ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
A la vanguardia del engaño
por Marcelo Wio
26 de Junio de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
"Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”, Friedrich Nietzsche
 
 
El diario colombiano Vanguardia Liberal decidió deformar la realidad de manera evidente y mentirle de manera descarada a sus lectores el día 26 de junio de 2014.

Así, sin más. Sin paliativos. Y vaya uno a saber por qué motivos.

Para comenzar, el titular ya marcaba las claves en las que debían interpretarse las acciones israelíes:

Israel prosigue ofensiva militar para buscar a los 3 jóvenes desaparecidos

La elección de la palabra “ofensiva” en detrimento de la palabra “operativo” es ilustrativa de lo que el medio parecía pretender que los lectores concluyeran: Israel “acomete”, “ataca”, “ofende”, “agrede”; en lugar de encarar una acción de búsqueda.

Pero lo mejor venía a continuación.

Bueno, lo mejor, era, en realidad, lo peor: la manipulación, el engaño, la falsificación de la verdad.

Esta foto ilustraba el artículo del diario Colombiano:
 
 
 
 
En el pie de foto podía leerse:

“La familia palestina de la bebé Jud Al-Danaf, quien murió tras un ataque aéreo de Israel en el marco de la operación para hallar a los tres jóvenes, velaba ayer a la pequeña en la franja de Gaza”.(Foto: AFP / VANGUARDIA LIBERAL)


Dos mentiras, dos trampas en dos líneas.
 

Un día antes, la agencia de noticias española EFE informaba que:

Una niña palestina de 3 años murió esta madrugada por un cohete disparado desde Gaza que no alcanzó territorio israelí e impactó en una vivienda del norte de la Franja, informaron fuentes sanitarias palestinas”.

Por su parte, el diario español El Mundo publicaba esta misma foto acompañando su crónica del día 25 de junio de 2014, titulada:

Un proyectil disparado desde Gaza mata a una niña palestina de tres años

 
 
 
Además, El Mundo destacaba que:

“El cohete, que fue lanzado contra el sur de Israel, impactó por error en la casa de la niña”

A su vez el medio español informaba que:

“…la Fuerza Aérea israelí respondió a la ráfaga de proyectiles atacando varios objetivos de los grupos islamistas Hamas y Yihad Islámica. Entre ellos, cinco lanzaderas subterráneas en el norte de Gaza y un depósito de armas en el sur. Según el portavoz del Ministerio palestino de Salud, Ashraf al-Qidra,dos oficiales de la Marina resultaron heridos”.

Es decir, que la réplica israelí se debió al lanzamiento de cohetes por grupos terroristas palestinos contra civiles israelíes - y se centró en objetivos terroriras -, y no se enmarcó “en la operación para hallar a los tres jóvenes”, dando, con esta versión, la idea de “castigo colectivo” y de “ataques indiscriminados por parte de Israel”.

¿Era precisamente esto lo que quería lograr el medio? ¿O es posible creer que se puede hacer tan mal la labor periodística?

A la manera de Occam: ¿Cuál es la explicación más sencilla?

Y, por experiencia: ¿Cuál es la más habitual?

¿Coincidirán ambas?

¿Y el artículo?

Totalmente irrelevante, un charquito de información.
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009