ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
ABC y la Guerra de los seis días, despliegue de errores históricos
por Elie Smilovitz
6 de Junio de 2017

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 

 

“1967, el año en que Israel se vislumbró como un imperio sionista” es el titular de un artículo publicado por el prestigioso periódico español ABC, firmado por la redactora Lydia Natour. Dicha crónica presenta varios errores que señalamos a continuación.

 
Por ejemplo, el texto afirmaba lo siguiente:
 

“El planteamiento de las fronteras favorables hacia Israel de la institución internacional ocasionó que la antigua tierra de Palestina, que había estado bajo el colonialismo británico, y antes otomano, acabara en poder de los judíos en casi un 55% de su totalidad bajo el nuevo Estado de Israel en 1947”.

 

 
Israel no se quedó con un 55% de la antigua Palestina. En 1922 la Liga de las Naciones decidió dividirla en dos partes: el 80% para los árabes (el Emirato de Transjordania) y el 20% para los judíos. Posteriormente, en 1947, la ONU decidió partir ese 20% destinado a los judíos en dos: 45% para los árabes y 55% para el Estado judío.

 

 
La reportera subrayaba el testimonio de un soldado israelí anónimo que declaraba:
 
«Vi a los refugiados árabes saliendo de Jericó y me identifiqué con ellos, con aquellos padres llevando en brazos a sus hijos. Los árabes habían tenido experiencias similares a las nuestras en la Segunda Guerra Mundial. Me vi haciendo algo no muy distinto a lo que nos hicieron los nazis».

 

Sin duda, reaccionar ante una guerra inminente y potencialmente catastrófica, como hicieron los soldados israelíes en 1967, no puede compararse con la conquista nazi de Europa y mucho menos con la infraestructura desarrollada por ese régimen para implementar la Solución final.

 

La redactora explotaba el testimonio del soldado israelí para manipular a los lectores. Comparar una guerra con el plan sistemático e industrial para exterminar a la población judía que fue el Holocausto, es una banalización de dicho genocidio.

 

En otro pasaje, se aseveraba que:
 

“La ocupación de los territorios asignados por la ONU para los palestinos en Gaza, Jerusalén este y Cisjordania fueron ocupados por los judíos en esta batalla”.

 

Para comenzar, esos territorios no habían sido asignados por la ONU para los "palestinos", sino para los "árabes". No existía dicha terminología en 1948, ya que todos los habitantes de la región eran "palestinos", judíos, árabes y cristianos. Por otra parte, esos territorios habían sido ocupados anteriormente por Egipto y Jordania. Nunca hubo ahí un estado palestino.
 
La Resolución 181 de ONU dividió el territorio al oeste del Jordán en dos partes. La parte árabe rechazó dicha resolución y lanzó una guerra de agresión que tuvo como una de sus consecuencias, la ocupación - con anuencia de la población local - de Cisjordania y Gaza por parte de Jordania y Egipto, respectivamente, desde 1948  hasta 1967. Nada mencionaba la reportera sobre esto.
 

En relación a Jerusalén, la ONU nunca estableció que sería partida y que  su porción oriental formaría parte de un estado árabe, sino, por el contrario, estableció que sería un corpus separatum administrado por ONU, para que posteriormente, al cabo de 10 años, los habitantes de la ciudad pudieran elegir soberanamente cómo gobernarse.

La Ciudad de Jerusalén se establecerá como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrada por las Naciones Unidas”. Resolución 181, Parte III.

Sin embargo, esta situación no llegó a ocurrir en la práctica debido a que los árabes iniciaron la guerra de 1948 contra Israel. Cabe señalar que Jordania ocupó gran parte de Jerusalén desde 1948 hasta 1967.

En otro pasaje, el medio señalaba:

“Las tensiones entre árabes y judíos que un día vivieron en condiciones más fraternales llevaron a una tensa población a generar un Apartheid a lo sudafricano, que consistió en escalas sociales donde los árabes no podían acceder a una serie de trabajos y que las escuelas se dividieran”.

 Israel es un país de mayoría judía, pero con un 20% de población árabe. Además, la población del país es multiétnica y multirracial. El Gobierno de Israel ha hecho esfuerzos importantes para fomentar la inmigración. Sucesivas olas de inmigrantes etíopes, yemeníes, europeos de diferentes nacionalidades, rusos, latinoamericanos y de otros orígenes se han establecido en Israel desde la fundación de esa democracia. Todas las comunidades, independientemente de su religión o creencia política, cuentan con acceso a la representación parlamentaria. Aunque grupos como BDS se han esforzado por presentar el “apartheid” israelí, evidencia contundente demuestra que en Israel no hay segregación por motivos raciales.

Más adelante, el ABC sostenía que:

“La falta de voluntad de sentarse a una mesa de negociaciones y la falta de defensa del pueblo palestino llevó a una recién formada institución de países hablantes de la lengua árabe, los inicios de la Liga Árabe encabezada por el líder egipcio, Gamal Abdel Nasser, a fundar la Organización por la Liberación Palestina (OLP) a mediados de los años 60”.

La reportera no explicaba que la OLP se creó antes de la Guerra de los Seis Días, cuando Jordania controlaba Cisjordania y parte de Jerusalén, mientras que Egipto controlaba Gaza. La reportera no explica qué es lo que Jordania y Egipto buscaban negociar; después de todo, para 1967 los vecinos de Israel liderados por Nasser ya habían lanzado tres guerras con la intención de conquistar todo el territorio al oeste del Jordan en 1948, 1956 y 1967.

Cabe señalar que la OLP (Organización para la Liberación de Palestina”, así como otros grupos se crearon anteriormente a la Guerra de los Seis Días y con el objetivo explícito de recuperar o “liberar” todo el territorio al oeste del río Jordan. Así lo estableció la Carta Fundamental de la OLP.

Carta Fundamental de la OLP:

Art. 1: Palestina es la patria del pueblo árabe palestino; Es una parte indivisible de la patria árabe, y el pueblo palestino es una parte integral de la nación árabe.

Art. 2: Palestina, con los límites que tenía durante el mandato británico, es una unidad territorial indivisible.  

 Cuando la OLP se creó, el liderazgo palestino no reconocía la legitimidad de ningún documento legal que reconociera el derecho del pueblo judío a vivir como nación al oeste del río Jordán.

 

En otro pasaje, se mantenía que:

“Con la ocupación israelí de los territorios de Gaza y Cisjordania, las milicias pudieron presentarse como portavoces de los derechos palestinos de los territorios ocupados”.
 
Cabe señalar que “milicias” como la OLP y Hamás nacieron como grupos terroristas, y que Hamás es considerado un grupo terrorista por Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón y otros países. En su carta fundamental pregona la destrucción de Israel y los líderes de ambos grupos glorifican y premian el terrorismo como método de negociación.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009