ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
RTVE: demarca los “territorios palestinos”
por Marcelo Wio
5 de Junio de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
Al parecer, la realidad no es del agrado de la Radio Televisión Española (RTVE), y por ello hay que incluir agregados propios que transmitan claramente el mensaje que se desea hacer llegar a la audiencia: el peor conflicto del mundo tiene un único e infame culpable: Israel.

En este caso, RTVE, en una crónica publicada en su sitio web el 5 de junio de 2014, en la que daba cuenta de la licitación para la construcción de viviendas israelíes en Jerusalén Este, el ente público espalo de radio y televisión aseguraba:

“El Gobierno israelí ha licitado la construcción de 1.100 nuevas viviendas en las colonias de Cisjordania y 400 en Jerusalén este, territorios palestinos ocupados, apenas tres días después de la puesta en marcha de un Gobierno de unidad en Palestina”.

Para comenzar, ¿cuáles son los “territorios palestinos” para RTVE? ¿Los que estaban bajo ocupación Jordana y Egipcia? Es decir, ¿para RTVE un acto ilegal de agresión armada ha producido un derecho, una soberanía? ¿Cómo es eso?

Sólo así se puede “comprender” que considere a Jerusalén Este como “territorio palestino ocupado”.

En 1947 Gran Bretaña le solicitó a la Asamblea General de las Naciones Unidas que considerara la cuestión palestina, para lo que la Asamblea designó un comité especial – Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina (UNSCOP por sus siglas en inglés). El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General, a instancias de las recomendaciones del Comité, adoptó la Resolución 181, en la que la parte III trata de la Ciudad de Jerusalén:

La Ciudad de Jerusalén se establecerá como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrada por las Naciones Unidas. El Consejo de Administración será designado para desempeñar las responsabilidades de la Autoridad Administrativa en nombre de las Naciones Unidas”.

Es decir, la ciudad no formaría parte ni del estado judío ni del estado árabe proyectados.

Pero no sólo Jerusalén pasaría a poseer ese régimen especial, sino también Belén. Un hecho que ha quedado olvidado en los márgenes de la historia.

En su libro Israel and Palestine: Assault on the Law of Nations, Julius Stone, renombrado jurista australiano, reproduce una cita textual de los autores del informe An Internacional Law Analysis of the Major United Nations Resolutions Concerning the Palestine Question (ST/SG/Ser F/4, N.Y.: 1979), en la que aseguran que:

Los Estados árabes no sólo votaron en contra de la partición [de Palestina], sino que inicialmente sostuvieron que era inválida”.

Además, la entrada de Israel en Jerusalén Este, propone Stone, se produjo en el ejercicio de su derecho a la defensa propia; hecho confirmado por el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU, por la derrota de las resoluciones - patrocinadas por los árabes y el bloque soviético – que demandaban su retirada y pretendían caratular su acción como agresión.

Y explica que:

“[Israel] se convierte en un estado con el control legal del territorio respecto del cual ningún otro estado puede presentar un mejor (de hecho ningún) título legal. [Y ya que] la titularidad territorial está basada en una reclamación de validad no absoluta, sino sólo relativa, el resultado parece decisivo en cuanto a Jerusalén Este”.

Por su parte, Stephen Schwebel, jurista estadounidense que fue juez de la Corte Internacional de Justicia, hace hincapié en lavital distinción entre una conquista agresiva y conquista defensiva, y entre la toma de un territorio que estaba bajo posesión legal o la toma de territorio que se poseía de manera ilegal. Jordania había ocupado ilegalmente – en una guerra de agresión -el territorio al que denominó Cisjordania y la parte oriental de Jerusalén.

Como declaró el fallecido Faisal Husseini - político palestino nacido en Bagdad -, según publicó la Anti Difamation League:

“… en los Acuerdos de Oslo se estableció que el estatus de Jerusalén está abierto a negociaciones en el acuerdo final…”.

Entonces, una vez más, la ocupación ilegal jordana de la parte oriental de Jerusalén (ocupación que causó la división de la ciudad) en el transcurso de una guerra - que, tal como lo expresara Azzam Pasha, Secretario General de la Liga Árabe sería “de exterminioy una masacre trascendental”-, para RTVE, ¿es lo que otorga titularidad a los palestinos sobre la misma?

¿Está RTVE reescribiendo el derecho internacional? ¿O sólo la lógica? ¿O sólo quiere evitarle las negociaciones a los palestinos?

Por otra parte, RTVE omite informar en su crónica que Hamas es, según la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros, una organización terrorista. En su lugar, refleja que sólo parece ser considerada terrorista, entre comillas, claro está, por Israel. Pías del cual debe dudarse por defecto.

La información, para RTVE, a la hora de cubrir Israel o el conflicto entre palestinos e israelíes, parece ser algo maleable, una m era guía para conducir un texto que, en última instancia, parece destinado para perjudicar la imagen de Israel.
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009