ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué le debe ISIS a Irán, y viceversa?
por Sean Durns
13 de Agosto de 2015

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
El Estado Islámico de Irán y Siria (ISIS), el movimiento terrorista más infame del mundo, le debe algo a la República Islámica de Irán, estado patrocinador del terrorismo. Sin embargo, la mayoría de los principales medios de comunicación no tienen en cuenta la compleja historia que une al Irán teocrático gobernado por chiítas y al grupo sunita que se describe a sí mismo como el Estado Islámico. En cambio, la cobertura se fija a menudo en las diferencias sectarias y la narración simplista de que el Irán chiíta está luchando contra el ISIS sunita. Esto omite el importante papel que los mulás iraníes y sus políticas han jugado en la prestación de apoyo directo al Estado Islámico, apoyo que ahora, a raíz del conflicto, es indirecto.

Actualmente ISIS está liderado por Abu Bakr al-Baghdadi, pero en los orígenes del grupo se remontan al liderazgo de Abu Musab al-Zarqawi, terrorista de origen jordano que fundó Tawhid wal-Jihad ("Monoteísmo y Yihad"). La célula terrorista Tawhid wal-Jihad finalmente se expandió y se convirtió en AQI –Al Qaeda Irak- el grupo que dio origen a Estado Islámico.

Después de huir de Afganistán tras la llegada de las fuerzas de la coalición estadounidenses durante la Operación Libertad Duradera, Zarqawi se "estableció en Irán y en el norte de Irak" durante"alrededor de un año".  Después de una breve detención por parte de las autoridades iraníes, se le permitió la "libre circulación" en toda la región para reclutar gente, de acuerdo con Michael Weiss y Hassan Hassan, autores del libro ISIS: Dentro del Ejército del Terror. Los autores afirman que, según los servicios de inteligencia jordanos, "no era la Bagdad americana a la que se debería de mirar [para ver los enlaces con el grupo de Zarqawi] ... sino a Teherán" (Pág. 17).

"Los iraníes tienen una política: quieren controlar Irak. Y parte de esta política ha sido el apoyo a Zarqawi, tácticamente, pero no estratégicamente... Al principio le dieron armas, uniformes y equipo militar, cuando estaba con el ejército de Ansar al-Islam [un grupo terrorista suní con sede en el norte de Irak ]. Ahora esencialmente sólo hacen la vista gorda a sus actividades, y a las de al-Qaeda en general".

Un funcionario jordano declaró de forma profética: "Los iraníes ven a Irak como una lucha contra los estadounidenses, y en general, van a deshacerse de Zarqawi y de todo su pueblo una vez que los estadounidenses se vayan" (Pg.18) ("The Short and Violent Life of Abu Musab al-Zarqawi ", julio de 2006,  The Atlantic).

 
El Irán chiíta apoya a los terroristas suníes
 
El apoyo de los chiítas de Irán a grupos terroristas no chiítas tiene precedentes: Teherán tiene una historia de apoyo estratégico a terroristas sunitas que comparten objetivos de la República Islámica como atacar a Israel (Hamas y la Jihad Islámica Palestina) o atacar al "enemigo lejano" que es Estados Unidos, tales como al-Qaeda. Los seguidores de Osama bin Laden buscaron y recibieron refugio en Irán después de huir de Afganistán tras la invasión estadounidense, surgida en respuesta a los ataques terroristas de Al Qaeda del 11-S. 


Después de recibir apoyo de Irán, al-Zarqawi, finalmente generó una guerra sectaria en Irak, dirigido contra los lugares santos chiítas y asesinando a miembros de esa secta islámica. Irak, dominado por un largo tiempo por sunitas del Partido Baaz de Sadam Hussein, vio el ascenso de funcionarios chiítas tras la invasión estadounidense. Si bien esto refleja mejor la demografía del país, también proporcionó una oportunidad para que Teherán proyectara su influencia y, al mismo tiempo, para que al-Zarqawi explotara los temores sunitas de ser excluidos. Como Weiss y Hassan observan, la elección de los funcionarios iraquíes chiíes, algunos de los cuales habían vivido en Irán antes de la ocupación de EE.UU. permitió a al-Zarqawi explotar un "problema incipiente pero real en la evolución política de Irak... la toma de posesión de los políticos chiítas chauvinistas,  muchos de los cuales eran espías o agentes de influencia de la Guardia Revolucionaria Islámica Irán (CGRI por sus siglas en inglés)" (pág. 29).

Tras la muerte de al-Zarqawi en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en 2006 y la posterior oleada liderada por ese país y las fuerzas de la denominada "Anbar-Despertar", en el que las tribus suníes iraquíes rechazaron la brutalidad de AQI en favor de la seguridad proporcionada por Estados Unidos, grupos terroristas extremistas sunitas retrocedieron brevemente en provincias clave. Sin embargo, con el surgimiento del Estado Islámico en Irak compuesta de muchos ex terroristas de AQI "ISIS expresó su campaña actual en Siria e Irak exactamente"  en los mismos términos sectarios utilizados por al-Zarqawi. Mientras tanto, el movimiento espera estimular el reclutamiento de sunitas atacando chiítas, lo que ha provocado una reacción feroz.

Las atrocidades cometidas en la guerra civil de Siria por las milicias chiítas apoyadas por Teherán y organizaciones terroristas listadas como tales en Estados Unidos los Quds (Jerusalén), la Fuerza de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) y Kataib Hezbollah, entre otros, proporcionan ayuda considerable a ISIS en el reclutamiento sunitas marginados.

En mayo de 2011, Qassem Suleimani cabeza de los Quds fue sancionado por los Estados Unidos por "complicidad ... en los abusos contra los derechos humanos y la represión del pueblo sirio". Como Weiss y Hassan anotan, Suleimani utilizó al jefe de Badr en Teherán y al ministro de Transporte iraquí, Hadi al-Amiri, para canalizar armas y municiones a la inteligencia Siria que las ha utilizado a menudo en abusos documentados contra los derechos humanos, incluidos ataques contra la población civil. El amplio nivel de participación iraní en Siria también ha sido señalado por el ex primer ministro sirio Riyad Hijab quien después de desertar en agosto de 2012, declaró: "Siria está ocupada por el régimen iraní. La persona que dirige el país no es Bashar al-Assad [el presidente de Siria], sino Qassem Soleimani ". (Pág. 139)

Las Fuerzas Nacionales de Defensa de Siria -grupos entrenados y, a menudo dirigidos por los comandantes del CGRI- han sido acusados ​​por Human Rights Watch de atacar a los sunitas para en las ciudades sirias de Al-Bayda y Baniyas. El Wall Street Journal ha señalado que (" la fuerza alauita de Siria cambió la marea para Assad", 26 de agosto 2013), los alumnos de la Fuerza de Defensa Nacional "dijeron que la guerra en Siria es similar a la batalla épica por el Islam chiíta, y que si mueren serán mártires del más alto rango".
 
De la tortura y la burla, a la burla y la tortura
 
Estas fuerzas-y las del Irán que apoyaron al dictador Bashar al-Assad, están acusadas ​​de "una amplia gama de la torturas contra sus cautivos, entre ellas palizas con tuberías, azotes, electrocuciones, quemaduras con ácido, extracciones de uñas". De acuerdo a Shiraz Maher, un experto en radicalización del Kings College: "Era una tortura física mezclada con una campaña para burlarse de los aspectos centrales de la creencia sunita. Eso es lo que más atención e ira generó... ..Esta es la razón por la cual comenzó la tendencia de combatientes extranjeros desde el Golfo hasta África del Norte ". (Pág. 135)
 
Sin duda, la corrupción y los abusos de derechos humanos sin sentido por parte de los regímenes baazistas dominadas por sunníes de la familia Assad en Siria y Saddam Hussein en Irak han desempeñado un papel innegable en el fomento de los grupos islamistas de ambas sectas, sunitas y chiítas. Así lo hicieron las políticas pro-chiítas del ex primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, que fueron explotadas por los grupos terroristas yihadistas. Otras investigaciones también han observado retrocesos en la financiación del régimen de Assad y en la canalización de combatientes terroristas contra la coalición en Irak y en otros lugares, así como trazado conexiones entre los líderes Baazistas iraquíes derrocados que los ligan a ISIS. ("Archivos secretos revelan la estructura del Estado Islámico", 18 de abril 2015, Der Spiegel).
 
Todo lo anterior es por no hablar de la ideología del Estado Islámico, que se superpone con la de la República Islámica en temas como perpetrar asesinatos de los apóstatas musulmanes, judíos,  y homosexuales como una sanción, o los repetidos llamamientos a la destrucción de Estados Unidos.


El auge y crecimiento del Estado Islámico -comenzó con los fundamentos de AQI y de terroristas de grupos asociados. Sería difícil imaginarlo sin el flujo de armas y fondos proporcionado por Irán o el santuario que su fundador recibió para el constante reclutamiento de sunitas que reaccionan a la retórica de la sectaria guerra santa articulada por clérigos respaldados por Irán. Esa retórica, junto con la brutalidad anti-sunita de grupos terroristas iraníes y las milicias iraníes entrenadas, han ayudado a aumentar los números del Estado islámico en Siria e Irak.

En mayo de 2014, en medio de batallas entre milicias iraníes e ISIS y de un descanso entre ISIS y al-Qaeda, el portavoz de ISIS Abu Muhammad al-Adnani señaló en un mensaje al líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, que su organización no había atacado a Irán desde su fundación. Además, a pesar de soportar las acusaciones de colaboración con la República Islámica, el grupo se había "abstenido de focalizar su "actuación" hacia las órdenes de al-Qaeda,  para proteger sus intereses y líneas de suministro en Irán". El portavoz del Estado Islámico proclamó que "dejaría que la historia diera constancia de lo inestimable que Irán le debe a al Qaeda". (pág. 18-19)

También puede decirse que lo que el Estado islámico le debe a la República de Irán es “inestimable” y que la gente de la región y Occidente son quienes lo están pagando inconmensurablemente. La comprensión pública sería mucho mayor si las noticias de los medios de comunicación fueran más allá de la narrativa simplista del  Irán chiíta que lucha contra el Estado islámico sunita.
 
 
 
Traducción: Grupo ReVista
 
Artículo original: CAMERA (What ISIS owes Iran, and Vice-Versa)
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009