

Esta problemática dentro de Amnistía Internacional no es nueva. según la organización NGO Monitor, Amnistía Internacional, que en agosto de 2015, una serie de artículos publicados por el diario Times (Londres) reveló que Yasmin Hussein, directora de Credo y Derechos Humanos, tenía vínculos con la Hermandad Musulmana y posiblemente con Hamás.

Además, NGO Monitor apuntaba que, en “violación de su política de imparcialidad, [Amnistía Internacional] emplea como investigadores, en su sección ‘Israel, Territorios Palestinos Ocupados y Autoridad Palestina', a dos activistas antiisraelíes con trayectorias bien documentadas de activismo radical en el contexto del conflicto árabe-israelí: Deborah Hyams y Saleh Hijazi [quien fuera funcionario de relaciones públicas de la Oficina del Ministerio de Planificación de la Autoridad Palestina]”.

En 2012, el Council on Foreign Relations publicaba un blog firmado por Elliot Abrams en que señalaba:

“El actual conflicto entre Hamas (y otros grupos terroristas) e Israel ha sacado lo peor de Amnistía Internacional. Amnistía ha tomado una posición que sólo puede denominarse antiisraelí, tratando a los terroristas e Israel con una ‘equidad' que revela profundos prejuicios”.

Amnistía Internacional parece tener un problema muy serio cuando del conflicto árabe-israelí se trata. Un problema de toma de partido – pero no por las víctimas, no se vaya creer. Lo que también implica que los medios de comunicación que se sirven de sus comunicados de prensa como fuente de información sobre dicho conflicto, también tienen un problema. Máxime, cuando hacen de cuenta que no existe.

Y nos es un problema que se limite a esta ONG. Bien por el contrario, cada vez está más extendido.

Don Fallis prevenía (On verifying the accuracy of information: Philosophical perspectives) que el acuerdo (o consenso) entre las fuentes de información no siempre indica que su información sea exacta. En particular, añadía, si todos han obtenido su información del mismo lugar (es común que los periodistas y organismos internacionales reciban su información de ONG con intereses en el conflicto – que además suelen recibirla, en el caso de Gaza, del grupo terrorista Hamás). El “consenso” resultante no es más que una caja de resonancia agitada por preconcepciones y sesgos que preceden a la aquiescencia con la “narrativa” impuesta por el liderazgo palestino, que los exime de responsabilidades, blanquea sus acciones violentas y señala a Israel. Todo en uno.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009