ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
13 para el ’13: Propósitos para el Año Nuevo que deseamos que los medios adoptaran
7 de Enero de 2013

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

Por Sarit Catz

 
Cada enero, alrededor del mundo, la gente realiza un balance de sí misma y se propone mejoras de cara al año que comienza, prometiendo romper con las malas costumbres y crear otras buenas. En 2013, CAMERA y ReVista de Medio Oriente, desean que los medios hagan lo mismo. Para ello, le sugerimos las siguientes 13 para el '13...

Propósitos para el nuevo año
 

1.Parar de informar erróneamente sobre Gaza

Gaza no está ocupada, no es un “campo de prisioneros” y a sus habitantes se le permite pescar. Los palestinos en Gaza están encima del promedio en el mundo árabe en todos los indicadores: asistencia médica, vacunación, educación, nutrición, longevidad y baja mortalidad infantil. Israel retiró hasta el último soldado, civil y cuerpo judío enterrado de Gaza en 2005. El bloqueo naval israelí de Gaza es legal e Israel no controla todas las fronteras de Gaza – Gaza comparte su frontera sur con Egipto, que este último controla. Hamas gobierna la Franja de Gaza, y es la responsabilidad de cualquier sufrimiento por parte de sus residentes recae principalmente sobre dicha organización terrorista.

2.Dejar de llamar a Mahmoud Abbas “moderado”.

Desde que sucedió a Yasser Arafat como presidente de la Autoridad Palestina y como líder de Fatah, Abbas, casi invariablemente ha sido descrito como un “moderado”. Esto, a pesar del hecho de que Abbas, Arafat y otros pocos colegas fundaron Fatah en 1959 para “liberar” Israel, no Cisjordania (entonces ocupada por Jordania) o la Franja de Gaza (entonces controlada por Egipto); que Abbas continúa incitando a su pueblo contra Israel; que se niega a negociar con Israel; y que Abbas publicó un libro a partir de su tesis doctoral: El otro lado: la relación secreta entre el Nazismo y el movimiento Sionista, que niega la gravedad del Holocausto y que acusa de “una relación secreta entre el Nazismo y el movimiento Sionista”. La televisión de la Autoridad Palestina [que él controla] y otros medios de comunicación continúan glorificando a los terroristas como “héroes”, a la vez que describen a las ciudades Israelíes como parte de “Palestina”. ¿Cuán moderado es esto?

3.Llamar a los terroristas “terroristas,” no “militantes”.

Terrorismo, según lo define el Código legal de Estados Unidos, Título 22, Capítulo 38, Parágrafo 2656 f(d), y utilizado por el Departamento de Estado en sus reportes anuales al Congreso, es “la violencia premeditada, políticamente motivada perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos subnacionales o agentes clandestinos...”. La definición del Departamento de Defensa reconoce al terrorismo como un crimen: “El uso calculado e ilegal de la violencia o la amenaza del uso ilegal de la violencia para inculcar temor, con la intención de coaccionar o intimidar a gobiernos o sociedades, con el fin de lograr objetivos que son generalmente políticos, religiosos o ideológicos.” Por otra parte, el término “militante” no está definido por el Derecho americano, y su consensuada utilización periodística – militante sindicalista, militante ambientalista, militante vegetariano – es como un adjetivo. El término sugiere vehemencia y persistencia, pero no sugiere violencia ilegal. Los granjeros cultivan, los abogados practican el derecho, y los terroristas cometen actos terroristas, no abogan por causas.


4.Informar de manera precisa sobre la valla de seguridad.

La valla de seguridad es una forma no violenta de reducir el terrorismo, y ha sido extremadamente efectiva a la hora de salvar vidas – tanto de judíos como de no-judíos. Fue construida como respuesta a la segunda “intifada” y ha reducido significativamente los ataques terroristas que se originan desde Cisjordania. No “rodea completamente a Belén”, no es un “muro” ni una “cortina de hierro”. Más aún, hay vallas de seguridad y separación por todo el mundo que no reciben crítica – o cobertura – alguna.

5.Informar que son los árabes palestinos – y no Israel – quienes se niegan a negociar la paz.

Mientras que Israel repetidamente ha invitado a los líderes palestinos a retornar a la mesa de negociación para mantener conversaciones de paz, estos últimos han insistido en que no lo harán a no ser que Israel satisfaga sus precondiciones. Incluso luego de que Israel anunció en 2009 una moratoria de 10 meses en la construcción de nuevos “asentamientos”, Mahmoud Abbas evitó las conversaciones justo hasta unas semanas antes de la expiración de dicha moratoria. Y cuando la moratoria expiró, una vez más rechazó las negociaciones.
[Según los acuerdos firmados por israelíes y palestinos, la construcción no está prohibida en las zonas en disputa].


6.Informar de la constante incitación al odio hacia los judíos e Israel en los medios palestinos, escuelas y en la plaza pública.

Los Principales medios de comunicación han fracasado, durante muchos años, en informar con precisión, y de manera consecuente, otorgándole la prominencia debida a la omnipresente y genocida retórica contra Israel y el pueblo judío. El libelo de sangre, y la falsa acusación de que los judíos asesinan niños, son los temas favoritos de los medios árabes, utilizados como argumento para programas de comedias y dramas. Palestinian Media Watch ha documentado numerosos casos de deshumanización y denigración de los judíos y los israelíes por parte la Autoridad Palestina. Y, esta incitación ¿tiene algún efecto? Según Abdelghani Merah, su hermano perpetró la masacre de Toulouse, a principios del año pasado, porque se vio expuesto al “odio, el racismo y el antisemitismo... desde una edad muy temprana.” [Los libros de texto utilizados en las escuelas administradas por la Autoridad Palestina siguen esta línea].

7.Informar sobre los refugiados judíos procedentes de territorio árabe.

Los medios de comunicación informan con frecuencia sobre los refugiados palestinos; pero de los 850.000 judíos que vivían en los países árabes y que fueron despojados y expulsados entre 1947 y 1972, prácticamente no se dice nada. Antiguas comunidades judías existieron en los países árabes durante milenios hasta que la Liga Árabe definió a todos los judíos como enemigos del estado en 1947. A esto siguieron expulsiones forzadas, detenciones arbitrarias y la violencia sancionadas por el estado. Los gobiernos árabes confiscaron miles de millones de dólares de propiedad judía. El área total de tierras confiscadas a los judíos es cinco veces el tamaño del estado de Israel. En tanto que CAMERA ha detallado ampliamente la historia de los refugiados judíos de los países árabes (véase aquí, aquí, aquí y aquí), pocos medios de comunicación importante cubren esta cuestión.

8.Prescindir de la falsa narrativa que dice que el conflicto Palestino-Israelí es el motivo de todos los problemas de Medio Oriente.
Las frases “conflicto de Medio Oriente” y “proceso de paz de Medio Oriente”, tal como se aplican a los asuntos palestino-israelíes, siempre han sido más exageraciones que sinónimos. La guerra entre Irán e Irak y la guerra civil argelina son ejemplos de los derramamientos de sangre entre árabes, que empequeñecen el conflicto palestino-israelí. Otros ejemplos incluyen las guerras civiles libanesas entre 1975 y 1990, con cientos de miles de bajas; y el aniquilamiento de la Hermandad Musulmana en Hama, Siria, en 1982, con una estimación de entre 10 y 40 mil víctimas mortales. Actualmente, una sangrienta guerra civil se libra en Siria, con más de 60 mil muertos y decenas de miles de heridos.
La “Primavera Árabe” ha demostrado claramente que la agitación en Medio Oriente, con frecuencia no tiene nada que ver con Israel.

9.Informar del sufrimiento real de mujeres, homosexuales y minorías étnicas y religiosas en los países árabes y musulmanes.

Los derechos de la mujer están gravemente restringidos en los países árabes, donde los llamados “asesinatos de honor” son aún comunes y en gran medida permanecen impunes. Los homosexuales iraníes, si son descubiertos, se enfrentan a la pena de muerte; en Arabia Saudita, si son arrestados, en el mejor de los casos se enfrentan a la flagelación [azotes] o a prisión. En Gaza, los actos homosexuales son ilegales y punibles con hasta diez años de prisión. Los cristianos palestinos, como cualquier otra minoría étnica o religiosa en Oriente Medio, son el blanco de malos tratos y acoso y, en algunas instancias, de opresión violenta a manos de sus vecinos musulmanes.

10.Informar que tanto la Carta fundacional de Hamas como la Constitución de Fatah llaman a la destrucción de Israel.

La Carta Fundacional de Hamas llama a la yihad contra Israel y descarta cualquier solución política. En la cita introductoria al documento se puede leer: “Israel existirá, y continuará existiendo, hasta que el Islam lo destruya”. También afirma [una amenaza genocida] que la batalla de Hamas contra los Judíos se extiende más allá de Israel. La Constitución del movimiento Fatah también llama a la “completa liberación de Palestina, y la erradicación de la existencia del Sionismo económico, político, militar y cultural” a través de la violencia; y de manera similar, descarta las soluciones políticas.

11.Dejar de sugerir que la democracia israelí está amenazada.

En este mismo momento, el régimen sirio está asesinando a sus propios ciudadanos. El Líbano está dirigido por un grupo terrorista: Hezbollah. Jordania es una monarquía absolutista que recientemente revocó la ciudadanía de miles de residentes de origen palestino. Gaza está controlada por Hamas, un grupo terrorista que no ha tenido elecciones en años y Cisjordania es dirigida por una corrupta cleptocracia cuyo mandato también ha caducado hace años, pero sigue en su cargo ilegalmente. Estos gobiernos se encuentran realmente en serias dificultades, y sus ciudadanos sufren, pero es la política interna israelí la que atrae la mayor parte del escrutinio de los medios y, por lo general, la crítica.

Si los medios no estuviesen obsesionados con el intimidador Israel, imagínense la cantidad de centímetros de columna y de tiempo de emisión libres que habría para cubrir... la ocupación China del Tibet, el continuado encarcelamiento de cristianos en Irán, los mortales ataques turcos contra los kurdos, la brutalidad policial a lo largo de todo el Medio Oriente árabe; la dificilísima situación de los refugiados de Liberia, Angora, Congo, Costa de Marfil y otros países. Por no hablar de la vanguardia israelí, y de otros países alrededor del mundo, en avances en medicina, agricultura, comunicaciones, micro-tecnología y en otros campos.

13.Seguir el Código Ético de la Sociedad de Periodistas Profesionales.

De su preámbulo: “Los miembros de la Sociedad de Periodistas Profesionales creen que la aclaración pública es la precursora de la justicia, y la base de la democracia. El deber del periodista es adelantar estos fines mediante la búsqueda de la verdad y proporcionando una cobertura justa y global de los acontecimientos.” Sólo un recordatorio.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009